Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

ESPAÑA. Festival Internacional de Sitges

Las fobias de un autor

CHARLIE KAUFMAN PRESENTÓ SU PRIMERA DIRECCIÓN CINEMATOGRÁFICA, "SYNECDOCHE, NEW YORK". EL GUIONISTA Y DIRECTOR RECIBIÓ EL PREMIO MÁQUINA DEL TIEMPO

BARCELONA [EFE]. El guionista neoyorquino Charlie Kaufman, ganador de un Óscar por "Eternal Sunshine of the Spotless Mind", presentó en el Festival Internacional de Sitges su primera dirección cinematográfica, "Synecdoche, New York", en la que ha vertido las obsesiones de un creador.

Kaufman trae a la sección oficial del festival, fuera de competición, una película de su autoría que recrea las filias y las fobias de un director teatral obsesionado con hacer la obra de su vida.

El escritor planeaba desde hacía tiempo convertir en película su historia y para ello pensaba que la dirección debía correr a cargo de Spike Jones, pero, al estar este ocupado, decidió ponerse por primera vez detrás de las cámaras.

Asumió finalmente el papel de director de su proyecto --según explicó durante la presentación del filme-- porque "nadie entiende mejor que yo la historia".

Kaufman recibió el premio Máquina del Tiempo, que el Festival Internacional de Sitges dedica a personajes destacados del mundo del cine fantástico.

Admitiendo que hay mucho de él en lo que hace, el guionista de películas de culto como "Being John Malkovich" destacó la importancia que confiere a la honestidad en sus guiones porque quiere ser honesto consigo mismo.

EL FILME
"Synecdoche, New York" es una cinta que recrea la peripecia vital de un director de teatro hipocondríaco, obsesionado con la soledad y la muerte, que quiere cambiar el sentido de las obras que hace y construir la gran obra de su vida, en la que vierte su día a día durante años.

El director teatral, que busca su propio papel y personaje y con ello se busca a sí mismo durante años realizando el montaje de su vida, está recreado por Philip Seymour Hoffman, un actor muy serio, según Kaufman.

Durante el rodaje, Seymour y Kaufman hablaron largo y tendido de los personajes de la historia y de lo que significa "volverse viejo, los niños, la familia y la muerte". Esas son las principales obsesiones del protagonista del filme, quien también destila una gran dosis de soledad y angustia por ello, sobre todo a causa de la crisis que atraviesa después de que su esposa, una artista de éxito, lo haya abandonado para irse a Berlín con la hija de ambos.

"Trabajar con Seymour ha sido una experiencia muy positiva porque hemos hablado mucho y hemos empleado muchas semanas preparando el personaje", dijo Kaufman.

Su próximo proyecto, que ya está en proceso de escritura, versará sobre la inocencia, un tema que le preocupa.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook