Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
ECONOMÍA: POSIBILIDAD COMERCIAL

El potencial de nuestros productos naturales

Por Elizabeth Cavero

Si usted ha escuchado hablar de las propiedades nutricionales y terapéuticas del arándano rojo, originario de América del Norte, o del noni, originario de Tahití, es porque estos frutos y sus derivados participan de manera importante en el mercado mundial de los suplementos nutricionales fabricados con plantas. Este es un mercado que cada año mueve US$100.000 millones, pero del cual el Perú participa con cerca de US$10 millones.

Las empresas peruanas del rubro lo tienen presente y se preparan para crecer. Es el caso de Unifarm y su marca Vid Natur. También es el caso de la empresa Bionaturista. Ambas están entre las más fuertes del mercado nacional de extractos y pulverizados de maca, yacón, uña de gato, etcétera, y han invertido decenas de miles de dólares en certificar los procesos de manufactura de sus plantas (de 700 m2 y 3.000 m2, respectivamente) y en mejorar la presentación de sus productos.

Estas dos empresas compiten en un mercado muy informal, pero aun así han crecido considerablemente en sus ventas. Para Vid Natur, el siguiente paso es ampliar sus exportaciones y por ello invierte un promedio de US$8.000 en cada feria de negocios. Bionaturista dará un giro en su estrategia comercial al pasar de la venta en tiendas a la venta por catálogo.

Los mercados extranjeros también son la próxima meta para Hersil, laboratorio que tiene la propiedad de la marca Vibe, y parte de la propiedad en las marcas Schuler (pionera del rubro) y La Molina. Con Vibe, Hersil está entrando a Europa del Este y con La Molina (marca que tiene detrás de sí el respaldo científico de la Universidad Agraria) se alista par crecer en China y Filipinas. En los próximos cuatro años espera duplicar sus ventas en Asia.

Hasta el momento hablamos de productos finales manufacturados en el Perú, pero también hay empresas que venden las harinas y extractos. Es el caso de Zana Export, una de las 18 empresas asociadas en el Instituto Peruano de Productos Naturales (IPPN). Los productos intermedios de Zana están en Japón, mercado en el cual es improbable que un consumidor elija un frasco de comprimidos hecho en el Perú a uno fabricado localmente. Es una tendencia por la cual clientes de Alemania han dejado de comprar el producto final hecho en el Perú y han comenzado a importar el insumo.

Para Zana, el próximo paso comercial estaría en Europa, ante cuyas autoridades se presentará este año el expediente que permitiría el ingreso de la harina de yacón. Un esfuerzo de US$200.000 que ha involucrado a la cooperación extranjera.

Fuera de este logro, que el Perú ha obtenido antes que países vecinos, es poco lo avanzado en la promoción de este sector. Desde el Estado, una comisión interministerial que intenta promocionar el biocomercio de acuerdo con el convenio sobre diversidad biológica, trabaja con migajas de presupuesto ordinario cedidas desde otras instituciones. Blanca Sánchez, representante del Ministerio de Comercio Exterior en esta instancia e interlocutora con el sector privado, admite que el Estado va más despacio de lo que los empresarios demandan, pero precisa que el interés público no es solamente promover el comercio, sino hacerlo de la mano del desarrollo social.

Esto, por cierto, no explica el caso más extremo de la inacción del Estado frente al sector. Nos referimos al caso de la Ley de Promoción de Complementos Nutricionales para el Desarrollo Alternativo (27821), que fue promulgada en agosto del 2002 y aún no tiene reglamento. Mientras tanto, los extractos y pulverizados están en el limbo entre alimentos y medicamentos, que los limita en mercados internacionales y los empuja a la informalidad en el mercado nacional.

EN PUNTOS
4El plan estratégico del sector de productos naturales da prioridad a la maca, el camu camu, el yacón, el sacha inchi y la uña de gato. Además de estudios de mercado, cada uno requiere investigaciones sobre sus principios activos y aplicaciones.
4Según el sector privado, el Estado (más precisamente el Centro de Salud Intercultural) cuenta con los estudios de estas plantas, pero no los comparte con las empresas.
4El mayor fondo de promoción del sector es el del proyecto Perú Biodiverso, que cuenta con US$5 millones, de los cuales US$2 millones son aportados por la cooperación alemana y suiza. Apoya el manejo de cultivos de maca y sacha inchi y yacón y en la extracción de camu camu. En total, unas 500 hectáreas.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook