Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
DEPARTAMENTOS DEL PROGRAMA MIVIVIENDA EN PUEBLO LIBRE PRESENTAN RAJADURAS

Vecinos denuncian a constructoras por daños estructurales en residencial

Peritajes se contradicen sobre la causa de los desperfectos

Nelly Rodríguez tiene dos niños de 10 y 7 años y un tercero está en camino. En el 2005 ella y su esposo decidieron dejar el pequeño inmueble que alquilaban en Breña e invirtieron sus ahorros en la cuota inicial de la que prometía ser la casa de sus sueños: un departamento de estreno con acabados modernos y las facilidades de pago del programa Mivivienda. La suya sería ahora una familia feliz si no fuese por esas grietas y fisuras como patas de araña que pocos meses después de la mudanza empezaron a dibujarse (amenazantes) en los muros de su nuevo hogar.

La familia de Nelly no es la única afectada en este complejo habitacional de cuatro bloques y once pisos llamado Residencial Bolívar. Más del 50% de los departamentos presenta fisuras en las paredes de diversa gravedad, según Maricarmen Iturri, una de las perjudicadas y representante legal de los propietarios.

Tras el terremoto en Pisco de agosto del año pasado, el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) visitó el complejo de edificios (ubicado en la cuadra 5 de la Av. Bolívar, en Pueblo Libre) y lo declaró de alto riesgo. Lo mismo hizo la municipalidad distrital.

Roberto Maggiorini, gerente de servicios a los vecinos del municipio, señala que ambos informes advierten la existencia de fisuras en vigas, placas, columnas y paredes. Ello significa que hay daño estructural, explica Félix Delgado, especialista del Centro de Peritaje del Colegio de Ingenieros del Perú.

Ni el Concejo de Pueblo Libre ni el Indeci se animaron a precisar las causas del daño en las estructuras del inmueble. En cambio, sí lo hizo un peritaje de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), solicitado por los vecinos.

"Las bases se construyeron con una calidad de concreto por debajo del estándar", afirmaba el estudio de la UNI, realizado en marzo del 2007.

DENUNCIAS SIN ECO
Amparados en dicho documento, los vecinos denunciaron el caso ante la policía en marzo del 2008. En los próximos días, la Fiscalía Penal 36 de Lima, a cargo de Pablo Livia Robles, anunciará si abre proceso ante el Poder Judicial a Berric S.A., la empresa inmobiliaria que vendió a 135 familias los departamentos de Residencial Bolívar.

Mantto S.A., la compañía que se encargó de la construcción, también está siendo investigada.

El 31 de julio, la investigación policial determinó que no existían suficientes pruebas para acusar por delito de estafa a los representantes de Berric S.A. y recomendó que los reclamos se discutieran en un proceso civil. Llegó a esta conclusión porque, en mayo, un informe del Colegio de Ingenieros, realizado a solicitud de la empresa, consideró deficiente la metodología empleada en el estudio de la UNI.

Consultado por este Diario, el accionista mayoritario de Berric, Alberto Cohen, negó que las rajaduras constituyan un riesgo de colapso. "Es normal que haya fisuras en una construcción nueva. Esos vecinos no hacen el mantenimiento del edificio y quieren que uno les solucione para siempre cualquier minucia", dijo en referencia al sistema contra incendio y los cables de luz mal instalados, que también han motivados quejas de los vecinos.

Alonso Solís, abogado de Berric, cree que el Ministerio Público archivará el caso por falta de pruebas. "Haría falta una tercera evaluación de estructuras. Si esta demostrase que Mantto construyó mal, nosotros asumiríamos la responsabilidad y denunciaríamos a esa empresa", afirma.

Una tercera evaluación les costaría a los vecinos unos US$6.000 entre todos, según Maricarmen Iturri. "Todo lo que queríamos era un lugar lindo para vivir y ahora ni siquiera podemos dejar allí a nuestros hijos", se lamenta.

"Nos dieron gato por liebre", insiste Luis Magallanes, joven propietario de uno de los departamentos, quien pagó por su vivienda US$31.000 al contado.

CLAVES
Obra tenía aprobación del municipio
1.
El 2005, el concejo distrital dio la conformidad de la obra, pero el 2007 pidió revisar las estructuras. En enero de este año, ordenó paralizar una construcción contigua por considerar que esa podía agravar los daños.

2. Alonso Solís, abogado de Berric, dice que el Indeci declaró en "alto riesgo" el edificio sin realizar una inspección rigurosa: "Sus inspectores hicieron observaciones y no pruebas".

3. El ingeniero Félix Delgado, del Centro de Peritaje del CIP, aclaró que no se cuestionaron las conclusiones de la UNI, sino exclusivamente la metodología utilizada. Esto se hizo a solicitud de los abogados de Berric.

4. "Es innegable que en el edificio existen fallas estructurales. Lo que el informe de la UNI no puede determinar con contundencia son las causas de aquellas", dijo.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook