Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
POESÍA PARA LOS 'CRACKS' DEL DEPORTE REY

De fútbol y rimas

El autor de una oda a Teófilo Cubillas y declarado hincha de Alianza Lima dibuja en estas líneas a los futbolistas que admiró y elogia a Lolo Fernández

Por Arturo Corcuera. Poeta

1. DIEGO MARADONA
El premio Balón de Oro, concedido en Italia a Maradona, fue motivo para que los directivos de la FIFA declararan que "no es el momento de darle un premio al Pibe", aludiendo a su adicción a la droga, en la actualidad ya superada. Pero los hinchas opinamos que siempre será oportuno darle un premio a Maradona, sobre todo ahora que ha cumplido con su tratamiento y que políticamente se alinea con la historia. Ir a La Habana a estrechar la mano de Fidel es saber jugársela, saber comportarse como un ciudadano libre y corajudo que piensa y actúa con independencia. Es desafiar a los todopoderosos que quieren dominar el mundo como si fuera su pelota. Es comportarse libre en la cancha y libre en la vida. ¡Bravo, 'Pibe de Oro'! "¡La pelota ríe y canta / la pelota zumba y vuela !", en los versos de Juan Parra del Riego. Pero la pelota ríe y canta, zumba y vuela mejor en los chimpunes de Maradona.

2. VALERIANO LÓPEZ
No con patadas. Nos enseñó que el fútbol se juega con la cabeza. Solo Lolo Fernández o el 'Feo' Salinas tuvieron la potencia de sus disparos. La diferencia estriba en que Valeriano López, para hacer goles, no necesitaba de chimpunes. Le bastaba que sus elásticos lo elevaran al cielo (ya está en el cielo) para colocar un mortífero gol de cabeza. Por eso el 'Tanque de Casma' hacía ver estrellas a los guardametas que intentaban detener sus misiles. De puro cunda hubiera sido capaz de meter un gol de palomita derribando los travesaños del arco iris. Quienes lo vimos jugar sabemos que su biografía supera la palidez de su leyenda. Como a él, a nadie se le temió tanto en nuestro fútbol cuando, al comienzo del partido, le señalaba al guardavallas por dónde le metería el gol. Cuando el juez de esquina cobraba un córner todos los espectadores sabían que equivalía a un gol. Lo he visto privar arqueros, descalabrar defensas. /¿Qué torbellino de ébano es ese que avanza arrollador con un turbante de goles en la cabeza? / No hay muro que le salga al frente / Demoliendo barreras / Cañoneando con la cabeza / Hombre gol de rutilante casco / El 'Tanque de Casma' Valeriano López / y --su compadre Barbadillo--/ carnales de césped y de la cebada/ bebiéndose todo el rocío de los prados/ ¿dónde iremos a 'buscallos'?

3. LOLO FERNÁNDEZ
Impedido de caminar, en silla de ruedas, sin reconocer a quienes lo rodeaban, sin recordar siquiera sus hazañas, pasó sus últimos años Lolo, ídolo y uno de los íconos del fútbol peruano. Será difícil que el tiempo borre de la memoria popular sus cañonazos que hicieron temblar y llorar a los guardametas, y rugir y delirar a las multitudes. Rompió redes, privó a jugadores, astilló travesaños, disparó los balones con tal fuerza que se perdieron para siempre en el espacio y que giran hasta hoy en el cielo infinito. Fue un señor en la cancha, un señor con redecilla y casaquilla crema. El colmo de su caballerosidad fue disculparse cuando un balón suyo golpeaba al adversario o cuando hacía un gol que dejaba sin respiración al arquero. La energía que derrochó en el juego le hizo falta en los últimos días de su vida, pero continuará dando vitalidad a los jóvenes deportistas que no alcanzaron a verlo jugar y solo lo conocen a través de la leyenda. Por eso Lolo es un jugador casi mitológico.

Yo, hincha declarado de Alianza , le rindo mi homenaje emocionado, aunque no dejen de dolerme los tres goles que nos metió el día de su retiro, en ese clásico de clásicos en el que no tuve más remedio que aplaudirlo hasta terminar con las manos afónicas y encallecidas. ¡Merecías vestir la casaquilla de Alianza, Lolo!

4. CUATRO LÍNEAS PARA CUATRO ARQUEROS
Vitoreaban gol cuando 'el Mago' Juan Valdivieso se sacaba la pelota de la manga.

Jorge Garagate, relámpago dotado para atrapar la luna o una golondrina en el aire.

Teódulo Legario, portero suicida capaz de atenazar la pelota de los chimpunes de un tornado.

René Higuita, guardavallas que convirtió el veneno del escorpión en el dulce manjar de las tribunas.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook