Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

MUCHO OJO: Balance de ficción

Por Fernando Vivas

Vimos, en el 2008, que el Perú quiere ser bien contado y no solo registrado en noticias de impacto. Pero nos falta: las miniseries rebuscan titulares y ránkings de estrellas, sobre todo si han muerto en accidentes fatales, para no arriesgar ideas originales.

Por eso, destaco ficciones que quisieron contar el país sin cotejarse con el periódico: "El gran reto", de la productora Susana Bamonde, alió el folclor casi marginal de los danzantes de tijeras, con un melodrama de pruebas y conflicto de identidades. Stephanie Orué (mi revelación del año, junto a Giselle Collao en "La Pre", Karina Jordán en "La Fuerza Fénix" y la composición de Ebelin Ortiz en "Magnolia Merino") altera el mundo machista de los danzaq.

Por otro lado, el policial permitió explorar historias libres con el generoso referente genérico. "Calle en llamas", dirigida por Jorge Carmona, fue miniserie semanal de lujo, mejor que "Tiro de gracia" y su mensajismo antinarcótico. Otra entrada al policial, filtrada por el melodrama de féminas activas y modernas, fue "La Fuerza Fénix". "Los diablos azules", dirigida por el cineasta Augusto Tamayo, hizo otra mezcla, fundiendo violencia callejera, barra brava y melodrama barrial.

Michel Gómez, aprovechando el estrellato de Deyvis Orosco, reanudó la ficción juvenil, sin mayor ambición, con una fresca "La Pre", seguida por "Graffiti". Michelle Alexander contrató a Eduardo Adrianzén, que había producido su mini "Sabrosas" para "Magnolia Merino", que trató de batir el reinado de Magaly Medina. El Poder Judicial le ganó en el propósito y "Sally, la muñequita del pueblo", melosa biografía de la diva siniestrada, le ganó en sintonía, confirmando que hay aún una reticencia popular ante ficciones polémicas y un pasivo abandono ante ficciones que consagran a estrellas oficiales, como "Nacida para triunfar", "Los del barrio" o "Chapulín el dulce". La ficción necesita un giro.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook