Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
LORETO. LOS PELIGROS DE LA INFORMALIDAD

Insistieron en embarcarse en la nave a pesar de las advertencias

Alcalde de Alto Requena habría alertado sobre el sobrepeso en la nave. Once cuerpos salieron a flote ayer en el río, lejos del lugar del accidente

Por Javier Medina

Según testimonios de algunos sobrevivientes del naufragio de la motonave Santa Elena, que se hundió la noche del pasado jueves en el río Tapiche (a dos horas de la localidad de Requena, en Loreto), la insistencia de los pobladores de este distrito por subir a la embarcación habría causado que esta colapsara por sobrepeso y por las fuertes lluvias que cayeron.

Un sobreviviente de la tragedia comentó que el alcalde de Alto Tapiche, Javier Villacorta Nascimento --su padre y dos regidores de su comuna figuran entre las víctimas--, quiso impedir que más pobladores subieran a la embarcación porque ya estaba al tope y porque habían sido embarcadas cerca de 900 bolsas de cemento y otros materiales de construcción.

Sin embargo, los pobladores habrían hecho caso omiso y, por tratarse de un medio de transporte de propiedad del municipio (no pagaban pasaje por el traslado, por tanto), habrían decidido embarcarse sin medir los peligros a los que se exponían.

Wilson Shapiama Panduro, un pasajero que logró salvarse tras el hundimiento, comentó que los materiales de construcción ocuparon la cubierta, dejando vacías las bodegas en la parte inferior de la motonave, y eso habría facilitado el hundimiento, además del movimiento de los pasajeros al buscar protegerse de la torrencial lluvia que cayó esa noche.

Según el timonel de la embarcación, Darwin Pérez, las causas del siniestro fueron los fuertes vientos y la lluvia.

Las investigaciones sobre las causas del accidente las viene realizando la Capitanía de Puerto de Iquitos.

CONTINÚA LA BÚSQUEDA
Durante las labores de búsqueda de cadáveres realizadas ayer se logró recuperar once cuerpos más, entre niños y adultos, que salieron a flote en las aguas del río Tapiche, aproximadamente a una hora de distancia del lugar del accidente. En total ya son 18 los cuerpos recuperados hasta el momento.

Una de las mayores dificultades a las que se han enfrentado los equipos de rescate es al hecho de no manejar cifras exactas sobre el número de pasajeros que iban en la motonave siniestrada (consecuencias de la informalidad campante en el transporte fluvial de la selva). Según la municipalidad de Requena, había 96 pasajeros al momento del hundimiento.

Las víctimas identificadas han sido enterradas en el cementerio de Requena. Aquellas que aún no han sido debidamente identificadas han sido trasladadas, mientras tanto, a la morgue del centro de salud de esta localidad y posteriormente al auditorio de la municipalidad, donde son veladas mientras algún familiar las reclama.

Entre los cuerpos que aún no han sido recuperados --la poca visibilidad por la turbidez de las aguas dificulta la tarea de los buzos de la Marina de Guerra del Perú-- figuran dos hijos de Elizabeth Pacalla (28), una valiente mujer que además perdió a su madre, pero que logró rescatar a otro de sus hijos y a sus dos sobrinas, con quienes esperó casi 24 horas dentro de una pequeña burbuja de aire que se formó en la bodega de la embarcación hasta ser rescatada y puesta a salvo.

Ayer se hizo presente en la zona del accidente el presidente de la región Loreto, Yván Vásquez, quien anunció el envío de una grúa (en las próximas horas) para proceder a reflotar la nave, lo que permitiría hallar más cuerpos.

EN PUNTOS
Los riesgos están a la vista
4 La escasa visibilidad, la presencia de corrientes subacuáticas y las lluvias dificultan las labores de rescate.
4 Desde el 2002, hubo al menos nueve accidentes en los que se han visto involucrados medios de transporte fluvial.
4 El saldo ha sido de por lo menos 36 pasajeros fallecidos desde ese año. En casi todos los casos se trataba de transportistas que operaban informalmente.
4 Se calcula que unas 857 embarcaciones fluviales navegan en los ríos de la selva peruana. Otros 500 lo hacen de manera informal.
4 De las informales, casi todas son embarcaciones que soportan cargas de entre dos y 50 toneladas.
4 Durante el 2007 se sancionó por lo menos a 15 empresas informales que operaban en ríos amazónicos.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook