Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
EDITORIAL

El gran desafío de crecer sin recalentar la economía

El presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Julio Velarde, ha lanzado una señal de alerta que no debemos soslayar: por ahora, ha dicho, no es posible crecer en 10% de modo sostenido, pues las expectativas de incremento de la demanda interna podrían presionar riesgosamente la inflación, que es el peor flagelo para los más pobres.

Al respecto, la respuesta del presidente Alan García ha sido oportuna y adecuada. Ha subrayado que el crecimiento de nuestra economía está garantizado, a pesar de los problemas internacionales "y que el Perú sabrá modular y corregir todo aquello que debe hacerse sin caer en ninguna de las tentaciones frecuentes".

De eso se trata. Hoy vivimos un período de crecimiento impensable hace varias décadas y que nos coloca en una expectante posición en el ámbito latinoamericano y mundial. Sin embargo, si bien no debemos tener miedo al crecimiento, debemos tomar las previsiones necesarias para que este sea sostenible en el tiempo.

Tal desafío tiene que ser asumido prioritariamente por el Gobierno y por el nuevo titular del MEF, Luis Valdivieso, con un manejo técnico y fino de la política económica que combine exitosamente el incremento de la inversión productiva y en infraestructura, el aumento de la productividad, el control del gasto fiscal y la mayor inversión en tecnología y educación.

Asimismo, como ya se ha está haciendo, debe estrecharse la coordinación con el BCR, que ya ha tomado algunas medidas necesarias de política monetaria, como subir la tasa de encaje y la tasa de referencia, para moderar el otorgamiento de créditos. A los consumidores, en tanto, hay que pedirles responsabilidad para evitar caer en la espiral de los créditos de consumo y de tarjetas de crédito, ante expectativas de crecimiento no siempre acordes con la realidad personal.

En suma, encarrilarnos definitivamente en la ruta del desarrollo demanda trabajo, inversión y actitud positiva, pero también ser realistas y prudentes, para que el crecimiento sea tan sólido como inclusivo en el futuro mediato.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook