Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

¿Terminarán de bajar los precios?

Jugar a ganador.

AÚN A LA ESPERA DE QUE LOS PRECIOS INTERNACIONALES SE TRASLADEN A ALGUNOS ALIMENTOS EN EL MERCADO LOCAL, AQUÍ UNA MIRADA A LOS ACTORES QUE COMERCIALIZAN LOS PRODUCTOS DE PANLLEVAR

Por Marienella Ortiz

En tiempos de crisis el ojo de un consumidor se agudiza en busca de la mejor oferta, sobre todo, cuando se trata de alimentos cotidianos, casi irreemplazables. En cualquier góndola de supermercado, puesto mayorista o bodega figuran distintas marcas de aceites, fideos, galletas o leche, productos que se dispararon durante el 2008.

La oferta parece diversificada. Primor, Capri, Cocinero, Friol, Cil o Crisol. ¿Cuál aceite escoger? Esta elección será variable, según criterios personales, pero lo que no se modifica es la compra a una misma empresa: Alicorp, conglomerado peruano de consumo masivo, con una participación del 66% del mercado de aceites envasados y que es dueña de las marcas mencionadas.

Lo mismo ocurre si fijamos la vista en los nombres de las etiquetas de los tarros apilados que contienen leche evaporada. Gloria, Pura Vida o Bella Holandesa. En este caso, el competidor que gana todas las carreras por captar al consumidor es el grupo Gloria, con el 82,6% de las ventas en leche evaporada en el mercado local.

Debido a esta situación de liderazgo evidente de estas dos empresas en el mercado local, el Gobierno, a través de los ministerios de Agricultura y Producción junto a Indecopi, dedicó gran parte de su tiempo en demandar una mayor agilidad a la hora de trasladar la caída internacional de los precios de sus insumos (trigo, soya, maíz y otros) al de sus productos en el mercado local. Como muestra un botón: el pico más alto del precio del trigo fue de US$559 la tonelada en febrero del 2008 y el último 20 de enero llegó a US$242, mientras que el precio del fideo a granel en esas fechas fue de S/.2,69 y S/.2,95 respectivamente. Es decir, ni siquiera ha regresado a su precio anterior.

Y si bien ambas empresas comenzaron a bajar sus precios a un mayor ritmo a partir de enero, el retroceso de los precios internacionales empezó en el último trimestre del 2008. El objetivo es agotar los stocks de insumos que tuvieron las empresas y que fueron adquiridos a precios anteriores. "En el caso del aceite, el consumidor final sentirá la reducción cuando se agote el actual stock", mencionó a este diario a fines de diciembre Paolo Sacchi, gerente central del negocio de productos industriales de Alicorp.

CON STOCK PENDIENTE
La respuesta parece lógica, las empresas no quieren perder su inversión. Sin embargo, el presidente de Indecopi, Jaime Thorne, considera que con un número de jugadores limitados es imposible gozar de las ventajas del libre mercado para los consumidores. También lo señala el experto en temas agrícolas, Fernando Cilloniz: si un tercero decide hoy hacer su propia importación para harina o fideos, sea el caso que fuere, entonces tendrá una mejor oferta para el consumidor sin mayores esperas de stock.

Para Thorne, el que exista una concentración de mercado en algunos rubros se debe a que la plaza peruana es pequeña. "Esa es la naturaleza de nuestro mercado, pero con el TLC con EE.UU. quizá eso variará para algunos rubros. El libre mercado nos debe traer los beneficios de la globalización", refiere.

GRAN PRESENCIA
La estrategia de ambas empresas para ocupar el lugar actual tiene algunas similitudes. Tanto Alicorp como Gloria han diversificado su portafolio de productos de tal manera que su oferta está muy segmentada; pueden llegar a los diferentes estratos económicos. Para ello, Alicorp cuenta con un departamento de investigación y desarrollo que analiza potenciales lanzamientos.

En tanto, parte de las razones del liderazgo de Gloria se debe a su estructura vertical. Es decir, está presente en todo el proceso de elaboración de sus productos, desde el acopio de leche fresca hasta la venta del producto final. Esto le permite realizar economías de escala.

"Tenemos la fábrica de lata más eficiente de Latino- américa, ya que este envase es fundamental para nuestra leche evaporada", resaltó Luis Benavides en una de las últimas entrevistas a este diario. Y esa es otra de las razones por las que puede manejar mejor sus márgenes que la competencia, como Laive y Nestlé, que no cuentan con una fábrica de hojalata. Y es que el peruano está muy habituado a la leche evaporada en lata, pese a que los precios suban.

Además, Julio Luque, director gerente de la consultora Métrica, resalta que Gloria no se duerme en sus laureles y mantiene sus inversiones en una fuerte publicidad de sus marcas.

Otra estrategia. Ambas empresas han venido comprando a la competencia. Además, las adquisiciones también se han dado fuera del país, en la región y en Centroamérica, lo que les permite manejar mejor su estructura de costos y posibles vendavales en el mercado interno.

Por todo esto, parecería difícil el ingreso de otros grandes jugadores. Solo el tiempo lo dirá.

¿REGRESARÁN?
Picos en los precios
El precio del aceite en botella fue el que mayores incrementos sufrió durante el último año, debido al uso de insumos del extranjero.

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, en enero del 2008 el precio promedio de una botella de aceite estaba en S/.4,50 y a noviembre de ese año llegó a S/.7,24. Actualmente ese precio ha retrocedido pero aún no hasta los niveles anteriores. Hoy está entre S/.6,20 y S/.6,40.

En tanto, la harina para pan se vende a un promedio de S/.113 la bolsa de 50 kilogramos, la cual había llegado hasta S/.140. Su precio un año antes era de S/.80. Y el tarro de leche evaporada, que llegó a S/.2,5, apenas ha bajado S/.0,10.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook