Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
JUGÓ EN LA EXITOSA 'U' DE LOS AÑOS 60 Y 70

La 'Puñalada' de Calatayud

Menudo, de bajo peso pero un diablo a la hora de gambetear a sus marcadores, así fue este ex delantero que lució los colores cremas

Por Mario Fernández. Periodista

Es un crack especialísimo, de esos que tienen jugada propia; como la cucharita de Uribe o el doble salto de Chumpitaz. Se llama Víctor Calatayud, pero lo asocian con la 'Puñalada". El mote se lo puso 'Pocho' Rospigliosi y respondía a una jugada que era un clásico del fútbol de Calatayud. ¿Cómo era? Desbordaba hasta la línea del córner con pelota pegadita al zapato y, en vez de sacar el centro, amagaba hacia adentro dejando a su marcador totalmente desairado. Sus pases rasantes o a media altura eran verdaderas puñaladas para el arco rival. Fue, lejos, el Garrincha peruano en este tipo de jugadas.

Por culpa suya, y solamente suya, delanteros como Alejandro 'Pelé' Guzmán, Enrique Casaretto, Ángel Uribe o el 'Trucha' Percy Rojas se cansaron de inflar redes.

"No hacían más que empujarla (la pelota)", dice hoy Víctor Calatayud (surquillano, 68 años) en la quietud de su segundo hogar, ya que del primero se separó hace muchos años. Viviendo de la pensión de jubilado textil de trabajos que ejerció en Estados Unidos, ensaya una sonrisa cuando recuerda esos pasajes de su vida futbolística. Es más, don Víctor confiesa que uno de sus técnicos de entonces --el finado Marco Calderón-- se fastidiaba cada vez que ensayaba la famosa jugadita, pero él --terco y convencido-- la desarrollaba casi siempre con final feliz.

Calatayud fue un puntero-puntero. O un wing, como le llamaban en aquellos tiempos. O un extremo, como le dirían ahora. "Siempre me gustó jugar juntito a la línea", dice, y se carcajea para luego autodefinirse: "Era un tipo alegre, que jugaba para divertirse, aunque siempre pensando en ganar".

Valiente y guapo para las marcas más férreas, Calatayud no le huyó tampoco a los intentos de agredirlo pese a su pequeño tamaño y físico. Según relata José Fernández, ex crack de la 'U' de los 60, ni el argentino Marzolini ni el uruguayo Matosas salieron ganadores frente a Calatayud en los duelos mano a mano de finales de aquellas décadas.

SU LLEGADA A LA 'U'
Es un símbolo quizá nunca del todo reconocido por la gente de la 'U'. Al club llegó a los 21 años y participó --dirigido por Marcos Calderón, Segundo Castillo, Coutinho y Roberto Scarone-- de aquella Copa Libertadores en la que los cremas vencieron a River y Racing en Buenos Aires. Si le preguntan de quién es hincha, la respuesta es obvia: "Soy muy crema, gallina, claro".

Dice, como tantos otros cracks del pasado, que si hubiera jugado ahora habría ganado el doble o el triple de dinero. "Nací 40 años tarde", dice entre broma y broma. Y aclara que para hacer diferencia económica debió irse en 1979, tras su retiro, a Estados Unidos para trabajar, abrirse a un nuevo mundo. "En estos momentos voy y vuelvo a ese país donde viven mis dos hijos de 35 y 33 años", confiesa.

Sobre el final de la charla Calatayud, que vio y enfrentó al mejor jugador del mundo --en su opinión--, Pelé, dice que acá no va a los estadios.

Le preguntamos por qué y su respuesta fue casi como las 'puñaladas' que los viejos aficionados le vieron realizar en el Estadio Nacional ante angustiados marcadores:

"No lo hago desde que Ecuador vino y nos ganó por las Eliminatorias 2002 en el estadio de Ate. No resistí tamaño insulto. Ese tarde me volví a casa pensando que tocamos fondo, del que aún nos cuesta salir y palabra que ya no sé a quien echarle la culpa".

Ya han leído a Calatayud. De él podrán decir cualquier cosa, menos que se parece al montón.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook