Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

EN EL TAPETE

¿Empieza a golpear la crisis?

LA ACTUAL SITUACIÓN INTERNACIONAL ESTÁ PROFUNDIZANDO AUN MÁS LA YA SEVERA CRISIS DE CONFIANZA QUE HA PARALIZADO EL CRÉDITO GLOBAL. CUÁNDO O CÓMO AFECTARÁ ESTA SITUACIÓN AL PERÚ YA NO ES PARTE DE LA ESPECULACIÓN SINO, MÁS BIEN, PARTE DE UN HECHO QUE YA EMPIEZA A SENTIRSE

Por Luis Davelouis Lengua

Se termina el primer mes del 2009 y la discusión respecto al impacto que la crisis internacional tendrá en el Perú ha estado circunscrita casi exclusivamente a las ganas que le quedan (o quedarán) a los agentes económicos --de aquí y de afuera-- de seguir con sus planes de inversión.

Pero de lo que no se ha hablado aún de manera suficiente es del futuro de las inversiones en el país, las cuales hoy por hoy dependen de un financiamiento, que se hace más caro y difícil de conseguir a medida que recrudece la crisis. Sin acceso al crédito, en un país poco capitalizado como el Perú, es imposible producir, lo que dificulta que crezca y que se generen más puestos de trabajo.

En el Perú, las condiciones del otorgamiento de crédito han empezado a endurecerse y las tasas se han incrementado en dos puntos porcentuales en promedio, según calcula el socio de la consultora de Ernst & Young (E&Y), Juan Paredes. Sin embargo, no se trataría, como explica el presidente de la Asociación de Bancos (Asbanc), Óscar Rivera, de un alza de todas las tasas del sistema.

"Dependiendo de la especialidad de cada banco --en cuanto a los productos que ofrecen y los plazos--, las tasas de interés se han incrementado o se piden más garantías, pero seguimos dando crédito a quienes lo requieran", afirma Rivera.

¿SECTOR POR SECTOR?
¿Pero es cierto que esta mirada más atenta en los sujetos de crédito y cambios en las condiciones afecta a todos los sectores o empresas? De acuerdo con nuestros consultados, no es así.

El presidente de la Asociación de Exportadores (ÁDEX), José Luis Silva Martinot, asegura que algunos bancos están apretando el crédito para ciertos sectores a los que "han puesto en una categoría como inferior y les están pidiendo más garantías y subiéndoles las tasas de interés", pero "no podemos generalizar". No quiso especificar a qué sectores se refería, pero aseguró que esta situación los hace perder competitividad.

Según explican Rivera y Paredes, el sector más afectado por la situación descrita sería el exportador, particularmente aquellas empresas dedicadas al negocio textil, agroindustrial e incluso minero "porque no es lo mismo producir y vender zinc que oro", dice Paredes. Rivera afirma que en ningún caso las solicitudes de mayores garantías o el alza de tasas por parte de las financieras son para un determinado sector, sino que se determinan "empresa por empresa".

Paredes coincide y asegura que los bancos no distinguen entre sectores sino entre empresas. Y para muestra un botón: el gerente de finanzas de la empresa exportadora de textiles y confecciones Creditex, Luis Herrera, sostiene que ellos no han tenido ningún inconveniente con el sistema financiero. "En lo que me toca decir, en nombre de Creditex, no nos han pedido más garantías, ni nos han elevado las tasas, sin embargo entiendo la preocupación de algunas empresas del sector".

LA RAZÓN DE FONDO
El deterioro de la economía mundial está haciendo que la percepción de riesgo crezca de manera exponencial, lo que ha paralizado el crédito en todas partes.

Como explica el director ejecutivo del Instituto de Economía de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), César Peñaranda, la situación descrita está llevando la crisis a la economía real y al sistema financiero. Si en el exterior nadie quiere prestar, las líneas que llegan del se retraen o se encarecen y los bancos locales deben ajustar sus tasas de acuerdo con el nuevo costo.

Y eso le está sucediendo también a algunas empresas grandes que para realizar sus planes de inversión necesitan financiarse en el extranjero, porque el volumen de capital que requieren es muy alto para el mercado nacional, como explican Peñaranda y Rivera.

De hecho, trascendió que una empresa ganadora de una concesión para desarrollar un proyecto de generación de electricidad, debió pedir a Pro Inversión una ampliación de plazos para conseguir una nueva entidad que financie su operación, pues aquella con la que tenía un convenio había quebrado y conseguir una nueva entidad le estaba resultando muy difícil.

Y esas razones, guardando las distancias, también son relativamente válidas para el mercado local.

"Uno va viendo cómo le está yendo a la empresa, si se le cayeron o no algunas órdenes de compra de sus clientes, si es que podrá mantener su nivel de ventas, crecimiento, facturación y utilidades, si es que va a poder seguir manejando el mismo flujo de caja y pagando sus deudas. Si no es así, el riesgo se eleva y por ello mismo se piden más garantías y suben las tasas", explica Rivera, quien también preside el directorio de Mibanco.

Visto así, la cautela es entendible, "los mercados de destino de nuestras confecciones, productos textiles y agroindustria están en recesión y dentro del país tenemos a la competencia china (para los textiles); y si cae la demanda, caen los precios y los pronósticos de utilidad, lo que hace subir las tasas", afirma Peñaranda.

LAS PERSPECTIVAS
En opinión de Paredes de E&Y, el alza del 2% de las tasas se mantendrá al menos durante todo este año y el próximo "porque no hay liquidez fuera y la que hay la necesitan allá para solucionar sus propios problemas financieros" y porque en la situación actual "la liquidez es fundamental y no tenerla es muy peligroso".

Para Peñaranda, de la CCL, el panorama podría empeorar, pues "a medida que las expectativas respecto de la economía sigan empeorando, las condiciones para obtener créditos seguirán endureciéndose".

Los bancos, extraoficialmente, calculan que las tasas, según el sector, incluso podrían bajar hacia finales de este año si se mantiene la competencia. Pero, por la manera en que lo afirman, es fácil adivinar que no apostarían por ello.

Tal vez previendo que las condiciones en el mundo se deteriorarían aun más, es que el Gobierno prepara un fondo de S/.3.000 millones para asegurar la liquidez del sistema e impulsar el crédito. Veremos.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook