Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
Excelencia musical

Cartagena maestra.

POR TERCERA VEZ LA EXCELENCIA MUSICAL SE DIO CITA EN EL CARIBE COLOMBIANO EL ESCENARIO FUE LA IMPONENTE CIUDAD AMURALLADA DE CARTAGENA DE INDIAS

Por Alberto Servat. Enviado especial

Es significativo que el escenario de un intercambio cultural de grandes alcances sea Cartagena de Indias, en Colombia. Después de todo, la ciudad amurallada que comenzó su historia alrededor de 1610 era el punto de contacto entre el Nuevo y el Viejo Mundo. Y aunque han quedado atrás los tiempos de la trata de esclavos, el saqueo de los tesoros incas y las aventuras de Francis Drake, la ciudad amurallada sigue siendo gracias a este festival la encrucijada ideal para el intercambio cultural. Se lo debemos a la Fundación Salvi, capaz de ejecutar uno de los proyectos más ambiciosos: un festival anual de música de cámara con invitados del mundo entero. Y más que eso, emprender así un plan social para educar y formar a las nuevas generaciones en la disciplina musical más rigurosa. Lo que vimos mientras se llevó a cabo el Tercer Festival --del 10 al 17 de enero-- ha sido excepcional.

Porque si la sola presencia de dos músicos como Charles Wadswoth y Stephen Prutsman --directores artísticos del festival-- aseguraba la excelencia musical, tener entre los concertistas internacionales a Anne Akiko Meyers, Emmanuel Ceysson, Robert McDuffie y Kristina Reiko Cooper, así como a los colombianos Angélica Gámez, Ana María Fonseca y Diego Vega, es un festín para los melómanos más exigentes.

Más información:
La gran lección de Cartagena

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook