Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
LA ALTERNATIVA DE UN ORGANISMO AUTÓNOMO

¿Quién debe hacerse cargo de las mypes?

Por Luis Triveño Economista

Para resolver un problema cualquiera es indispensable, primero, plantearse las preguntas correctas; segundo, no dejarse acorralar en callejones (disyuntivas) sin salida; tercero, eliminar todo ruido que impida decidir bien (por ejemplo, comportamientos del tipo perro del hortelano); cuarto, armarse de una buena estrategia; y quinto, diseñar un esquema de incentivos que permitan eliminar la inercia y actuar rápido y eficientemente.

En el tema de las mypes todo indica que el Gobierno ha empezado mal. En las últimas semanas, al hacerse público --una vez más-- un encendido debate al interior del Gobierno respecto de quién debe hacerse cargo de las mypes, ha quedado claro que todavía no logran hacerse las preguntas correctas. Claramente, antes que responder a la pregunta de quién debe hacerse cargo de las mypes, resultaba mucho más importante encontrar quién podría hacerse cargo de ellas y cómo debería hacerlo.

El hecho de haberse planteado la pregunta equivocada ha tenido un costo alto: ha hecho surgir comportamientos del tipo perro del hortelano tanto en el Ministerio de Trabajo y Promoción Social como en el Ministerio de la Producción. Ambos quieren tener la responsabilidad del futuro de las mypes. Sin embargo, lamentablemente ninguno parece tener una idea clara de cómo hacer la diferencia en este tema, a juzgar no solo por sus planteamientos sino por la historia de ambas carteras.

A pesar de ello, el Gobierno tiene hoy en sus manos la posibilidad de generar el cambio que las mypes necesitan para ganarle la partida a la exclusión y acercarlas al desarrollo. Sin embargo, para hacerlo deberá salir antes de la encrucijada actual. Para ello, consideramos que existen al menos tres condiciones indispensables.

La primera es que el Gobierno debe reconocer que la problemática de las mypes es multidimensional y que, por ello, requiere esfuerzos coordinados de prácticamente todos los sectores. Esfuerzos coordinados no significa, sin embargo, múltiples ejecutores como en la actualidad. ¿En ese sentido, por qué no pensar en un organismo autónomo --tipo Pro Inversión-- en cuyo directorio participen varios miembros del Gabinete y cuyo presupuesto sea formado por los aportes de todos los ministerios que ya han mostrado interés en las mypes? 

La segunda es que el presidente García debe asumir directamente el liderazgo en este tema por una razón muy simple: la clave para la solución a los problemas de pobreza y desigualdad están en crear las condiciones para que las mypes creen valor y se conecten con los mercados; o para que sean asimiladas por empresas de mayor envergadura en condiciones favorables. No existe política de mediano plazo más descentralizada y focalizada para mejorar las condiciones de vida de los peruanos, y esta debe recibir el respaldo al más alto nivel.  

La tercera es que atacar la problemática de las mypes no debe ser una excusa para crear más burocracia. Los distintos ministerios deben internalizar que si es necesario delegar las responsabilidades vinculadas a las mypes a un nuevo organismo es porque el impacto de las acciones que estaban realizándose, muchas de las cuales ya estaban presupuestadas, era muy reducido. Por ello la importancia de que el presupuesto de este organismo se obtenga --si no lo es totalmente, por lo menos en su mayoría-- de los aportes de los ministerios con mayor vinculación a las mypes: Agricultura, Producción, Trabajo y Promoción Social, Comercio Exterior y Turismo, Economía y Finanzas. Los gobiernos regionales, muchos de los cuales no son capaces de ejecutar los recursos provenientes del canon en proyectos de desarrollo, también deberían realizar aportes importantes al presupuesto de este organismo. 

El Gobierno ya tiene por lo menos un par de años de retraso en el inicio del llamado TLC interno, condición indispensable para que los TLC beneficien a la mayoría. En el caso concreto de las mypes todavía le falta mostrar una estrategia coherente y un plan para implementarla. Por ello, es indispensable que salga del entrampamiento actual lo más rápido posible. 

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook