Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

En el día del servidor público

Rincón del autor. Una persona que se siente reconocida es el "activo" más preciado de una organización, porque el reconocimiento motiva a la superación personal

Por Beatriz Boza

La iniciativa privada es el motor del crecimiento económico, de la generación de empleo y de la innovación --¡qué duda cabe!--. Los datos recientes del INEI, que muestran que más de 1,4 millones de peruanos han salido de la pobreza, especialmente en la costa y centros urbanos en las regiones donde hoy florece la agroexportación y hay más actividad económica, indican que la iniciativa privada también contribuye eficazmente a reducir la pobreza en nuestro país.

Detrás de estos resultados tan auspiciosos están no solo los gerentes, trabajadores e inversionistas privados, sino también cientos de miles de trabajadores y gerentes del Estado que a diario contribuyen a crear las condiciones para que la iniciativa privada pueda florecer y, al mismo tiempo, para que los más pobres de nuestro país adquieran identidad, las niñas se alimenten bien, puedan cubrir sus necesidades de salud, de educación básica y de justicia.

Los equipos liderados por los gestores públicos, gerentes municipales, directores regionales de salud y educación, jefes de desarrollo económico, secretarios técnicos, supervisores, reguladores, coordinadores de educación y deporte, trabajadores sociales, enfermeros, obstetras, profesores, jóvenes en los programas de Serums y Secigra, entre muchos otros profesionales, son los protagonistas anónimos de los auspiciosos resultados que hoy exhibimos. Son muchos peruanos y peruanas que día a día proponen soluciones creativas costo-eficientes y nuevos paradigmas de enseñanza, inclusión social, desarrollo económico y gestión orientada al ciudadano. Ellos también son ejes del crecimiento económico, reducción de la pobreza y desarrollo de nuestra sociedad.

Así como debemos sancionar ejemplarmente la corrupción, el nepotismo, el tarjetazo, la arbitrariedad, el clientelismo político y el favoritismo desde el Estado, debemos hacer un alto para reconocer a los servidores públicos que sí hacen bien las cosas. Hoy, 29 de mayo, se celebra el Día del Servidor Público y es nuestra responsabilidad, como ciudadanos, considerar a los más de un millón de peruanos que detrás de la ventanilla o trabajando en zonas inhóspitas, hacen que nuestra administración pública funcione, sin ser siempre reconocidos por ello. Precisamente porque nos falta aún mucho camino por recorrer para garantizar la igualdad de oportunidades y tenemos que profesionalizar aún más nuestra gestión pública, una de las maneras de avanzar más rápido es practicando el reconocimiento de lo bueno. Una persona que se siente reconocida es el "activo" más preciado de una organización porque el reconocimiento motiva a la superación personal generando ganas de hacer más y mejor. Tenemos que impulsar mejoras en la gestión pública sobre la base de la excelencia y de las experiencias exitosas. En ese sentido, ciudadanos y autoridades debemos destacar hoy a aquel vigilante, secretaria, recepcionista, registrador, mando medio, gerente, asesor, mensajero, chofer, médico, enfermera y profesional estatal, gracias a cuyo esfuerzo, dedicación, creatividad y vocación de servicio estamos cosechamos importantes resultados.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook