Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
¿UN AGUJERO NEGRO?

La madre de todas las partículas

Por Modesto Montoya. Físico

El Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN) está a punto de consolidar su primacía en la carrera por concentrar la mayor cantidad de energía y convertirla en partículas con masas jamás producidas.

En los grandes laboratorios se aceleran partículas hasta velocidades cercanas a la de la luz, para alcanzar la mayor energía posible. Luego se les hace chocar entre sí. Con ello se concentra energía en una región infinitesimal para convertirla en partículas con masas muy superiores a las iniciales. En el CERN, usando el Gran Acelerador de Hadrones hoy 10 de setiembre se acelerarán protones hasta alcanzar una energía de 450 mil megaelectronvoltios. Para tener una idea de lo que esto significa, podríamos decir que para que un protón alcance esa energía, esta tendría que ser de 450 mil millones de voltios. Esto no es posible. En realidad ello se logra con tecnologías avanzadas de electromagnetismo.

El siguiente paso será acelerar los protones y antiprotones hasta que alcancen cada uno una energía de 5 millones de megaelectronvoltios. Al chocar frontalmente protones y antiprotones con esa energía, se espera que se produzca la partícula llamada Bosón de Higgs, cuya masa se estima en unas 130 veces la masa del protón.

Hay gente que teme que la concentración de energía y masa, que se logrará en estos experimentos, dé lugar a un agujero negro, como los que existen en el cosmos a miles de millones de años luz de la Tierra. En realidad, la masa y energía que se concentrarán en los experimentos que nos ocupan no son mayores que la masa existente en el más minúsculo grano de arena. ¡Y los agujeros negros tienen centenares de veces la masa del Sol!

Otros opositores a los experimentos del CERN dicen que se gasta mucho para comprobar una teoría que no tiene aplicación práctica. Lo que olvidan es que las técnicas, los materiales y los equipos, desarrollados para llevar a cabo estos experimentos, han dado lugar a instrumentos con cuya comercialización se ha recuperado la inversión en esta ciencia de frontera. Entre los más difundidos están los equipos de imágenes médicas, los que permiten diagnóstico temprano de diversas enfermedades.

Los físicos de todo el mundo están a la expectativa de los resultados de la búsqueda del Bosón de Higgs. De ellos dependerá la dirección que tomarán las investigaciones sobre física de altas energías. Por su lado, las empresas de alta tecnología siguen de cerca estos experimentos, buscando en qué nuevo producto invertir, usando el conocimiento generado en la investigación sobre el origen de la masa y el universo en general. En suma, ciencia, tecnología y buen comercio están íntimamente ligados.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook