Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
PIDEN LIBERTAD PARA LOS REHENES DE LOS GRUPOS TERRORISTAS

Un contundente rechazo a la violencia terrorista de las FARC

Cientos de miles de bogotanos inundaron las calles para repudiar secuestros. Presidente Uribe y liberada Clara Rojas se sumaron a las marchas de protesta

Por Susan Abad Corresponsal

BOGOTÁ. Las esperadas "un millón de voces contra las FARC" se multiplicaron en muchos más gritos que pedían al grupo subversivo la liberación de los secuestrados, sometidos a inhumanas condiciones en las selvas colombianas.

Ríos de gente ataviada con camisetas blancas, enarbolando banderas blancas o con los colores patrios colombianos, inundaron las calles de las principales ciudades en un acto sin precedentes.

Soltaron cientos de globos, hicieron sonar las bocinas de los autos, aplaudieron y gritaron. Los colombianos querían que sus voces llegaran hasta el grupo subversivo "en lo más escondido de la selva donde estén estos cobardes usando a seres humanos para sus fines políticos y económicos", según dijo Mario Andrés, un joven que marchaba con un grupo de amigos.

Cientos de trabajadores, amas de casa y estudiantes que no pudieron asistir a las concentraciones hicieron al mediodía un alto en sus labores y salieron a la calle para agitar, al menos por unos minutos, pañuelos blancos. En los hospitales, personal médico y pacientes mostraban su apoyo por las ventanas, mientras decenas de iglesias hacían tañer las campanas.

Bajo 38 grados de temperatura, el presidente Álvaro Uribe marchó en Valledupar, mientras que Clara Rojas, liberada en enero pasado, era aplaudida a su paso por las calles de Bogotá.

"Que los liberen a todos" era una de las consignas gritadas a coro en plazas y parques, que resultaron pequeños ante la cantidad de ciudadanos que salieron a protestar. La frase incitaba a no olvidar a las más de tres mil personas que --según Fondelibertad, organismo del Ministerio de Defensa que lleva registro de los secuestrados-- se encuentran privadas de su libertad, ya sea por grupos armados o delincuentes comunes, entre ellas 700 retenidas por las FARC.

En Barranquilla, suspendieron por unas horas la celebración de su famoso carnaval y cambiaron sus vestidos de colores por camisetas blancas. En Florida, en el Valle del Cauca, uno de los municipios que las FARC exigen que se desmilitarice para negociar el acuerdo humanitario, los pobladores marcharon para decirle "no al despeje".

Decenas de venezolanos cruzaron a la fronteriza ciudad de Cúcuta para manifestar su rechazo al grupo terrorista que también mantiene secuestrados a varios ciudadanos del país vecino.

NACIÓ DE UNA IDEA SOLITARIA
Las indignantes fotografías, publicadas en diciembre pasado, que mostraban el deplorable estado en que se encuentra la política franco-colombiana Ingrid Betancourt, la debilitada salud del ex congresista Jorge Eduardo Gechem, así como a militares y policías que ya llevan diez años encadenados en la selva fueron la gota que derramó el vaso de la indiferencia del joven ingeniero Óscar Morales, quien en Facebook pidió "un millón de firmas contra las FARC" y lo que consiguió --según sus palabras-- fue "una avalancha de mensajes" que desembocaron en la multitudinaria manifestación.

Los familiares de los 43 secuestrados, entre políticos, militares y policías, que las FARC pretenden canjear en un posible acuerdo humanitario por 500 militantes presos en las cárceles de Colombia y por 'Simón Trinidad' y 'Sonia', encarcelados en Estados Unidos, no participaron en la marcha "por temor a represalias" del grupo armado, como manifestó la presidenta de Asfamipaz, Marlene Orhuela. Ellos prefirieron asistir a una misa celebrada en una iglesia ubicada a pocas cuadras de la plaza Bolívar.

El izquierdista Polo Democrático Independiente no marchó. Adujo que Uribe se había apropiado políticamente de la manifestación. Sin embargo, se concentró en la plaza Bolívar. El recientemente elegido alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, perteneciente a sus filas, marchó con sus principales asesores.

SEPA MÁS
4 Los organizadores de la manifestación calculan que más de 10 millones de personas participaron en las distintas marchas contra la guerrilla de las FARC en más de 130 ciudades de Colombia y el mundo.
4 Los familiares de tres rehenes, los ex congresistas Gloria Polanco, Luis Eladio Pérez y Orlando Beltrán, partieron ayer a Caracas tras el anuncio de las FARC de que los entregarán en un gesto unilateral hacia el presidente Hugo Chávez, debido a su precario estado de salud.
4 Unos 600 miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) presos y arrepentidos también participaron en la jornada de protesta contra la organización terrorista, informaron fuentes carcelarias en Bogotá. En 10 prisiones de Colombia, se unieron a miles de sus compatriotas en todo el país para rechazar el secuestro.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook