Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
CRÓNICA. REPORTEROS EN CONFLICTOS

Hacer periodismo en campo minado

La Sociedad Interamericana de Prensa convocó a 31 periodistas de América Latina para enseñarles cómo desarrollar su labor en conflictos. Aquí un resumen de esa experiencia|www.elcomercio.com.pe

Por Norka Peralta Liñán

"Los periodistas en Iraq, como en otros conflictos, estamos bajo fuego, bajo todos los fuegos, bajo todos los riesgos. Cada día que pasa implica un nuevo aprendizaje. No el que corresponde a un buen periodista en relación a su profesión, sino el aprendizaje constante, incansable de moverse y adecuarse a las situaciones cambiantes".

Este es el décimo párrafo de un artículo publicado en el 2004 por la periodista argentina Karen Maron, una joven corresponsal de conflictos armados a la que 31 periodistas de América Latina escuchamos durante el "Curso de periodistas en ambientes hostiles" que financia la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y dicta el Centro Argentino de Entrenamiento Conjunto para Operaciones de Paz (Caecopaz) en Buenos Aires, Argentina.

Ese curso es de vital importancia para los periodistas de esta región que deben cubrir desde el conflicto armado interno de Colombia, las peligrosas favelas de Brasil, el narcoterrorismo en el Perú y el crimen organizado en México, entre otros escenarios difíciles. Solo en las dos últimas décadas 344 periodistas han sido asesinados en el cumplimiento de su labor.

Los instructores de Caecopaz nos enseñarían a afrontar algunas de las situaciones cambiantes a las que se refería Maron. Del 23 al 28 de noviembre, un grupo de periodistas, reporteros gráficos y editores de México, Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Bolivia, Venezuela, Guatemala, Paraguay, Colombia y el Perú asistimos a charlas y ejercicios que podrían salvarnos la vida a la hora de cubrir conflictos armados y sociales.

Tuvimos lecciones sobre cartografía, manejo del estrés, uso de la máscara de gas, supervivencia como rehenes, transporte en tanque, actuación en disturbios y protestas, evacuación aérea, desenvolvimiento en zonas minadas, primeros auxilios, reconocimiento de armas, entre otros ejercicios.

EN CAMPO MINADO
Nos albergamos en Campo de Mayo, donde tiene su sede Caecopaz, una institución militar que capacita a los militares y civiles que trabajan en organizaciones relacionadas con operaciones de paz y ayuda humanitaria en el mundo. Desde un primer momento se nos dio la orden de portar los cascos azules que usualmente identifican a las fuerzas internacionales de paz. Los portamos incluso bajo una temperatura que sobrepasó los 40 grados centígrados.

Durante el ejercicio de embarque y transporte en tanques de guerra, que iban a toda velocidad, más de uno dio las gracias por llevar ese casco que nos libró de algunos buenos golpes.

La charla sobre los riesgos de las minas antipersonas nos hizo recordar que aún existen campos minados en Colombia, Ecuador, Nicaragua, Chile y el Perú. Algún día podríamos estar en uno de esos lugares y por eso el infante de marina Julio César Diomedi tenía preparado un campo lleno de minas de instrucción que debíamos buscar. Hubo quienes tuvieron la destreza de encontrar alguna y otros menos afortunados que fallaron en el intento y que se vieron envueltos en humo de colores.

En el curso de Caecopaz hubo también ejercicios físicos que muchos no practicábamos desde la escuela. Hubo estudiantes de periodismo que superaron sus miedos iniciales. No faltaron el dolor, cansancio, abatimiento, desesperación por ratos, moretones, caídas, golpes, algún llanto silencioso. Y en el medio de todo este simulacro de guerra, no faltaron quienes imaginaron la entrada de su nota en el hipotético caso de que ciertos ejercicios fueran reales.

"En nuestro oficio hay algunos elementos específicos muy importantes. El primer elemento es una cierta disposición a aceptar el sacrificio de una parte de nosotros mismos", cita Maron en el párrafo 26 de su nota al periodista polaco Ryszard Kapuscinski. La reportera argentina se prepara para conocer la situación de las víctimas del conflicto africano: las mujeres y los niños.

"Si no estuviéramos aquí, pasarían desapercibidas las masacres, los abusos de poder, la ambición desmedida que provoca la muerte y sufrimientos de miles, de millones de seres indefensos ante la brutalidad humana", dice su párrafo final.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook