Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
Entrevista LUIS CARRANZA UGARTE

Estoy seguro de poder mantener el nivel de inflación bajo control

El ministro de Economía aseguró que las medidas que se están tomando garantizarán la estabilidad económica del país

Por David Rivera

¿Cuánto les preocupa en realidad el tema de la inflación?
Lo que nosotros estamos viendo es que las condiciones en el último año han cambiado dramáticamente. En el ámbito internacional hay un aumento significativo de precios de alimentos porque la demanda sigue creciendo a buen ritmo y la oferta ha sufrido una disminución significativa de las áreas dedicadas al cultivo de maíz, trigo, algodón, soya debido a que se están dirigiendo a cultivos para biodiésel. Entonces, en un período muy corto de tiempo hemos tenido que los precios del trigo, la soya y el maíz han subido en torno a 150% y esto te empuja la inflación no solo acá sino en todo el mundo. ¿Cuál es nuestra principal preocupación? Que esta inflación de alimentos termine trasladándose a mayores expectativas de inflación y que la inflación de no alimentos empiece a crecer. Hasta ahora eso no se ha dado. Por eso es que el año pasado reaccionamos muy rápido con rebajas de aranceles. La primera fue una que trataba de impulsar la inversión porque bajamos todos los bienes de capital que estaban en 4%. Para el agro bajaron desde 12% a cero. Pero las otras bajadas, además de este efecto importante en la competitividad, tenían también el componente de control inflacionario. Por otro lado, hemos seguido una política fiscal muy responsable, que en un país con estos niveles de pobreza es absolutamente complicado. Con esto, con las medidas del BCR, y con las de la SBS para seguir de cerca los créditos de consumo y evitar problemas de sobreendeudamiento, estamos seguros de que podemos mantener la inflación bajo control y de que en el mediano plazo va a regresar a su nivel de 3%.

Entonces, más allá del precio de los alimentos que seguirá alto en el mercado internacional, su posición es que en términos reales no hay de qué preocuparse. Si es así ¿por qué entonces el presidente del BCR ha dicho que tanto optimismo puede llegar a ser peligroso?
Es una pregunta para él. Hoy en el Perú tenemos un fuerte incremento de la inversión privada que se da en un contexto de mayor ahorro nacional. No es que tenemos un 'boom' de inversión financiado con ahorro externo, tal como ocurrió en Inglaterra a finales de los años 80, Chile y Perú en los años 90. Tampoco tenemos un 'boom' de consumo, sino que este crece porque hay más empleo. Tenemos un incremento muy fuerte de la productividad, concentrada en el sector no agrícola, y por eso es que estamos trabajando con el Ministerio de Agricultura en un plan de mejora de la competitividad para el agro. En relación con esto, hemos triplicado el fondo de compensaciones, pero no para entregar dinero directamente a agricultores ineficientes, sino para convertirlos en agricultores bastante eficientes con semillas mejoradas, asociatividad, riego tecnificado, etc.

Pero cuando el presidente del BCR dice "peligro", los términos asustan.
A ver: cuando tienes un crecimiento por encima de las cifras históricas hay que preguntarse si es sostenible o no y en dónde están los cuellos de botella y cómo se van resolviendo. Algunos síntomas negativos son cuando hay un impulso fiscal o monetario detrás de un crecimiento de esta naturaleza, porque el primer reflejo es un proceso de inflación generalizado. Eso no se da en el caso peruano. Luego tienes que preguntarte si hay un exceso de gasto no sustentado en ahorro interno porque proviene de deuda privada o pública. Tampoco es el caso peruano, pues tenemos superávit en cuenta corriente. Y en el lado financiero tampoco vemos que los bancos estén en un proceso de aceleración excesiva del crédito. ¿Dónde sí vemos cuellos de botella? En algunos sectores que los resuelven de manera natural. Ha subido el precio de los ladrillos, una señal clara de que vamos a tener ganancias fuertes en este sector y de que eso va a jalar inversión en este sector. Mercado de trabajo, cuando creces muy fuerte hay presiones de aumentos salariales y ahí lo que nosotros estamos viendo es que los incrementos están por debajo de los niveles de productividad porque tenemos un subempleo muy importante y lo que crece fuerte es el empleo y eso está bien, así funciona la economía. Infraestructura: ahí vemos cuellos de botella y parte de ello se explica porque no se aumentó los últimos años el gasto público de capital que fue de menos uno por ciento en términos reales. En cambio, entre el 2006 y 2007 hemos crecido 20% en términos reales. Entonces los cuellos de botella que vemos en puertos, carreteras los vamos a resolver. Energía eléctrica y transmisión: hay también un plan muy agresivo de inversión privada para que no tengamos en el 2010 problemas de restricción eléctrica como lo tienen otros países de la región. La economía peruana ha entrado en un círculo virtuoso desde el 2007 y no por factores externos, porque esos no están ayudando, sino por factores internos.

Sin embargo, hay medidas como la reducción de aranceles cuyos efectos no se están percibiendo.
Si el precio internacional del trigo sigue subiendo, y el flete ha seguido subiendo, es evidente que el precio doméstico va a ser mayor. Pero si nos comparamos, la inflación que ha habido en el Perú es la más baja. Esto no ha ocurrido porque estamos en Marte, sino porque tomamos medidas a tiempo. Entonces a mí, la verdad, la situación actual no me preocupa. Hay que mantener la lupa sobre ciertos aspectos como los cuellos de botella sectoriales, las expectativas de inflación, el aumento de productividad del agro, que es la única solución de mediano plazo para combatir la inflación por alimentos. ¿Qué puede detener este crecimiento? Una gran recesión a nivel internacional, una depresión mayúscula. Es lo único que nos puede detener. Después vamos a seguir creciendo muy por encima del promedio y no es un caso raro. Están el caso de Japón de la posguerra, Corea de la posguerra, los tigres asiáticos desde finales de los años 70 y 80, Chile desde finales de los 80 y 90. ¿Por qué Perú no puede engancharse en una fase de rápido crecimiento en un plazo de 10 o 15 años cuando hemos tenido un cambio estructural en el mundo con precios de commodities altos? Yo no veo razón.

Se ha dicho que dejando de lado los precios de los minerales que están altos, el país tiene un déficit fiscal estructural. ¿Qué piensa al respecto?
El déficit estructural es algo que nadie observa, lo importante es la composición del gasto. Se dice que no debemos contar S/. 1.400 millones porque corresponden al 1% del IGV que debe reducirse. Tampoco puedo contar S/.800 millones de impuestos extraordinarios. Entonces con todo eso te arman un resultado deficitario. Repito, lo importante es la composición del gasto: si tú con resultados excepcionales estás creando infraestructura,  es una posición fiscal sostenible. Pero si con esos resultados excepcionales estás creando burocracia, sueldos y salarios que fue para lo cual pusieron el ITF y subieron un punto del IGV en su momento, entonces estás en una situación no sostenible.

El presidente Alan García ha tocado el tema de las subidas de alimentos en las últimas sesiones del Consejo de Ministro. ¿Hay indicios de que las expectativas de inflación han empezado a crecer?
No, no las hay. Es evidente que el tema preocupa, tiene un impacto social y la respuesta por tanto tiene que ser social. Que la inflación es más alta para los sectores de la población más pobre, no es de extrañar porque efectivamente la participación de los alimentos en su canasta es mayor. Sin embargo, hay que considerar que tenemos un Índice de Precios al Consumidor con una canasta de 1994, cuando la gente en el Perú era muchísimo más pobre que ahora. Hoy, en general, la gente destina menos porcentaje de su gasto total a alimentos.

En febrero usted dijo que la pobreza estaba en 42% según los estimados del MEF. ¿Esto no presiona al jefe del INEI para que confirme los resultados del MEF?
Hay una elasticidad histórica de reducción de pobreza por aumento del producto y a esa elasticidad le pusimos el incremento del producto del 2007. Ello nos dio una cifra ligeramente menor a 42%. Que esto presione al INEI, no lo creo. ¿Acaso presionamos al INEI para que diga que la inflación de febrero fue 0,9%? Salió bien contento el señor y dijo 0,9%. ¿Nos afectó mediáticamente? Sí, hubo bastante revuelo, hubo que salir a explicar que era un hipo que se debía a lluvias y bloqueos de carreteras.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook