Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Buenos días: El clavel tendría que ser rojo siempre

Si usted está por llegar a la base cinco, se debe acordar de que, en un día como hoy, en los colegios, se nos obligaba a lucir en el pecho un clavel rojo, si nuestra madre vivía, o uno blanco, si había fallecido. ¿A quién se le habría ocurrido tan infeliz idea? Felizmente, con el paso de los años, esta terrible discriminación fue erradicada, porque si nuestra madre no está entre nosotros, vive en nuestros corazones y el clavel tendría que ser rojo siempre.

Por eso, queremos recordar hoy a las madres que se fueron y a las que están con nosotros. A la que se levantaron y a las que se levantan temprano a preparar el desayuno; a las que nos dieron o nos dan el beso de buenas noches; a las que nos supieron escuchar y a las que nos escuchan; a las que nos aconsejaron y a las que nos aconsejan; a las que se fajaron para sacar adelante a su familia y a las que hoy lo hacen; a las que nos acariciaron, a las que nos acarician y a las que ya no lo pueden hacer por la artritis que se ganaron lavando nuestros jeans. A todas ellas: ¡Feliz día, mamá!

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook