Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Puntada final

VALENTINO, EL CÉLEBRE DISEÑADOR ITALIANO, DIJO ADIÓS A LAS PASARELAS TRAS 45 AÑOS, PARÍS FUE TESTIGO DE LA INEVITABLE DESPEDIDA

El mundo de la alta costura ha dejado ir a uno de sus mayores símbolos. Valentino Garavani, después de 45 años de carrera, abandonó esta semana las pasarelas, y cerró así la llamada "era de los couturiers", en la que Christian Dior e Yves Saint Laurent también brillaron, y que Valentino mismo ayudó a construir desde que en sus años de adolescencia, en su Voghera natal, admiraba en la pantalla grande la belleza de musas como Rita Hayworth y Lana Turner.

Vestir a mujeres como esas fue su gran sueño. Por eso, a los 17 años, se mudó a París para estudiar en la Escuela de Bellas Artes y en la Chambre Syndicale de la Couture Parisienne, de donde salió para convertirse en aprendiz bajo las órdenes de Guy Laroche.

Diez años después, en 1959, empezó lo serio: montó su propia casa de moda en la Via Condotti (Roma); luego, en 1962, la presentación de su primera colección en el Palazzo Pitti, en Florencia, hasta que saboreó la fama con su "Colección Blanca" (1967), que llamó tanto la atención de Jacqueline Kennedy al punto de encargarle el vestido para su boda con Aristóteles Onassis. Desde entonces, muchas estrellas de Hollywood, personajes de la realeza y primeras damas le declararon fidelidad absoluta.

"Hacer que una mujer se vea mejor que nunca" fue siempre su lema. Así, se sintió muy feliz en los setenta, con esa moda libre, divertida y coqueta, pero los ochenta, con la tendencia a los peinados huecos y enormes hombreras, le disgustaron. Lo mismo pasó en la década siguiente, al final de la cual su casa de modas fue comprada por el fondo de inversión Permira.

Los tiempos empezaron a cambiar, aunque Valentino no. Siguió fiel a su estilo, y por eso ahora, cuando se retira aún saboreando la gloria, el modisto italiano reconoce que no se cansó, se aburrió. Para él el mundo de la moda está arruinado y ya no le dice nada. Opina, incluso, que el tema comercial ha ganado campo a la creatividad. Desde esa perspectiva, el célebre Valentino habría tomado la decisión correcta.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook