Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

DEPORTE TOTAL

Peter López confía en lograr una medalla

Es la carta peruana en taekwondo para los Juegos de Beijing

Por Patrick Espejo M.

Hace tan solo 20 minutos que terminó la práctica en el coliseo auxiliar del Dibós, junto con la selección nacional, y Peter López ya se cambió. Maletín en mano y acompañado por su entrenador, el estadounidense Paris Amani, va rumbo al Lada azul, algo destartalado, que está estacionado cerca de la puerta de ingreso. No ve el momento de ir por un buen desayuno, que compense las casi dos horas de entrenamiento que comenzó cuando Lima todavía estaba a oscuras.

"Si me vas a sacar una foto, te pido que sea con los anillos", le dice a la fotógrafa. Él está orgulloso de los aros olímpicos que se tatuó en la espalda en enero de este año, apenas dos semanas después de haber logrado un hecho histórico para el taekwondo: convertirse en el primer peruano que competirá en unos Juegos Olímpicos.

Lima lo motiva. Siente que aquí recarga sus baterías, además de ser el único lugar donde encuentra anticuchos. "Viviría comiéndolos. Son deliciosos", dice con algo de picardía.

"Tengo la mente puesta en disputar una de las tres medallas. Sé que lo puedo lograr", dice, y es imposible no ilusionarse con él. Ayer entrenó con Alexander Ortiz, integrante de la selección y uno de los pocos que tienen la misma talla de López.

En el otro sector de la cancha está Julissa Diez Canseco, campeona panamericana juvenil y una de las taekwondoístas de mucha proyección. Peter observa y dice: "Cuando aseguramos la clasificación tomé una decisión. Yo no he vuelto a competir en ninguna prueba oficial y opté por tampoco ir de gira por Europa o algún otro país. No he querido revelar nada de mis progresos a los potenciales rivales", explicó.

En el Dibós entrena de 6 a 8 de la mañana. Al mediodía hace trabajo de gimnasio en el Albergue Olímpico. Y en las tardes, pasadas las 5 p.m., entrena en el pequeño ambiente que tiene la Federación de Taekwondo en el Estadio Nacional.

En plan de ayuda
Por su formación familiar, López es desprendido. Con parte de los 25 mil dólares que ganó el año pasado por la medalla de plata en los Juegos Panamericanos compró indumentaria deportiva (petos protectores, trajes de competencia, etc.), al que le sumó otro tanto que fue recolectando en Houston, la ciudad donde entrena. Poco a poco lo fue trayendo al Perú. Hoy en la mañana hará un alto a su rutina y volará al Cusco para entregarla a los niños que entrenan desprovistos de protectores. "Es una forma de retribuir todo lo que el deporte me ha dado", dijo. Ese gesto terminó de describirlo. Él, con la medalla o no, ya es un campeón olímpico, con los anillos tatuados en la espalda.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook