Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
EL APORTE

¿Cómprale al Perú?

DIVERSOS ESTUDIOS HAN DEMOSTRADO QUE EL LUGAR DE ORIGEN NO ES UN ATRIBUTO RELEVANTE EN EL PROCESO DE ELECCIÓN DE LOS CONSUMIDORES

Por Julio Luque [Ingeniero]

Hace unos días, el presidente García anunció que el Gobierno estaba a punto de lanzar la campaña "para apoyar a la patria, cómprale al Perú". El objetivo sería el de motivar la compra de productos nacionales, para así defender el empleo en el país.

Pero ese mismo día, la ministra de la Producción pedía públicamente a las cadenas de supermercados que importen directamente aceite para generar competencia y obligar a los productores nacionales a bajar sus precios. Días después, el ministro de Agricultura pidió a los panaderos que se organicen e importen harina, en vista de que los productores nacionales no estarían repasando a sus precios de venta los menores costos del trigo en el mercado internacional. Lo de la campaña no queda muy claro, a menos que sea algo así como "para apoyar a la patria, cómprale al Perú, cuando conviene" o "para apoyar a la patria, cómprale al Perú, cuando el precio de los productos peruanos sea mejor que el de los importados".

Lo paradójico es que, en este caso, la campaña sería totalmente innecesaria, pues esto es precisamente lo que ya hacen los consumidores: comprar los productos que les ofrecen una mejor relación precio / calidad, con independencia del lugar en el que fueron manufacturados.

Diversos estudios han demostrado que el lugar de origen no es un atributo relevante en el proceso de elección de los consumidores. El fervor patriótico no pasa de ser una actitud que se disipa rápidamente ante la mejor oferta de un producto extranjero. En un año en el que es tan importante gastar bien, no parece una buena idea destinar fondos públicos a una campaña que, en el mejor de los casos, será inocua.

Nuestras autoridades deberían dedicarse, más bien, a facilitar y promover la competencia, incluso de productos importados, para garantizar que los peruanos tengamos acceso a los mejores productos al menor precio posible. La competencia es el mejor remedio para la crisis. Que le pregunten a los consumidores de cerveza, que han duplicado su consumo en los últimos tres años y se han beneficiado de una significativa reducción de precios.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook