Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
LA CASA COURRET

Art Nouveau en Lima

Un ejemplo notable de modernismo en la arquitectura limeña

Por Ricardo Guerrero

Una fachada de formas estilizadas y llamativos balcones sobresale en la tercera cuadra del Jirón de la Unión. Se trata de la Casa Courret, inmueble que a fines del siglo XIX y comienzos del XX funcionó como la sede principal de uno de los estudios de fotografía más importantes de la ciudad de Lima.

Hacia el cambio de siglo el Perú era un país que vivía la ilusión de la Modernidad y Adolfo Dubreuil, que había adquirido el estudio de los hermanos Courret, deseaba dar una nueva apariencia a su local. Por ello decidió remodelar la fachada de la casa.

El Art Nouveau --corriente modernista francesa que se encontraba en pleno auge-- inspiró el trabajo. Este estilo representaba una ruptura frente a la sobriedad arquitectónica precedente y se caracterizó por su exotismo, por su inspiración en la naturaleza y por el frecuente uso de las formas redondeadas.

LA FACHADA
Las características más típicas del Art Nouveau pueden ser perfectamente reconocidas en la ornamentación de la fachada de la Casa Courret, que se estrenó la noche del 22 de mayo de 1905 y se conserva hasta hoy.

El frontis de tres niveles está dominado por cinco balcones biomorfos profusamente decorados: dos en el nivel más alto y tres en el nivel intermedio. Los ángulos rectos de sus puertas y ventanas han sido disimulados por relieves redondeados que las enmarcan y sugieren formas de la naturaleza.

En el primer nivel, un almohadillado discreto cum-ple también la función de redondear los ángulos de las puertas de ingreso al recinto, disimulándolos y evitando que la composición pierda movimiento. Al centro, en un cartel de estilizada tipografía, se lee: "Fotografía Central. E. Courret y Cía. A. Dubreuil. Fundada en 1965". Y sobre él, en lo alto, una mujer que mira hacia el frente y parece salir de un mar brumoso corona la composición.

La casa Courret es testimonio de un período de patrones arquitectónicos eclécticos y, no obstante el intenso uso comercial que se le ha dado, mantiene su gran valor estético.

EL LEGADO DE COURRET
Eugene Courret llegó al Perú en la década de 1860 como camarógrafo de una compañía fotográfica vinculada al prestigioso estudio Nadar de Francia. Poco tiempo después, él y su hermano abrieron un estudio propio que creció rápidamente y se convirtió en el más premiado y prestigioso del Perú. En sus casi setenta años de existencia el estudio Courret acumuló más de 50 mil fotografías, que constituyen un invalorable registro de la historia política y social del país. Los negativos y las placas de este archivo se conservan en la Biblioteca Nacional.

Conservación
4Debido al uso reciente de la casa Courret se han producido importantes cambios en la estructura del edificio.
4Los ambientes interiores han sido acondicionados para un local comercial y la propiedad ha sido unida al solar posterior, convirtiéndose en una especie de pasaje que conecta el Jirón de la Unión y el pasaje Olaya.
4Por otra parte, las ventanas y puertas de los balcones de las plantas superiores no han tenido un mantenimiento adecuado y lucen deterioradas.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook