Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

DÍA INTERNACIONAL DE CONCIENTIZACIÓN SOBRE EL RUIDO

En Perú no se celebra efemérides que busca cuidado del ambiente acústico

Expertos de PUCP dan a conocer mapa sonoro del Damero de Pizarro. Congreso velará por la aplicación de normas que prohíben los ruidos molestos

Mientras en otros países hoy se celebra el Día Internacional de Concientización sobre el Ruido, en el que se realizarán una serie de actividades para tomar cabal reflexión sobre este serio problema ambiental, en el Perú, y en especial en la capital donde los ruidos molestos y nocivos ya alcanzan niveles que son una amenaza para la salud de millones de habitantes, no se realizará ninguna actividad o campaña que busque tomar conciencia sobre esta contaminación.

Tras consultas realizadas a diversas instituciones ambientales privadas y del Estado, así como a algunos municipios, se comprobó que esta fecha, instaurada con alcance internacional con el propósito de promover el cuidado del ambiente acústico, la conservación de la audición y la concientización sobre las molestias y daños que generan los ruidos, no figura casi en ninguna agenda.

Al respecto la presidenta de la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología, congresista Gloria Ramos Prudencio (UPP), lamentó que está fecha tan importante en el calendario ambiental internacional no figurase como un tema central en el Perú, pese a que en muchas ciudades del país, y en especial en la capital, los límites de los ruidos superan lo permitido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

No obstante que los peruanos sufren serios problemas ambientales, en especial de contaminación del agua y del aire, la congresista sostuvo que el tema de los ruidos debía ser comprendido dentro de las políticas de acción, en especial de las municipalidades y entidades ambientales del Gobierno. En tal sentido, anunció que la comisión que preside velará por que las municipalidades hagan cumplir permanente la actual legislación que prohíbe los ruidos molestos y nocivos.

MAPA SONORO
De otro lado, físicos del laboratorio de acústica de la Pontificia Universidad Católica del Perú dieron a conocer un mapa de ruido del Damero de Pizarro. Ellos confirmaron, sobre la base de mediciones y cálculos realizados con sumo rigor científica y tecnológica, que el principal causante de la contaminación sonora en esta zona es producida por el tráfico vehicular.

Celso Llimpe, Miguel Piaggio y Jorge Moreno, todos expertos acústicos de la Católica, diseñaron esta valiosa investigación con el apoyo del Grupo de Investigación en Instrumentación y Acústica Aplicada I2A2 de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). También contaron con el apoyo de la Gerencia de Transporte Urbano (GTU) de la Municipalidad de Lima.

Llimpe explicó que para el diseño de este mapa sonoro se escogió el ambiente más ruidoso de Lima. Allí se realizaron mediciones acústicas y se determinó que la contaminación sonora es producida principalmente por la congestión del tránsito.

Consignaron que los niveles de ruido más elevados se presentan en las avenidas Abancay, Tacna, Nicolás de Piérola, jirón Cusco, Malecón Rímac adyacente al paseo Chabuca Granda, jirones Augusto Wiese y Camaná.

"Entre todas las calles estudiadas, las que son excesivamente ruidosas en cualquier período del día son las avenidas Abancay y Tacna. Las arterias que les siguen de acuerdo con los elevados niveles de ruido son Nicolás de Piérola y Cusco. En todas circulan vehículos con tubos de escape ruidosos que hacen uso excesivo de bocinas por encima de los 100 dB", añadió Llimpe.

Explicaron que para la realización de este estudio también se incorporó una encuesta a los vecinos, quienes también señalaron la congestión vehicular como la principal fuente de contaminación sonora, seguida del ruido vecinal, talleres, centros comerciales y locales de diversión.

"En todos los puntos medidos y simulados, los niveles de ruido exceden los índices establecidos por la normativa nacional y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en cualquier día y período del día. Es decir, en cualquier momento del día el Damero de Pizarro es muy ruidoso", añaden los expertos.

COMENTARIO DEL EDITOR
JUAN CARLOS LUJÁN

La lucha contra el ruido es de todos
Lima es una ciudad bulliciosa y hoy sería una fecha propicia para recordar este problema ambiental causado principalmente por el parque automotor. La jornada la pasaremos como cualquier otro día, es decir, rodeados por cláxones, tubos de escape estridentes o bulliciosos y entre otros elementos sirenas de ambulancias y bomberos que no siempre se justifican, sobre todo cuando las activan en calles cerradas a pesar de que las circulina y las luces altas son una alternativa para abrirse paso.

No podemos culpar del ruido al cierre de vías por mantenimiento previo a la cumbre del APEC. El tránsito siempre ha sido caótico y bullicioso en Lima y otras ciudades del país. El Comercio ha tenido una campaña permanente contra este agente contaminante. Recordemos cómo los taxistas usan el claxon para atraer clientes o cómo otros lo emplean para exigir una salida inmediata apenas el semáforo cambia a luz verde o cuando damos paso para que un peatón cruce la pista.

En otras latitudes, hoy se aprovecha la jornada para guardar un minuto de silencio a fin de crear conciencia sobre los daños y molestias que generan los ruidos. Nos gustaría que este tipo de actividades también se organizaran en el Perú. Ya es hora de crear conciencia sobre los efectos fisiológicos y psicosomáticos que tiene en la salud.

La lucha contra el ruido debe ser individual y colectiva. Debemos hacerla todos nosotros y por más regulaciones que haya (Ordenanza 015 de la Municipalidad de Lima aprobada en 1986), todo dependerá de la conciencia y la colaboración ciudadanas. También de las autoridades edilicias que deben hacer cumplir la norma. Por eso, estimado lector, al menos hoy busquemos no hacer bulla.

Más que sordera, insomnio y estrés
¿Sabía usted que una de las afecciones que produce la contaminación sonora es el tinnitus, que también se conoce como silbidos o zumbidos en los oídos?

El problema hace escuchar ruidos en los oídos cuando no hay una fuente sonora externa y casi todas las personas lo experimentan de una forma leve al oír sonidos por un período de unos cuantos minutos.

Sin embargo, este ruido constante o recurrente es estresante y puede interferir con la capacidad para concentrarse o dormir.

"Los sonidos que uno escucha pueden ser suaves o fuertes y pueden sonar como silbido, soplo, rugido, zumbido, susurro o chirrido. La persona incluso puede pensar que está escuchando el escape del aire, agua corriendo, el interior de una concha marina o notas musicales. Y una de las causas de estos problemas de ruidos es la constante agresión de los ruidos molestos y nocivos", detalló la psicóloga Lucía Valdez.

Explicó que los ruidos molestos y nocivos como los que se producen en el centro de la ciudad y en otros lugares, además de la pérdida de capacidad auditiva, causan alteración del sistema nervioso y estrés. Advirtió que los estridentes ruidos del claxon y los escapes libres producen pérdida de atención, concentración y rendimiento. "Y esto en muchos casos se ve reflejado en los trastornos del sueño", concluyó.

CLAVES
Cómo deben ser los estándares
1 De acuerdo con los estándares nacionales, los expertos de la PUCP señalan que de día las zonas de protección especial (hospitales, centros de salud, colegios, etc.) deben tener un máximo de 50 decibeles (dB), las zonas residenciales 60 dB, las zonas comerciales 70 dB y las zonas industriales 80 dB.
2 De noche las zonas de protección especial no deben tener ruidos superiores a 40 dB, en zonas residenciales no deben exceder 50 dB, en zonas comerciales debe ser de 60 dB y en zonas industriales 70 dB.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook