Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
UN VERDADERO DILEMA

¿Subir la tasa del BCR o dejarla en paz?

LA OPCIÓN DE SUBIR LAS TASAS PARA MANTENER ANCLADAS LAS EXPECTATIVAS DE INFLACIÓN PARECE SER LA PIEDRA ANGULAR DE LA POLÍTICA MONETARIA DEL BCR. SIN EMBARGO, ELEVAR LA TASA CONLLEVA ALGUNOS COSTOS QUE AL BANCO CENTRAL, O A SU PRESIDENTE JULIO VELARDE, NO PARECEN QUITARLE EL SUEÑO

Por Luis Davelouis Lengua

El Banco Central de Reserva (BCR) es la entidad que debe controlar o, mejor dicho, mantener (para no herir sensibilidades ortodoxas) la estabilidad de los precios en la economía, es decir, la inflación. La tarea, difícil por definición, se complica aun más porque, al mismo tiempo, debe mantener un delicado equilibrio con todas las demás variables de la economía. En especial con el producto bruto interno, o PBI, pero también con el tipo de cambio.

LA CEREZA DE LA TORTA
El asunto se hace más complicado cuando, además, existen elementos que afectan la inflación pero sobre los cuales el BCR no tiene manera alguna de influir: los precios internacionales.

El año pasado, las cotizaciones del maíz y del trigo subieron en 50% y 30% respectivamente. El Perú importa maíz para los pollos y trigo para hacer pan. Como es lógico, hay un impacto en la inflación interna. Si a ello sumamos que el petróleo ha subido 70% en los últimos 12 meses; que el ministro de Agricultura, Ismael Benavides, dijo que "la época de los alimentos baratos se ha terminado"; y que se sospecha que la demanda interna ha empezado a sobrepasar a la oferta en algunos sectores y los precios han empezado a subir por ello; y que ya el año pasado el BCR no pudo cumplir con la meta de inflación que se había propuesto, el ente emisor tiene razones para preocuparse con lo que sucederá este año.

Y un riesgo adicional, que la percepción lo es todo: cuando los agentes económicos ven que los precios empiezan a subir, sus expectativas respecto al nivel de los precios (inflación) también empiezan a subir. Dado que muchos son formadores de precios, sus expectativas terminan cumpliéndose.

¿SUBIR NO SUBIR?
El dilema del BCR es: ¿para qué subir la tasa de interés de referencia si la inflación, a pesar de los indicios de sobrecalentamiento de la economía, es en su mayoría importada? ¿Cuál sería el efecto real? Elevar la tasa de referencia para controlar las expectativas de inflación puede ser, desde el punto de vista del PBI, restrictivo. Además, elevar la tasa representa ampliar aun más el diferencial entre dicha tasa y la de la Reserva Federal de EE.UU. (FED) , con la consecuente presión a la baja sobre el tipo de cambio por el ingreso masivo de dólares de inversionistas de corto plazo del exterior, que ven en esta situación una atractiva oportunidad. En una economía como la peruana, dolarizada casi al 50%, el BCR debe evitar fluctuaciones que terminen afectando la economía real.

Pero dejar la tasa en donde está podría desencadenar un problema todavía mayor: según el BCR, en Brasil esperaron demasiado para elevar la tasa y cuando finalmente decidieron hacerlo, ya era tarde: las expectativas de inflación se dispararon, entonces los precios también, y la tasa de referencia se tuvo que elevar hasta 13,25% para controlar las expectativas inflacionarias.

Tanto Apoyo Consultoría como Macroconsult piensan que el BCR elevará paulatinamente la tasa para mitigar las presiones inflacionarias, pero también creen que ello no evitará que la inflación se mantenga por encima de 3% durante el 2008. Macroconsult estima que podría llegar a 4%.

Jorge Chávez, presidente de Maximixe, es partidario de elevar la tasa de referencia y que el BCR se cure en salud. En el extremo opuesto, otro ex director del banco, Kurt Burneo, cree que la última subida de la tasa fue innecesaria. "No creo que vayamos a tener problemas porque la inflación es, en buena medida, importada. Y en el frente interno, para controlar la inflación subyacente, el MEF debería abandonar su política fiscal procíclica. Entre otras cosas, el aumento del gasto público está haciendo que ese indicador se eleve", afirmó. En ello coincide parcialmente con Chávez, que cree que hay que detener el consumo, dejando de incrementar los salarios del sector público o el discutido salario mínimo.

Para el gerente de Estudios Económicos del Scotiabank, Guillermo Arbe, elevar la tasa no tendrá un efecto dramático en la evolución de la economía, pues considera que la liquidez del sistema lo compensará. "El problema sería que se afecten las tasas reales, pero dada la abundancia de liquidez, es improbable que eso suceda", sostuvo.

El BCR probablemente elevará la tasa en el año para mantener controladas, más que la inflación, las expectativas de los agentes económicos, pues en cuanto a la inflación mundial (que continuará subiendo), poco o nada es lo que el BCR puede hacer.

Si bien todo el mundo reconoce que la mayor parte de la inflación del año pasado es importada, por la subida de los precios internacionales de los alimentos y del petróleo, también hay quienes afirman que comienzan a haber indicadores de sobrecalentamiento de la economía y por lo tanto de aumento de la inflación subyacente (que excluye elementos volátiles, como energía y alimentos importados).

Jorge Chávez explica que ya hay un descalce entre la demanda interna y la inversión. "Para mantener un crecimiento de la demanda de dos dígitos (10% en promedio desde el 2005) sin inflación, se necesita que la inversión privada crezca en una razón de tres a uno respecto a aquella y está en niveles de 20%", sostuvo.

En este sentido, además de calmar las expectativas inflacionarias, un incremento de las tasas de interés de referencia del BCR podría funcionar como previsor de un probable sobrecalentamiento de la economía, situación que solo podrá corroborarse en el transcurso de los siguientes meses. A fin de año veremos si el BCR cumplió con la difícil tarea que se le presenta en este 2008.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook