Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
A REPARAR DE UNA BUENA VEZ

Un intento de reconciliación

Por Fernando Vivas. Periodista

No me considero un caviar, porque en mi oficio no es bueno llevar camisetas con logo. Pero estoy cerca de los caviares hoy que se celebran los cinco años de su primer hito histórico: la entrega del informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. Incluso trabajé para la CVR en la elaboración del capítulo sobre la prensa en los años de la violencia.

Tras contarles ese dato personal --transparencia obliga-- quiero comentar el fastidio que me provoca oír al infante de marina Ántero Flores-Aráoz, probablemente interpretando órdenes de su jefe, el almirante Luis Giampietri, cuando replica airado a los ex comisionados que reclaman al Estado que se apure con el pago de reparaciones a las víctimas.

Dejo la ironía a un lado para intentar decir algo conciliador al ministro de Defensa y al vicepresidente: Entiendo que se pongan en guardia para defender al cuerpo militar de un posible exceso de judicializaciones que frustre muchas vidas y carreras de uniformados. Entiendo que teman que, de juzgar casos escandalosos y repugnantes como el de Telmo Hurtado, se pase a condenar con extrema severidad a muchos soldados y oficiales por crímenes que cometieron sin ser conscientes de su gravedad y en un contexto de insoportable tensión; o que se hicieron de la vista gorda porque les parecía inmanejable la situación. También puedo comprender, aunque no pienso igual, que les enerve el pedido de disculpas institucionales.

¿Pero por qué no atender el reclamo para acelerar el pago a sobrevivientes, deudos y comunidades pobres? ¿Por qué intentar boicotear al Consejo Nacional de Reparaciones recortándole el presupuesto para que prosiga alimentando el Registro Único de Víctimas que es la base para los pagos que debe ejecutar la Comisión Multisectorial de Alto Nivel?

Hasta el momento --más allá del cumplimiento de las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos-- no se ha reparado a ninguna víctima individual de las 10.670 registradas y solo se han entregado S/.6'500.000 a 65 comunidades (S/.100.000 a cada una) de un total de 3.560 registradas, o sea a menos del 2%. Para el 2008 se calcula una cifra similar.

Más significativas resultan las ordenanzas de autoridades regionales y municipales para ayudar con empleo, educación y salud a las víctimas de la violencia y el aporte de empresas mineras que no son focos de caviarismo, que yo sepa.

Esto no es cosa de fachos ni caviares, sino de solidaridad nacional. El registro y el pago no distinguen si la víctima perdió la vida por obra de Sendero Luminoso --que es el principal victimario-- o de las FF.AA.; y en él se hermanan nombres tan diversos como el del alcalde de Huamanga Fermín Azparrent, los periodistas Hugo Bustíos y Bárbara D'Achille, el sindicalista Saúl Cantoral, la lideresa barrial Pascuala Rosado y el ex presidente del JNE Domingo García Rada, así como los caídos en Lucanamarca, Tarata y Putis.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook