Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

SOLUCIÓN MIENTRAS SE CONSTRUYE PLANTA DE TRATAMIENTO DE TABOADA

Colector de La Perla comenzará a funcionar en dos semanas

Ministro Cornejo y alcaldes llegaron a un acuerdo en base a informes técnicos. Familias afectadas por el desfogue serán indemnizadas económicamente

Por Luis Silva Nole

El colector de La Perla, construido hace 20 años y que nunca antes había sido utilizado para los fines que lo inspiraron, entrará en funcionamiento en dos semanas, con lo cual se solucionará el problema de contaminación creciente en el mar de Ventanilla causado por el desfogue de aguas servidas de 24 distritos limeños a través del Interceptor Norte, abierto por Sedapal como reacción al colapso del colector Costanero de San Miguel.

Así se acordó ayer, en la quinta reunión de alto nivel convocada por el ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Enrique Cornejo Ramírez, para encontrar una solución a la crisis del sistema de desagüe de la capital. En la reunión participaron los alcaldes de La Perla, Pedro López; Ventanilla, Omar Marcos; La Punta, Wilfredo Duharte; San Miguel, Salvador Heresi; y el regidor provincial del Callao José Danós. También el presidente del Gobierno Regional del Callao, Álex Kouri; el presidente de Sedapal, Guillermo León; y el representante de las empresas pesqueras, Ricardo Becerra.

En la cita, realizada en el Colegio Militar Leoncio Prado, ubicado cerca del colector de La Perla, representantes de Digesa, Indeci e Imarpe indicaron que la apertura del colector de La Perla no afectaría en un grado preocupante a la población de la zona ni el ecosistema.

"Según informes técnicos, el uso del colector de La Perla no afectará a las ocho mil familias, como en un momento se dijo, y tampoco la estructura del Colegio Militar Leoncio Prado", dijo Cornejo.

"El impacto no será mayor que el que era causado por el colector de San Miguel. En La Perla, además de reforzar el talud, se construirá un espigón de 100 metros y se colocará un emisor submarino, con lo cual se mitigará la contaminación", subrayó el funcionario.

Además, a lo largo de su trayecto, las aguas residuales serán pretratadas por Sedapal con insumos biológicos que eliminarán los malos olores. Es decir, se darán condiciones distintas a las que existían en San Miguel, explicó Cornejo.

OPOSICIÓN DE LA PERLA
El alcalde de La Perla, Pedro López, mantuvo el argumento de que las ocho mil familias y el colegio militar estarán en riesgo, pidió informes técnicos más completos y recomendó que sea la Comisión de Medio Ambiente del Congreso la que vea el tema, a lo que el ministro se opuso.

Según Guillermo León, presidente de Sedapal, hoy los técnicos de esa empresa irán a la zona del colector de La Perla, acompañados por agentes de la Policía Nacional, para comenzar a extraer la grava que ha tapiado ese desfogue.

"El colector de La Perla comenzará a funcionar en dos semanas, con lo que se cerrará el colector de Taboada. Paralelamente se iniciará la construcción del espigón y del emisor submarino en La Perla, lo cual demorará cinco meses aproximadamente", señaló León.

James Atkins, director regional de Lima y Callao de Defensa Civil, señaló que para poner en funcionamiento el colector de La Perla es necesario antes estabilizar el talud. "No se verá afectada la población porque el radio de influencia sería pequeño. Además, el problema del debilitamiento de la estructura del Leoncio Prado es independiente del hecho que funcione o no el colector", agregó Atkins.

Por su parte, Fausto Ponce Vergara, representante de Digesa (Ministerio de Salud), explicó que la apertura del desfogue de La Perla no afectará la salud de la población porque el nivel de contaminación no superaría al que se producía en el colector de San Miguel.

El ministro Cornejo refirió que las obras del espigón y el emisor, así como los trabajos de estabilización de los taludes de La Perla y San Miguel costarán 13 millones de soles, sin contar los costos del pretratamiento con insumos biológicos.

En la reunión se acordó una vigilancia permanente de la situación en La Perla y de las repercusiones en el ecosistema y en la población, seguimiento que estará a cargo de Digesa, Imarpe e Indeci. Para ello la Marina de Guerra dará todas las facilidades.

COMPENSACIÓN
Desde hoy serán empadronadas las familias de la zona del colector de La Perla para que sean indemnizadas económicamente con un monto por definir en futuras reuniones con el ministro Cornejo, subrayó Álex Kouri, presidente regional del Callao. "Los chalacos estamos asumiendo el costo de la negligencia de Sedapal y eso debe ser resarcido", acotó Kouri.

Los acuerdos fueron escritos en un acta firmada por todos los actores en el tema, salvo por el alcalde de La Perla, quien de improviso abandonó la reunión.

PRECISIONES
4Digesa dice que La Punta no se verá afectada por el colector de La Perla, ya que el impacto no será mayor que el que producía el colector de San Miguel.
4A diferencia de Taboada, la mayor profundidad del mar de La Perla y sus corrientes fuertes ayudarán a la dispersión de las aguas residuales, señalan expertos de la Marina de Guerra.
4El ministro Cornejo dijo que "lo óptimo es un espigón y emisor de 8,5 km, pero eso es muy caro".

DEL CONSULTOR
ANNA ZUCCHETTI. Bióloga

Una zona de exclusión
El conflicto que se ha desencadenado a raíz de la nueva y temporal descarga de las aguas residuales de Lima por La Perla nos ubica en una encrucijada. Debemos cuidar la salud de los chalacos, pero, al mismo tiempo, encontrar una solución (aunque sea temporal) a esta emergencia ambiental metropolitana.

Esta solución quizá pueda darse en el marco de acuerdos. En primer lugar, la zona afectada debería declararse zona de exclusión, vigilando una prohibición drástica de la pesca artesanal y recreación. Además, Imarpe y Digesa deben controlar la calidad de las aguas de las playas. En segundo lugar, debería asegurarse que la solución definitiva, la futura planta de tratamiento de Taboada, efectivamente se realice en el 2010 y no se postergue hasta nuevo aviso o se pierda en el limbo como el proyecto Mesías, al sur de Lima. Finalmente, habría que otorgar una compensación negociada a los afectados porque el paso del colector por La Perla podría considerarse un caso de servidumbre ecológica que todos debemos retribuir.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook