Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
PRIMERA PIEDRA DE UNA INSTITUCIONALIDAD PRO NATURALEZA

El Ministerio del Ambiente tendrá amplias facultades para sancionar

Lo autorizan a cerrar operaciones cuando afecten el medio ambiente. Se mantiene hermetismo sobre quién conducirá el nuevo portafolio

Por Manuel Marticorena Solís

Tras años de descuido de la riqueza natural del Perú y después de más de dos meses con el proyecto de ley en la mano, finalmente ayer el presidente de la República, Alan García, promulgó el decreto legislativo que da nacimiento al Ministerio del Ambiente. El hecho de que se firmara en vísperas de iniciarse en Lima la V Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina, el Caribe y la Unión Europea (ALC- UE) no es casualidad. Es más, el propio presidente García reconoció que esto tenía un objetivo: dar el mensaje al mundo de que el Gobierno Peruano no solo está interesado en promover las inversiones en su territorio, sino que esto se realice a la par con la preservación del ambiente y la sostenibilidad de sus recursos naturales.

Pero eso no es todo, la creación del Ministerio del Ambiente servirá como soporte para que el Perú haga una propuesta de tipo ambiental en la cumbre, y es la creación de un fondo de reforestación, que se nutrirá, según el planteamiento, de un pago de US$0,50 por barril de petróleo y gas líquido que se comercialice en el mundo.

CON PODER DE SANCIÓN
¿Qué de nuevo traerá el Ministerio del Ambiente? Aparte de sus funciones básicas de velar por la preservación del aire, mar y tierra, lo más interesante es la creación del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), el cual si bien es un organismo adscrito al Ministerio del Ambiente se desenvolverá de manera independiente en sus decisiones.

Así, el decreto legislativo faculta al OEFA a intervenir en temas ambientales en todos los sectores (minería, pesquería, hidrocarburos, industria y agricultura) para no solo fiscalizar, sino sancionar. El OEFA podrá desde amonestar hasta suspender cualquier operación que tenga un impacto ambiental o que no siga las normas establecidas (esto incluye las realizadas por organismos estatales como las municipalidades).

También es una organización adscrita al Ministerio del Ambiente el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado que velará por preservar las zonas declaradas intangibles.

SEÑALAN DEBILIDADES
El director ejecutivo de la Sociedad Nacional de Derecho Ambiental, Manuel Pulgar Vidal, opinó que el Ministerio del Ambiente nacía como una organización débil, pues el decreto legislativo permite que los ministerios (Energía y Minas, Producción y Agricultura) tengan aún injerencia en el tema ambiental. Así, señala que aún los estándares ambientales y límites máximos permisibles en emanaciones y drenajes serán propuestos por estos ministerios.

El consultor en temas medioambientales Iván Lanegra advierte que temas clave, como el manejo del agua y de los bosques naturales, quedaron en el Ministerio de Agricultura. Asimismo no se ha definido si los estudios de impacto ambiental (que permiten desarrollar una actividad productiva garantizando que no se afectará el ambiente) serán evaluados por el Ministerio del Ambiente o seguirán haciéndolo los ministerios de la producción.

Pese a estos vacíos, ambos especialistas destacan que la creación del ministerio es un gran paso. Ahora dependerá de quién esté al frente para que esta organización se gane la confianza de la ciudadanía, sobre todo de las comunidades afectadas por temas ambientales (especialmente en la minería e hidrocarburos).

Lanegra acota que la organización requerirá de un fuerte liderazgo político y técnico para funcionar adecuadamente y para generar los consensos en torno a controversias ambientales.

Esto también dependerá de quién esté al frente. Al respecto, aún hay un hondo hermetismo sobre quién será el ministro. Se rumorea que el Gobierno le habría solicitado al ecólogo Antonio Brack asumir la conducción de esta nueva cartera y este se habría negado hasta en dos oportunidades. ¿Aceptaría si le hacen un tercer pedido? Está aún por verse, como también la implementación del Ministerio del Ambiente, que se estima completar en 90 días.

REACCIONES
4"Nos parece bien que el Ministerio del Ambiente fiscalice el sector minero, pero también debe priorizar y luchar contra la minería ilegal y la depredación de los bosques. Además, su composición debe ser netamente técnica".
YSAAC CRUZ
Presidente de la sociedad de energía, petróleo y minería

4"La deficiencia principal en la creación de este nuevo ministerio es la falta de debate sobre sus objetivos y funciones. No se han recogido otras propuestas y solo ha tenido acceso al proyecto del Poder Ejecutivo un círculo muy pequeño".
GLORIA RAMOS
Presidenta de la comisión de ambiente y ecología del congreso

4"El Ministerio del Ambiente contribuirá a reducir los conflictos sociales generados en torno a temas medioambientales. Todos los sectores deben colaborar con este organismo que velará por los recursos ambientales".
ISMAEL BENAVIDES
Ministro de Agricultura

PRECISIONES
Las tareas fundamentales
4Los temas ambientales tendrán a partir de la fecha voto en las decisiones del Consejo de Ministros, facultad que el antecesor del Ministerio del Ambiente, el Consejo Nacional del Ambiente, no tenía.
4Un objetivo inmediato será recuperar la confianza de las poblaciones en donde no solo se promueva las inversiones sino que el Gobierno deje bien claro su interés en preservar y cuidar el medio ambiente.

DEL CONSULTOR
Sembrando sostenibilidad*
Cuando el presidente García anunció la creación del Ministerio del Ambiente fundamentó su decisión en las exigencias de mayor competitividad y responsabilidad socioambiental de las industrias extractivas y las exportaciones. Esta justificación es importante, aunque alude a una parte de los desafíos ambientales producto del tratado de libre comercio con Estados Unidos (TLC).

Sin embargo, la agenda ambiental y su proyección son mayores. Por ello es necesaria una institucionalidad ambiental fuerte. La norma de creación del Ministerio del Ambiente recoge varias de las expectativas acumuladas en los últimos años. Integra o adscribe a varias de las entidades con responsabilidades ambientales (Conam, parte del Inrena, Senamhi y parte de la Dirección General de Salud) y asume la fiscalización ambiental sobre todas las actividades sectoriales.

Pero también hay atribuciones que se mantendrían en los ministerios, como la aprobación de los estudios de impacto ambiental de proyectos de inversión. El nuevo ministerio tampoco asumirá la gestión del agua, que seguirá sectorializada. Estas cuestiones deberán corregirse, pues su rol de liderazgo de un sistema de gestión pública ambiental (transectorial, descentralizado y participativo) requiere que no se le excluya del proceso de toma de decisiones, tal como ha venido ocurriendo.

La creación del Ministerio del Ambiente debe ser entendida como una oportunidad para recuperar la confianza de la ciudadanía en las capacidades y la presencia del Estado. Las incertidumbres de las comunidades y de los inversionistas, así como los conflictos socioambientales, deberán reducirse, al igual que la degradación ambiental, para generar más oportunidades para el desarrollo sostenible del Perú. En eso confiamos.
*Mariano Castro. Consultor en temas ambientales

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook