Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
CORREDOR METROPOLITANO

Advierten que reducción de rutas debe avanzar a la par del Cosac

Concejo tiene plan para transportistas afectados pero no hay fecha de inicio

Por Elizabeth Salazar Vega

Tras cinco meses de trabajos, en setiembre pasado la Municipalidad de Lima culminó las obras que realizó en el Óvalo Balta como parte de lo que será el Corredor Segregado de Alta Capacidad (Cosac) y dispuso la apertura del tránsito en la Av. Bolognesi. Pero los conductores no imaginaron que el panorama vehicular iba a cambiar de modo permanente.

El sentido sur-norte de las avenidas Bolognesi y República de Panamá, que une Barranco y Chorrillos, ha sido habilitado solo para los vehículos particulares. Los buses y coasters ya no pueden poner sus llantas sobre dichas vías y deben continuar su recorrido por calles como Vigil, Lima y Miraflores, las cuales, por su estrechez y diseño, no son aptas para soportar esta carga.

Alfred Silva, gerente de Desarrollo de la Ciudad del Concejo de Barranco, ya había manifestado la incomodidad de los vecinos por el intenso tráfico y el deterioro de la capa asfáltica que ahora deben soportar dichas calles, pero personal de Pro Transporte --dependencia de la Municipalidad de Lima-- confirmó que esta modificación forma parte de la puesta en marcha del Corredor Metropolitano.

Para el especialista en transporte Juan Tapia Grillo y el comisionado de la Defensoría del Pueblo Freddy Sagástegui esto es una muestra de lo que ocurrirá en otros distritos si no se avanza con la racionalización de rutas, pues, como se sabe, el proyecto prevé que pocos micros y coasters transiten en paralelo a los buses del Metropolitano para que este tenga la opción de atender la mayor cantidad de pasajeros.

No obstante, Tapia dijo no entender por qué se decidió cambiar el recorrido del transporte público en Barranco cuando todavía el Metropolitano no ha entrado en funcionamiento.

La Defensoría advirtió, en el reciente Informe 137, la necesidad de que el reordenamiento de rutas y otras reformas viales se realicen en paralelo. "Por voceros de la Municipalidad se sabe que el Metropolitano entrará en operación el 2009, pero aún no se empieza con las rutas complementarias. Se corre el riesgo que de este no funcione de modo articulado", señaló Sagástegui.

VEINTISIETE RUTAS MENOS
Según datos de Pro Transporte y del Estudio de Corredores Complementarios del Cosac elaborado por el grupo consultor ALG-INOCSA, se tendría que eliminar 27 rutas solo en el tramo de Chorrillos a Lima, lo que afectará a 1.300 unidades.

Javier Baraybar, vocero del Concejo de Lima, aseguró que sí se cuenta con un plan de retiro de unidades y mitigación del impacto que esto tendrá en los conductores, pero no quiso adelantar fechas. "Hay un programa de reordenamiento vial que se dará a conocer más adelante. No es que no estemos avanzando, todo tiene su cronograma", indicó.

CLAVES
Fechop a favor
Representantes de la Federación de Choferes del Perú (Fechop) reafirmaron estar a favor de la reducción de unidades obsoletas o informales, pero dijeron desconocer plazos o cronogramas establecidos por el concejo para hacerlo.

Chatarreo
Para enfrentar la racionalización de rutas, la Gerencia de Transporte Urbano contempla la capacitación y reconversión laboral del personal que trabaja en ellas. Además, prevé programas de chatarreo para cambiar las unidades antiguas.

DEL CONSULTOR
Las preciadas rutas*
Las rutas son el recorrido autorizado por la autoridad, previo estudio de origen y de destino, y que se otorga al transporte público para que circule en avenidas principales y secundarias.

El servicio de transporte urbano debe cumplir por lo menos con cuatro principios elementales: tiempo de viaje preestablecido, frecuencia precisa, seguridad y confort. Lamentablemente, durante largos años los limeños no han recibido el servicio esperado; por el contrario, el 90% de las empresas son afiliadoras, es decir, no son propietarias de los vehículos que administran, por lo que los conductores se incorporan y retiran de la ruta en la fecha y hora que estimen conveniente.

En la década del 90, la Municipalidad de Lima convocó a licitación las rutas de vías restringidas, pero de nada sirvió porque las comunas del Callao y de Huarochirí autorizaron las mismas vías sin respetar la jurisdicción de Lima. Es una larga y triste historia de conflictos.

El Metropolitano debe significar el comienzo del fin de la informalidad y de las más de 350 rutas que son servidas por 'empresas' que no tuvieron visión de futuro y que se comieron la gallina de los huevos de oro. Es urgente racionalizar las rutas y asegurar que las sirvan empresas que brinden un servicio eficiente, rentable y más humano.
* Luis Quispe Candia. Experto en transporte

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook