Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
MI NEGOCIO

Vestidos para el altar

Modelos para casar

Por Natalia Vera Ramírez

Se requiere más que una varita mágica como en los cuentos de hadas para tener un bonito vestido. Y en el caso de las novias, el abanico de posibilidades para lucir como toda una princesa se ha ampliado, gracias al paulatino aumento de empresas dedicadas al negocio de bodas, especialmente a la confección de trajes para esta ocasión.

Este crecimiento no es gratuito pues a pesar de que muchos creen que los jóvenes ya no piensan en casarse, según un estudio realizado por Alejandro Garro, gerente general del portal mibodaperu.com, solo en Lima se realizan 28.000 matrimonios religiosos al año, lo cual representa una oportunidad de negocio importante para las empresas que han hecho de los vestidos de novia y los trajes de novio, su fuente de trabajo.

"La prioridad para los novios es la iglesia y el vestido. Lo primero que piensa la novia es dónde se va a casar y qué se va a poner en esa fecha", asegura Cecilia Lavado, editora general de la revista "Somos Novios". Para Gloria Rodó, experta en bodas de la galería El Palacio de las Novias, "el vestido es lo más importante, porque ella es el centro de atención de la ceremonia y fiesta y no escatima gastos para esto. Se pone todo nuevo, aunque hay casos en que algunas prefieren alquilar el vestido".

Y a diferencia de años atrás, cuando las futuras esposas se casaban con el vestido de las hermanas o el diseño se limitaba a una sencilla túnica con un lazo, la competencia ha hecho que los modelos y precios se acomoden a las necesidades y posibilidades de las novias. "La novia de nivel socioeconómico C tiene una idea más aspiracional y gasta entre S/.1.000 a S/.1.500, mientras que la de nivel socioeconómico A paga en dólares, entre US$2.500 a US$3.500 o más. Sin embargo, hay negocios que se dedican al alquiler de vestidos o a la venta de trajes de segunda mano que han sido usados solo una vez, incluso por novias del extranjero a mitad de precio", afirma Alejandro Garro.

DISEÑO Y ESTILO
Desde galerías que ofrecen todos los elementos imprescindibles para ese día tan especial, hasta jóvenes diseñadoras que se han especializado en el rubro de bodas, la posibilidad de tener el vestido soñado es cada vez más factible.

Hace tres años, la diseñadora Catterina Suárez vio que en los vestidos había un gran potencial. "La gente me buscaba por mi línea de ropa casual, pero me di cuenta de que no había mucha oferta de vestidos exclusivos para novias, aparte de los diseñadores ya renombrados, solo había estas casas de novias que importan vestidos".

Todo el trabajo es manual y solo acepta como máximo tres vestidos por mes. Además del diseño y confección, incluye un servicio integral que consiste en asesorar a la novia con los accesorios y acompañarla hasta el mismo día del matrimonio. El proceso de confección del vestido dura hasta un mes y medio y hay novias que prefieren mandarlo a hacer con casi un año de anticipación.

Lucy Díaz, diseñadora con 18 años de experiencia, sostiene que el secreto del negocio es un bonito diseño y a buen precio. Así de simple. En su taller se puede hacer un vestido nuevo con S/.800 y en casos especiales, con S/.500. Al mes, en su taller confecciona 10 vestidos.

En El Palacio de las Novias, las cosas son diferentes. Hay más de 24 tiendas especializadas en la confección de vestidos y al mes se venden cerca de 2.000. También ofrecen vestidos de alquiler estreno y de reestreno, bajando así los costos. "Las novias salen del palacio directo al altar", afirma Gloria Rodó, y asegura que esta conocida galería ubicada a la espalda de la Catedral de Lima, fue la primera en crear el concepto de ofrecer todo lo que la novia necesita en un solo lugar. "Aquí vienen novias de La Molina a comprar sus vestidos y les dicen a sus amigas que se lo compraron en Miami", sonríe Rodó.

ELLOS TAMBIÉN
"El vestido de novia siempre va a ser el símbolo, pero los novios ahora se están preocupando más, si no mira a Juan Diego Flórez", comentan Cely Prado y Carlos Scaglioni de la Corporación de Novios, empresa organizadora de una feria para proveedores de bodas que se realiza dos veces al año, y que también edita la revista del mismo nombre.

Por su parte, Leonardo Huamaní, gerente general del atelier Maranatha explica que en los últimos años han nacido empresas dedicadas exclusivamente a la confección de trajes de novio. A pesar de que los novios no tienen una amplia variedad en sus trajes, hay algunos modelos que se han convertido en los preferidos, como el esmoquin de 3 botones, porque puede transformarse fácilmente. Según Huamaní, el 70% de novios optan por este diseño. Los precios varían no solo por el modelo sino también por la tela que se utiliza. Si es importada puede costar hasta el doble que con tela nacional.

En los talleres de Maranatha se confeccionan cerca de 80 trajes al mes, y el proceso demora unas 3 semanas aproximadamente.

En el centro de Lima, así como las novias tienen su palacio, los novios tienen un jirón exclusivo, el Jirón de los Novios --también detrás de la Catedral--que encierra el mismo concepto con precios que se adecúan a todos los presupuestos.

Y es que ya sea en el centro de la ciudad o en los distritos más exclusivos, la oferta de trajes es extensa. Si usted ya dio el sí o tiene el anillo de compromiso en mano, es hora de buscar la mejor alternativa que se adecúe a su gusto, pero sobre todo a su bolsillo.

LAS CLAVES
4Publicidad. Los principales medios de promoción de estas empresas son las revistas y portales electrónicos. En una revista especializada puede haber hasta 100 anunciantes, aunque muchos consideran que la publicidad boca a boca es también efectiva.
4Ahorro. Hay empresas que venden vestidos usados solo una vez, en óptimas condiciones y a mitad de su precio original.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook