Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
JURGEN BOOS, DIRECTOR DE LA FERIA DE FRANKFURT

La máquina de hacer libros

En esta entrevista, el director de la Feria del libro de Frankfurt predice en esta entrevista el futuro inmediato del libro y habla de la posibilidad de que Perú no se pierda una vez más esta gigantesca fiesta editorial.

Por Alvaro Lasso

Muy pocos son los libros peruanos que se traducen a otros idiomas. La raíz de esta ausencia en los lectores del mundo se debe a que nuestra industria editorial no asoma la cabeza al lugar en el cual se dan encuentro, año a año, los editores de todo el mundo: la Feria del Libro de Frankfurt. Síntoma de esta condición es que Perú como stand nacional no participa desde hace más de dos décadas. Sin embargo, hechos positivos han tenido racha estos últimos años: Perú fue invitado de honor en las ferias de Bogotá, Guadalajara, Santiago de Chile y Barcelona; tiene una Alianza Peruana de Editores; un Plan Lector Nacional; una ley del libro modificada (para bien); y recientemente, una nueva directiva en la Cámara Peruana del Libro. Considerando esta seguidilla de hechos: ¿no valdría la pena pensar en dar un paso más grande?

Jurgen Boos, el boss de esta feria nos habla del monstruo que dirige, considerado el más grande del mundo, que reúne no sólo a editores y libreros, sino que es el punto de referencia de traductores literarios, bibliotecarios, impresores, ilustradores, fotógrafos, productores de cine, anticuarios, y por supuesto, de agentes literarios y scouts, éstos últimos siempre en búsqueda del best seller del futuro.

-¿Cómo es que llega a relacionarse con la industria del libro?
Un tío que tenía una librería me aconsejó tomar un curso para libreros, que duraba 3 años. Luego, quería especializarme en libros de arte, que era mi gran sueño. Estudiando toda esa temática descubrí que eso no era lo que realmente quería estudiar: al estudiar historia del arte, descubrí que era más historia que arte lo que me gustaba, y decidí finalmente estudiar economía.

 -Entonces, con el paso de los años ha ido aprendiendo, finalmente, diversos matices de la industria del libro.
He aprovechado los diversos trabajos que tuve en editoriales, librerías. Trabajé mucho en ventas de libros a bibliotecas, primero en Alemania, luego en Europa y después fuera de Europa, conociendo poco a poco cómo funcionan la compra y venta de libros en el mundo.

-Entonces, esa experiencia se ha convertido en una de sus cualidades. No aprendió el oficio solamente con una carrera sino que fue asimilando a lo largo de sus experiencias el know how del mercado del libro.
Parte fundamental de la feria de Frankfurt está en que varios aspectos del mundo editorial suceden aquí. Es común decir que todos vienen a Frankfurt porque todos vienen a Frankfurt. Para lograr esto hay que tejer una red fuera de esta ciudad para reunirlos a todos aquí. Si uno revisa la historia de esta feria, se da cuenta de que al principio sólo era una feria alemana, después se convirtió en una internacional. Ferias como la de Guadalajara nacieron de ferias como esta. Son, decimos, hijos e hijas de Frankfurt.

-¿Cómo empezó la Feria? En 1949 hubo 17 stands y unos 5 eran extranjeros.
La primera feria tuvo lugar en la Iglesia San Pablo: pusieron unos plásticos como techo, porque todo había sido destruido por la segunda guerra mundial.

-Se comenta mucho la posibilidad de que el libro desaparezca en unos años para ser reemplazado por el formato electrónico. ¿Qué opina al respecto?
Primero hay que pensar qué es un libro. El libro es sinónimo de un contenido pero cómo se presenta es otra cosa. Si se presenta en papel o electrónicamente es secundario, lo realmente importante son los contenidos. Personalmente, por lo menos durante mi vida no creo que el libro impreso vaya a desaparecer.

-¿Y las librerías?
Hay que diferenciar en ese tema. Pienso que de todos modos las librerías en internet van a crecer. Hubo un momento en el que se pensaba que a través de e-mails y otros medios, todo se podría resolver electrónicamente, pero no es así. La feria es importante: hay que venir una vez al año para encontrarse, para negociar, para hablar y sentarse juntos a tomar un café. Hoy en día, las librerías grandes y pequeñas toman un papel importante como punto de encuentro donde el lector viene para recibir algún consejo o para charlar un poco o para ser informado, porque no todo funciona por internet. La gente busca el contacto, quiere hablar, quiere conversar y quiere juntarse con los demás.

-¿Usted cree que el éxito de la feria sea el contacto entre los editores de todo el mundo?
Pienso que la librería toma ese papel y también la feria. Hemos visto este año que hubo más visitantes profesionales que en los años anteriores. Esto indica que la gente busca el contacto profesional y lo necesita.

-¿Cuál es la presencia de Latinoamérica en Frankfurt? ¿Está creciendo?
Durante la crisis económica que hubo en Latinoamérica, sobre todo en Argentina, su participación bajó aquí en Frankfurt. Eso lo estuvimos observando, pero en los últimos años su participación en la feria se ha incrementado numerosamente. Y de las reuniones que he podido tener durante esta feria, casi todas han sido positivas. Países como Brasil, Argentina y México quieren tener un stand más grande. Esperamos que el Perú tenga intenciones de venir el próximo año, pues ya tiene más de veinte años sin venir como país.

-Si tuviera al frente a los editores del Perú y les tuviera que dar razones para venir a Frankfurt, ¿cuáles serían estas razones?
Para las editoriales pequeñas y medianas es importante estar presente en Frankfurt pues así tienen opción de vender sus autores a editores extranjeros, con quienes normalmente no hubieran entablado contacto. Es muy importante establecer contactos y vender autores al extranjero, porque cada autor que has vendido a una editorial en el extranjero te hace crecer, te hace importante y contribuye con fondos para hacer más proyectos. En el mundo literario, el idealismo que cada editor tiene es imprescindible para vender los derechos de su autor en otros países, y para eso hay que venir a Frankfurt. Aunque, en un principio, vendas derechos por 500 euros, que no es una gran fortuna, para los editores de muchas partes del mundo, tú como editor ya tienes un sitio ganado.

Ficha Frankfurt
Expositores: 7200
Países: Mas de 100
Novedades: 100000 libros nuevos
Prensa: 12000 periodistas Origen histórico:
Siglo XV, poco después de que Gutemberg inventará la imprenta.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook