Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
EMPLEAN TÉCNICAS DEL NARCOTRÁFICO

Mafias sacan huacos hasta en panetones

Los métodos que utilizan las mafias que trafican con el patrimonio cultural para sacar las piezas del país se asemejan a los del narcotráfico. El año pasado, los oficiales de Aduanas hallaron huacos escondidos al interior de panetones. Sin embargo, en este caso no fue difícil identificarlos, pues aparecieron en los rayos X. "Lo más difícil es identificar los tejidos. Se ha intentado sacar pedazos de tela original adheridos a polos o tejidos actuales", dice John Alarcón, intendente de la Oficina de la Aduana Postal. El oficial dice que, a veces, cuando se trata de cerámicas originales, se las pinta por encima para que luzcan como una pieza nueva.

"La lucha contra el tráfico del patrimonio debería ser igual a la que se da contra las drogas, porque funcionan y trabajan igual", dice María Elena Córdova, ex directora de Defensa del Patrimonio del INC.

"La venta por Internet es una gran amenaza para el patrimonio porque no existe forma de regularla", advierte María Elena Córdova. Los vacíos legales sobre este tema facilitan el tráfico internacional del patrimonio cultural y lo convierten en el tercer negocio más rentable del mundo, después del narcotráfico y el tráfico de armas.

Una vez que la pieza está fuera del territorio peruano, las posibilidades de retorno son remotas. Probar que aquel bien le pertenece al Perú es una tarea titánica si es que este no se encuentra registrado como patrimonio cultural de la nación. Y, obviamente, si ha sido huaqueado no estará registrado. "Las casas de subasta no pueden comprobar cuánto tiempo tiene la pieza en ese país. Además, para garantizar que es peruano debería estar inventariado y eso es imposible porque hay mucho patrimonio saqueado o que aún está enterrado", insiste Córdoba. Solo en el caso de los países miembros de la Comunidad Andina existe un acuerdo para que ,cada vez que alguien intenta retirar bienes del patrimonio, sean los portadores de estos bienes los que demuestren que la pieza fue sacada legalmente del país. "Y eso nunca va a pasar porque la salida de patrimonio solo se autoriza por resolución suprema", explica.

Aunque no se puede determinar la cantidad exacta, los arqueólogos estiman que la mayoría de las piezas culturales que se comercializan tiene un origen ilícito; fueron huaqueadas o robadas de alguna iglesia o museo del país. Lo mismo ocurre con las colecciones privadas.

SEPA MÁS
Coleccionistas privados
4En Francia, la Casa Christie's ha decidido no vender piezas peruanas.
4Los objetos de procedencia peruana son observados meticulosamente en Canadá y México. Si se descubre que son peruanos, son devueltos.
4La Ley del Patrimonio Cultural obliga a los coleccionistas privados a registrar cada una de sus antigüedades. El plazo vence el próximo año.,

ALTA VOZ
4"El INC debería poner en su página web la foto de cada una de las piezas robadas"
¿Qué es lo que hace falta para vigilar mejor el huaqueo y el robo de nuestro patrimonio cultural?
Creo que es un problema estructural y se necesitan aplicar soluciones de largo plazo. El INC está como está porque hay una falta de transparencia con el tema del tráfico de patrimonio. Muchas de las piezas terminan en manos de gente con mucho poder y dinero. Otras veces son extranjeros en complicidad con peruanos.

¿A quién le compete facilitar las pruebas de este tráfico de bienes si no existe una policía o una fiscalía especializada?
A la procuraduría del INC. Es más, en otros países hay una policía especializada.

¿El destino de las piezas saqueadas o robadas es casi siempre el mercado estadounidense o el europeo?
Yo creo que se vende tanto adentro como afuera. El coleccionista peruano siempre dice que compra la pieza para evitar que esta se vaya al extranjero. Eso es una gran excusa. Una forma de combatir el tráfico es negándonos a comprar un bien del patrimonio y denunciarlo.

Hasta ahora solo se ha penado a los huaqueros...
O al ladrón sacrílego (robo de iglesias). Sin embargo, las personas que tienen amplias colecciones de huacos o mantos o piezas de oro no dicen nada y son personas prestigiosas. Ellos no dicen de dónde los sacaron. No se trata de hacer una cacería de brujas, sino de que se sepa la procedencia del patrimonio. En otros países cada pieza tiene una ficha técnica y se documenta cómo fue adquirida.

Pero eso es lo que se intenta hacer con la actual ley, que obliga a los coleccionistas privados a registrar los bienes del patrimonio en el INC.
Ahí los coleccionistas deberían sincerarse y decir la procedencia de los bienes.

Pero los que se están acercando al INC para registrar sus bienes dicen, casi todos, que son producto de una herencia...
Eso es imposible. La gente no era custodia de plata, ni lienzos religiosos, ni altares, ni frontales de plata. Todas esas piezas tienen un origen ilícito. Han sido robadas. Así podría ayudar a la identificación. Además, esa ley no es suficiente. El reglamento no está claro, debería fomentar la investigación para conocer el origen de cada una de las piezas, o de las más importantes. El INC debería poner en su página web la foto de cada una de las piezas robadas.

¿Y por qué cree que el INC no cuelga esa información?
Porque tiene miedo o porque de repente hay algún tipo de complicidad. Otro de los problemas que hay es que aquí se permite la comercialización del patrimonio y esa es una de las cosas por las que perdemos los casos en Estados Unidos. Solo se debe permitir el traslado de la custodia pero no el pago por este.

LA FICHA
Nombre: Mariana Mould de Pease. Historiadora egresada de la Pontificia Universidad Católica del Perú.
Trayectoria: Ha publicado textos sobre la conservación cultural y el uso social de nuestra herencia común. En el 2003, publicó "Machu Picchu y el Código de Ética de la Sociedad de Antropología Americana".

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook