Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

VIRTUOSA. El sabor de Yolanda Rivera

¿La última sonera?

LA INESPERADA VISITA DE LA RECORDADA YOLANDA RIVERA GENERA EXPECTATIVA ENTRE LOS SALSEROS REALIZARÁ DOS CONCIERTOS, EL VIERNES 9 Y SÁBADO 10 EN UN CONOCIDO SALSÓDROMO DE LA VICTORIA

Por Martín Gómez

Hay muchas voces en la salsa que hasta hoy no han sido reconocidas como se debe. Sin embargo, más allá del trago amargo que eso puede producir en estos artistas, comprobamos que la procesión se lleva por dentro. Una de estas personalidades es Yolanda Rivera, quizá una de las últimas soneras nacidas bajo el cielo de Puerto Rico y de grata recordación por los memorables discos que grabó con la legendaria Sonora Ponceña, de Quique y Papo Lucca.

En la antesala de su llegada a Lima, previamente a su presentación en el Kímbara el viernes 9 y sábado 10 de mayo, conversamos con ella, quien nos manifestó su enorme deseo de reencontrarse con ese público peruano que la aplaudió a mediados de los años 90 en el estadio del club Alianza Lima, cuando se presentó junto con la Sonora Ponceña. Y si bien tiene una vaga idea de los lugares que aquella vez visitó, sí recuerda que la gente que asistió al concierto se conocía las canciones. "Tu gente es rumbera", afirma a través del hilo telefónico, mientras suelta una carcajada que contagia.

¿Pero, quién es Yolandita Rivera? ¿Por qué los melómanos se alborotan con el anuncio de su llegada? Es sencillo. La cantante es tan estelar como lo fueron La Lupe o Celia Cruz. Y con seguridad más de uno dirá que, a diferencia de Celia, su aporte en la Ponceña fue más contundente. Aunque también hay que decir que Yolandita grabó más discos con dicha agrupación y, definitivamente, lucía un estilo muy particular. Estilo que felizmente mantiene intacto hasta hoy y donde aflora una simbiosis de potencia y voz hiriente. Todo ello matizado en clave de rumba.

Lo de Yolandita es, en buena cuenta, el aporte de una sonera en todo el sentido de la palabra. Improvisa y siente la rumba como pocas. Por eso, le damos la razón cuando ella misma dice: "No queda más nadie" (en el arte de sonear). Y añade: "Me gustaría que algún promotor organice un concierto salsero con cantantes como La India, Choco Orta o Victoria Zanabria. A mí me encantaría un duelo de ese tipo".

La charla continúa y Yolandita rememora las jornadas rumberas que se armaban en su casa. "En una ocasión llegó Celeste Mendoza. Soy fanática de ella. Lamentablemente no la pude ver. Imagínate que me lo contaron al día siguiente", recuerda, para luego mencionar sus enormes ganas de visitar Cuba.

Sobre la película de Héctor Lavoe, muestra su fastidio. Señala que Héctor puso el nombre de su país muy en alto y ha sido una falta de respeto que en el guion solo se aborden sus defectos. "Héctor vivía cerca de casa. Incluso estudiaba con mi hermana mayor en una escuela de Ponce. Recuerdo que alternamos en algunos conciertos en Nueva York. Fue un gran talento y merece el respeto de todos los puertorriqueños", afirma.

Así nos despedimos de Yolandita, quien promete incluir el tema "Borinquen" en el repertorio que traerá a Lima. Ojalá el sistema de sonido del Kímbara esté a la altura de esta artista. Y, por respeto al público, tenemos la esperanza de que la presentación no se realice a las 3 de la mañana, como ocurre con muchos artistas salseros que llegan a la capital. Por lo demás, solo queda bailar, como se titula una de sus canciones, hasta que se rompa el cuero.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook