Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
MUCHO OJO

No fue cinismo

Por Fernando Vivas

Fue pura canallada. El lugar común de calificar como cínicas las intervenciones de Montesinos ya está copado. Él lo sabe y nosotros lo sabemos.

De modo que lo que oímos ayer en la Diroes fue pura mentira sin ambición de ser creída, reafirmación del 'mira lo canalla que soy y lo idiota que es tu sistema de justicia, el que manejé a mi antojo'. La réplica a esta actitud de reo petulante llegó tarde de parte del juez César San Martín, al fin de la mañana: si no va a declarar formalmente, cállese de una buena vez.

Mientras habló, sabiendo que dejaría de hacerlo cuando le viniera en gana, no quiso ser cínico, pues el cinismo suele ser amable, sino sobrado, malcriado, arropado en sus recuerdos de inteligencia y misiones secretas. El fiscal José Peláez Bardales erró su estrategia, pues, en primer lugar, debió insistirle a San Martín para que conminara a Montesinos a comprometerse a declarar mientras durara su comparecencia y no apelar a la mudez total en cualquier momento.

En segundo lugar, una vez que Montesinos empezó a responder y podía parecer que lo haría hasta el final, en lugar de confrontarlo con preguntas de previsible negativa, pudo aprovechar el flanco débil de todos los poderosos en desgracia, nobles o canallas: la vanidad. Colocándolo en situaciones de importancia histórica y pidiéndole detalles, quizá hubiera soltado la lengua fuera de su libreto evidentemente pactado con la defensa de Fujimori.

En fin, eso ya no importa. Para la teleaudiencia quedó la ocasión, prolongada por tres horas y media, de tener a los capos del país de la corrupción que debemos dejar atrás confirmando que son socios y que, esta vez, las cámaras no la han dispuesto ellos sino el sistema democrático.

Había oído en algunos amigos este 'wishful thinking': va a arrastrar al 'Chino' desde el purgatorio en el que está al infierno en que él se encuentra. Pero Montesinos es un canalla encarcelado que cree que sus socios fujimoristas podrán aliviarle la pena, no es un converso.

El proceso superará este episodio previsible --la defensa de la parte civil anticipó lo que sucedería-- y oiremos un fallo decente.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook