Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

ESTEBAN CABALLERO. UNFPA

Alta voz

"El acceso a los servicios de salud va a verse afectado por la crisis internacional"

El Banco Mundial calcula que por cada punto de PBI que las economías no van a crecer, hay 20 millones de nuevos pobres en el mundo. El cálculo es que la crisis financiera ha llevado a 100 millones de personas a la pobreza. ¿Qué perspectivas tiene sobre ello el Fondo de Población de Naciones Unidas?
No puedo comentar las cifras del Banco Mundial; sin embargo, lo que ya podemos ver en América Latina es que va a haber consecuencias para la población, aunque los países cuyas economías estaban mejor preparadas van a tener capacidad de respuesta. Es el caso del Perú, Chile, México, Brasil. Se dice que estos países no llegarían a una recesión, sino solo a una desaceleración.

¿Cuál es ese impacto?
Desde la perspectiva de la población yo diría que, primero, el acceso a los servicios de salud va a verse dañado: a menor crecimiento menos empleo, menos recaudación, menor disponibilidad de recursos para invertir en la salud. Entonces ahí hay un riesgo de que se deteriore la atención en salud, incluyendo la reproductiva. En segundo lugar, es probable que haya un crecimiento del mercado de trabajo menos compatible con la demanda de empleo que hay en la región, debido al gran contingente de jóvenes. Entonces va a haber jóvenes con menos oportunidades y por lo tanto con un menor estatus en la comunidad.

¿Esto a su vez trae problemas de inseguridad?
Así es, estos jóvenes sin empleo serán una población ociosa y es de esperarse que en algunos casos haya problemas de seguridad. Además, es probable que en muchas familias, los jóvenes no puedan hacer el tránsito a una vida adulta, a una vida autónoma, y que permanezcan en los hogares de sus padres. Hogares en los que además es probable que ya estén viviendo los abuelos. Este hacinamiento genera tensión por la distribución de los recursos del hogar y esto genera mayor tensión y violencia.

Son problemas sociales que siempre hemos tenido, pero de los cuales se estaba saliendo.
Sí. Además, no olvidemos que en muchos países hay miles de familias que dependen de las remesas y estas, con la recesión en los países desarrollados, se constituyen en un problema directo. Y por supuesto, las oportunidades de mejorar la situación del hogar emigrando a otro país, ahora son menores.

Mencionó que los gastos destinados a la salud pueden verse afectados. ¿Cuál sería su recomendación?
Si va a tener que haber cierta racionalización de los gastos y cierta repriorización, no hay que olvidar que la inversión en población es la menos costosa y la que más reditúa en el largo plazo.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook