Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
POLÍTICA

Las FARC tienen más de 400 organizaciones legales e ilegales

Cabecillas de esa guerrilla --la mayoría mimetizados como refugiados-- vienen formando desde el 2002 núcleos ideológicos, logísticos y financieros fuertes en por lo menos siete países. Perú y Brasil les sirven de cantera de milicianos, armas y coca; Ecuador, de bastión financiero y de refugio; y Venezuela, Costa Rica y México, de lavandería de narcodólares y apoyo ideológico. Estados Unidos es el nuevo objetivo.

'Bernardo' es un economista argentino, de no más de 50 años, que, entre 1990 y 1996 fue asesor externo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Tras hacer una pequeña fortuna, acaba de enviar a su hijo mayor a Estados Unidos para hacer un curso de piloto y él se mueve hoy entre Nicaragua y Colombia.

Héctor Orlando Martínez Quinto, un moreno colombiano de 1,90 de estatura, llegó en el 2000 a Costa Rica y se casó con una joven que le permitió obtener cédula de residencia en tiempo récord e ingresar al mundo de las flotas pesqueras, en sociedad con otro colombiano, Huberth González Rivas, también casado con costarricense.

Estas podrían ser historias ordinarias de migrantes latinoamericanos, de no ser porque 'Bernardo' y Héctor Orlando son dos de los cabecillas usados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para librar una nueva y silenciosa batalla: expandirse ideológica, logística y financieramente por América Latina.

'Bernardo', dicen fuentes del Ejército Colombiano y de las propias FARC que hoy colaboran con la justicia, ha sido el encargado de penetrar países del cono sur, mientras que Héctor Orlando --autor de la masacre de Bojayá (Chocó), en mayo del 2002-- se metió en el negocio de la pesca en Costa Rica para utilizarlo como plataforma del canje de cocaína por armas. Así lo cree el recién relevado ministro de Seguridad de Costa Rica, Fernando Berrocal Soto.

"La estrategia consiste en enviar a estos países cuadros con el disfraz de refugiados que una vez instalados se vuelven intocables e inician la ofensiva", asegura el oficial colombiano.

En Argentina, donde aún permanece la familia de 'Bernardo', se han recibido en los últimos cinco años a 80 refugiados políticos colombianos. Pero cuando se indaga sobre su pasado y actividades, la respuesta oficial del Gobierno Argentino es que, si bien entre ellos hay varios miembros de las FARC, se trata únicamente de perseguidos o desmovilizados.

En el caso de Costa Rica, país de refugio de Héctor Orlando, en los últimos seis años han ingresado 2 mil colombianos que, para las autoridades de ese país, están ligados de alguna forma a la subversión, a la delincuencia común y al narcotráfico.

El mismo patrón se repite en Ecuador, México y en Brasil. En este último país, el enlace de las FARC, Francisco Antonio Cadena Collazos, 'Camilo' --casado con una profesora brasileña y encargado del trueque de coca por armas y del reclutamiento de simpatizantes-- no ha podido ser extraditado a Colombia porque goza del estatus de refugiado desde el 2006.

LA METAMORFOSIS
Esta estratégica avanzada internacional de la guerrilla se empezó a gestar en el 2002, cuando en Colombia llegó al poder Álvaro Uribe con un duro discurso contra las FARC y con unas fuerzas armadas fortalecidas.

"Por la presión militar, las FARC se vieron obligadas a renunciar a los secuestros masivos y a las grandes tomas, con las que llegaron incluso a penetrar a Cali, la tercera ciudad más importante de Colombia", dice un miembro de la inteligencia militar.

Entonces, el secretariado de las FARC optó por iniciar la penetración en el resto del continente, que ya había tenido dos fases, aunque poco productivas.

La primera, en los 80, fue liderada por Jaime Guaracas, entonces miembro del secretariado, y fracasó por inexperiencia. Y la segunda se frenó por el retroceso del socialismo en el mundo. "Nuestra petición de ayuda para armas no encontró eco y tampoco el de aportes financieros a la causa", dice un documento de la octava conferencia de esa organización, en 1993.

Pero esta tercera fase, coordinada por los jefes de esa guerrilla 'Raúl Reyes' e 'Iván Márquez', ha rendido frutos.

Las FARC han logrado armar una red de más de 400 organizaciones legales, clandestinas y semiclandestinas desde Argentina hasta Estados Unidos que respaldan su causa.

Su punta de lanza ha sido la Coordinadora Continental Bolivariana (CCB). No es gratuito que, tres días antes de la muerte de 'Reyes', el segundo congreso de la CCB, reunido en Quito (Ecuador), haya expedido una resolución de apoyo a la batalla internacional que libran las FARC para ser sacadas de la lista de organizaciones terroristas y reconocidas como grupo beligerante.

Esa solicitud ya ha encontrado un eco condicionado en los gobiernos de Hugo Chávez y de Rafael Correa, que piden que cesen los secuestros antes de respaldar internacionalmente esta polémica cruzada.

En la red de organizaciones articulada por las FARC hay desde movimientos de revolucionarios puros hasta ONG defensoras de los derechos humanos, pasando por partidos políticos legalmente establecidos.

La categoría de legal o ilegal la da el tipo de actividades que desempeñan. Si el apoyo es solo ideológico, no tienen líos. Pero si pasa a lo logístico y financiero, se convierten de inmediato en blanco de las autoridades. Y eso es lo que ha empezado a pasar con muchas organizaciones a lo largo de América Latina.

EL ENREDO DE LA RED
La información a disposición del Gobierno Colombiano sobre esta red coincide con los reportes periodísticos logrados por el Grupo de Diarios de América (GDA).

Por ejemplo, el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), en Perú, da un respaldo abierto al discurso de las FARC, por tener como coincidencia ideológica el marcado antiimperialismo. Pero, desde el 2006, también hay indicios de que miembros de ese grupo han recibido entrenamiento militar de la guerrilla.

En México, existe un Núcleo de Apoyo a las FARC con claros nexos con la Universidad Autónoma de México (UNAM), que aunque es igualmente público, terminó en la mira de las autoridades luego de que varios de sus integrantes fueron encontrados en el campamento de 'Raúl Reyes'.

También está el Movimiento Francisco Villa, conectado con el Partido de la Revolución Democrática, al que le atribuyen una clara cercanía con el grupo ilegal colombiano (ver México).

Ese lindero entre el apoyo ideológico y el logístico (incluido el tráfico de drogas y armas) y la condición de refugiados intocables de quienes promueven estas organizaciones es lo que tiene preocupadas a las autoridades de Colombia y de otros países de la región.

Por ejemplo, llama la atención que, en Ciudad de México, algunos miembros de las redes bolivarianas tienen intereses en una casa de cambio ubicada en la colonia (barrio) Roma y en dos empresas, una de ellas, una comercializadora de vehículos.

Autoridades colombianas y mexicanas investigan su posible vínculo con los negocios de droga que las FARC mantienen con los poderosos cárteles de Sinaloa y Juárez: "Es claro que intentan lavar el dinero producto del narcotráfico", dice la inteligencia colombiana que les sigue los pasos con infiltrados.

Y en Ecuador, Nubia Calderón --de cuya muerte no hay certeza-- logró obtener residencia y propiedades, a pesar de tener una orden de captura vigente en su contra en Colombia por rebelión y terrorismo. Figura como administradora de un almacén de ropa y de maquillaje, pero es realmente el enlace de las FARC en ese país.

También en Venezuela y Colombia, grupos de muchachos aglutinados en el Clan Cruzada Latinoamericana y en el Grupo Anarkista han sido entrenados en manejo de explosivos y de armas. La huella de ese vínculo, que inicialmente era solo ideológico, quedó en las calles y paredes de Bogotá en la agitada marcha del pasado 1 de mayo.

En cuanto a Perú, su policía tiene evidencias de que allí el apoyo es más logístico y que las FARC usan la ciudad de Iquitos como cantera de milicianos, armas, tráfico de drogas y lugar de recuperación de heridos. Un solo hombre, Gonzalo Guerra Siquihva, admitió el año pasado haberle entregado a esa guerrilla mil pistolas y miles de cartuchos para AKM y otras armas.

La penetración en México es coordinada por 'Aleida' y 'Fermín', quienes quedaron al mando de la célula miliciana 'Ricardo Flórez Magon', aseguran informes confidenciales en poder de autoridades de ese país.

Es más, la Procuraduría de México (encargada de los expedientes penales) investiga si algunos de los 16 mexicanos que se encontraban en el campamento de 'Reyes' al momento del bombardeo tenían vínculos con esta célula, aunque sus familiares y la sobreviviente Lucía Morett lo niegan tajantemente.

Entre tanto, en Chile el liderazgo del trabajo pro FARC lo lleva un refugiado conocido como 'Roque', quien incluso logró que el Partido Comunista enviara cuadros a Colombia para instrucción de milicias.

Ahora, todo indica que el principal esfuerzo de las FARC está encaminado a establecer nexos de algún tipo en Estados Unidos.

"A mi juicio, un problema de fondo es que no tienen un vocero ubicado estratégicamente que pueda comunicarse con personas de influencia de mi país", se lee en un correo enviado en octubre del 2007 a 'Raúl Reyes' por Jim Jones, un académico estadounidense que mantiene contacto fluido con esa guerrilla y que les ha servido de puente con congresistas y personajes de centros de estudios políticos.

En ese país ya han abiertos dos puntos de trabajo ideológico, dice la inteligencia colombiana, en una ONG ambientalista y en un centro de estudios de Carolina del Norte.

Tras la muerte de 'Reyes', la Comisión Internacional de las FARC se apresuró a reorganizarse para reemplazarlo, dicen las investigaciones en Colombia.

Ahora la comisión coordinadora --que estaba bajo el mando de 'Reyes'; Orlay Jurado Palomino 'Hermes' (Venezuela) y Francisco Cadena Collazos 'Camilo' (Brasil)-- se ha ampliado.

Por todo este panorama, oficiales de inteligencia del Gobierno Colombiano admiten que, si bien las FARC están acorraladas militarmente en Colombia, pueden reclamar su fortalecimiento en el exterior como su gran triunfo en los últimos cinco años.

Este informe especial, liderado por la Unidad de investigación de "El Tiempo" (Colombia), contó con la colaboración de: Redacción Judicial de "El Comercio" (Ecuador); Otto Vargas M., de "La Nación" (Costa Rica); Equipo de Corresponsales Nacionales de "El Nacional" (Venezuela); Ricardo Galhardo y la sucursal en Brasilia, de "O Globo" (Brasil); Pablo O'Brien, de El Comercio (Perú); "El Universal" (México); Daniel Gallo, de "La Nación" (Argentina); Leonel García, de "El País "(Uruguay).

ALTA VOZ
'David' participó en la coordinadora continental bolivariana
"El Tiempo" (Colombia)
'David' es un ex integrante político de las FARC que se desmovilizó hace dos años y medio, porque --dice-- no estaba de acuerdo con el peso del secuestro y el narcotráfico en la organización. El ex subversivo, quien participó en la gestación de la Coordinadora Continental Bolivariana (CCB), habló con "El Tiempo" sobre el origen, las características y actividades en Colombia de ese movimiento.

¿La idea original de la CCB está en las FARC?
Sí, las FARC la inspiraron y la lideran por ser más antiguas, pero la mueven grupos de Ecuador y Venezuela, sobre todo de este último país, porque en Colombia no había posibilidades por las condiciones clandestinas.

¿Qué estructura tiene la CCB?
La plataforma continental solo se concretó en el 2005. El segundo congreso, entre el 2004 y 2005 en Venezuela, determinó que había una representación internacional honoraria y una ejecutiva. Los presidentes honorarios son las figuras más representativas de la izquierda del continente: Fidel Castro, Hugo Chávez, 'Manuel Marulanda', 'Alfonso Cano', 'Iván Márquez', Daniel Ortega, Petras, Jim Jones. Lo paradójico de la CCB es que ha sido acompañada por la izquierda estadounidense.

¿Pero es un movimiento legal?
Sí, en la mayoría de países. Pero ni en Colombia ni en Perú tienen personería, porque en estos países no se considera una organización o una institución. Pero en Chile, Venezuela y Ecuador, sí. Hay que aclarar que es una coordinación de las izquierdas.

¿Cuál es el objetivo de esa coordinación?
Se delimitó tres puntos: uno, unidad latinoamericana que se debía expresar en un gran acuerdo de estados, que después se llamó ALBA. El segundo tiene que ver con el frente antiimperialista, pero ha tenido un desarrollo complejo porque todos ven el antiimperialismo de una manera distinta. Y el tercero tiene que ver con la nueva lógica de llegar al poder a través de la vía democrática, donde fuera posible. Pero surgió una pregunta: ¿Y dónde? Ahí entraron a jugar un papel importante las tesis de las FARC sobre la combinación de formas de lucha.

¿El objetivo era solo político o de otra índole?
Ya en el 2004 y el 2005 se empieza a hablar --y esa propuesta la lanza Venezuela-- de la creación de un ejército continental, que en el 2005 se materializa con el Frente Bolivariano de Liberación (FBL), con la participación del ELN y las FARC, de Colombia; el MRCA, un reducto de los sandinistas; el Ezequiel Zamora y 23 de Enero, de Venezuela, y otros grupos del continente. Hasta de Sendero Luminoso.

¿El FBL tiene sitios de operación, de entrenamiento?
Lo que sé es que sí ha habido entrenamiento por miembros del bloque Oriental de las FARC en el estado venezolano de Barinas.

¿Qué actividades hacen en la CCB en Colombia?
Nos dedicábamos a promover las tesis bolivarianas en universidades, colegios y, sobre todo, en el magisterio.

¿Tuvieron problemas con las autoridades?
Claro. Muchos compañeros fueron detenidos, pero los tuvieron que dejar libres porque cargar libros bolivarianos no es un delito. Las autoridades sí tenían algún conocimiento de que detrás de estas actividades estaban las FARC. El método de trabajo clandestino es muy eficiente, apenas las autoridades están conociéndolo. Es difícil judicializarlo. Aun teniendo como miembros honorarios a los de las FARC, no se puede probar que influyan.

¿Cómo ven los movimientos legales que apoyan a la CCB que esta tuviera como presidentes honorarios a 'Tirofijo' y 'Alfonso Cano'?
Para la izquierda, la vinculación a la categoría de terroristas es estadounidense. Por lo tanto, imperialista e ilegítima. Entonces, a pesar de esas presidencias honorarias, para muchas organizaciones estaba por encima la solidaridad de las izquierdas.

INFORME: El Tiempo (Colombia)

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook