Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

PRIMERA CONVENCIÓN DE MANGA Y ANIME EN EL PERÚ

Otakufest

La actividad se realizó en el hotel María Angola, hasta donde llegaron --muy bien disfrazados-- numerosos seguidores de esta popular manifestación japonesa

Por Alberto Pacheco

Ocurrió hace 16 días, pero vale lo mismo como noticia, por su singularidad. Varios personajes invadieron las instalaciones del hotel María Angola; y no, no se trataba de un Halloween atrasado, ni de la ingeniosa manifestación de algún gremio insatisfecho. Era la Primera Convención de Manga y Anime del Perú: Otakufest Perú 2008.

¿Otak... qué? Bueno, para quienes no tengan idea de con qué se come eso (la verdad, este redactor se contaba entre ellos hasta hace muy poco), 'otaku' es el nombre que reciben los fanáticos del anime y el manga. Vale decir, además, que en nuestro país, numerosos grupos de seguidores se reúnen y organizan fiestas, ya harto conocidas por los asiduos visitantes de las galerías de la avenida Arenales o Galerías Brasil, puntos céntricos de hoy para los que siguen esta movida.

Cuenta Herbert Köster, quien fue animador del Otakufest, que "los fanáticos tienen como fechas claves las fiestas que hacen ciertos grupos. Uno de estos, Proyecto Otaku, luego de organizar diez de estas fiestas (conocidas como Otaku No Tono), se anima a organizar la convención en base a estas dinámicas".

Para Claudia Márquez, "la comunidad de fanáticos del anime cada vez crece más, siempre ha habido fiestas de 'otakus' y reuniones. Tenía que llegar el momento de que se diera una convención en el Perú". Con 16 años, Claudia ha sido la administradora de una de las páginas web más conocidas en Latinoamérica dedicada a "Avatar" (un anime estadounidense bastante popular).

En tanto, María Gracia Morales, estudiante de la Universidad de Lima y habitual participante de fiestas 'otaku', menciona que antes del Otakufest, los fanáticos se juntaban "en festivales dedicados a la cultura japonesa (como el Matsuri, organizado todos los años por el colegio AELU), en el centro comercial Arenales los sábados por la tarde, y en diversos clubs que proyectan anime (como 'Sugoi')".

Claudia da cuenta de lo mismo y agrega que "en otros países estas convenciones son bastante conocidas y mucho más grandes. Generalmente, en estas se dan concursos de 'cosplay', karaoke, venta de 'merchandise', además de invitados especiales".

Así ocurrió también en la versión peruana de este festival. Hubo karaoke, y además contamos con la presencia de Mario Castañeda, el mexicano encargado de prestar su voz a Gokú, el popular personaje del anime "Dragon Ball Z". Pero si de espectáculos se trata, fue el 'cosplay' la principal atracción.

Y bueno, no se alarme si no sabe qué es el 'cosplay' (otra cosa que este redactor no sabía). 'Cosplay' es disfrazarse de un personaje que te gusta y actuar así frente a un auditorio lleno y sintonizado en la misma onda. Claudia precisa que "no solo es verse como el personaje, también es actuar como él, personificarlo. Es una práctica bastante común entre los fanáticos del anime, en cada convención o fiesta siempre habrá 'cosplayers'. Cuando eres un 'cosplayer', te conviertes momentáneamente en una estrella, todos quieren tomarse fotos con su personaje favorito".

Y es que todos los herederos de Astroboy y Meteoro (clásicos de este género) forman hoy una industria bastante compleja y amplia. No solo han evolucionado los temas de los dibujos, que son cada vez más maduros y enfocados a asuntos otrora tabú para un público joven (violencia, sexo y crisis existenciales, por ejemplo), sino que se han formado redes sociales con gente interesada en este tema y hoy se mueve gran cantidad de dinero.

Así lo corrobora un estudio realizado por Media Center, compañía especializada en márketing del sector entretenimiento, que señala un movimiento de 1.651 millones de dólares para la industria del 'otaku' en Japón durante el 2007.

Pues parece que el tiempo en que los dibujos animados eran cosa de chicos ya pasó. Ese tiempo lejano se habrá difuminado a través de una nube voladora, o se habrá convertido en polvo de diamante, o quizá se marchó a toda velocidad sobre un asiento del mítico Max 5. Quién sabe.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Suscríbase Contracorriente

¿Tú qué opinas?

  • Cargando lista de blogs de opinión.