Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
EVITE LA LISTA NEGRA

Sepa pedir su historial de crédito

Por Armando Cueto Luna

Una de las consecuencias inmediatas de no poder cumplir con las obligaciones crediticias es el aumento considerable del riesgo frente a las entidades del sistema financiero, las mismas que se ven obligadas a cambiar las condiciones de su deuda, lo que se puede traducir en el aumento de las tasas de interés, comisiones, entre otros.

Esto no se debe a que el banco sea 'duro', sino a que existe la obligación normativa para estas entidades, por parte de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), de realizar una provisión mayor por cada día de atraso en las obligaciones de sus clientes, ya que ello garantizará los pagos de sus ahorristas.

La clasificación de los deudores responde a cinco categorías: Normal (denominada con el número 0), De Problemas Potenciales (1), Deficiente (2), Dudoso (3) y Pérdida (4).

Estos rangos establecen los períodos de atraso permitidos para los ocho tipos de créditos consignados en la Resolución 11356-SBS. Por ejemplo, las personas que mantienen créditos de consumo (sean estos revolventes o no) deberán mostrar un atraso de más de 120 días para caer en situación de pérdida. Si son créditos hipotecarios, el atraso deberá ser mayor a los 365 días.

Es en función a esta clasificación que los bancos tienen la obligación normativa de realizar una provisión --saldos necesarios que se deben tener para cubrir una o varias eventualidades-- que, en el caso de los créditos de consumo, va de 1% a 100%, se trate de una clasificación normal o de pérdida, respectivamente.

Es decir, si el banco le otorga un crédito de S/.3.000 a una persona de riesgo 4, deberá tener otros S/.3.000 para aplicarlo a una futura contingencia, con lo cual posee menos liquidez.

CENTRALES DE RIESGO
En nuestro país existen dos centrales de riesgo: una pública y otra privada. La primera es administrada por la SBS, está establecida en la ley de banca y toma información contable directamente de los bancos.

En opinión de Jorge Olcese Fernández, intendente del departamento de Central de Riesgos de la SBS, se posee una base de datos muy sólida y confiable, la cual --desde el 2002-- viene registrando no solo la mala historia crediticia de los clientes del sistema bancario, sino también la buena. Por ese motivo, afirma, debería llamarse con mayor propiedad "central de información crediticia". Esta data ha permitido un aumento de la bancarización y mejoras en las condiciones de crédito, sostiene.

Este trabajo se ve complementado por la central de riesgo privada Equifax, que proviene de la fusión de dos compañías: Certicom --en su área de central de riesgo-- e Infocorp, la cual le agrega a la base de la SBS la información de la Sunat y la Cámara de Comercio de Lima, así como de otras casas comerciales y empresas de servicios públicos.

Cabe señalar que ambas centrales de riesgo registran la información durante dos años desde la fecha de cancelación de la obligación y es pública hasta 5 años desde el vencimiento de la deuda. En el caso de la central de la SBS, el historial permanece completo para uso solo bancario.

Ahora bien, ¿qué debe hacer una persona que no pudo manejar a tiempo la renegociación de su deuda, ya sea por su falta de responsabilidad o porque estuvo agobiado por problemas personales, y cae en la clasificación 4?

Lo primero es reconocer que se debe y que existe la intención de pagar, ya sea ante el banco o ante la empresa de cobranza.

En este punto hay dos caminos. El primero es liquidar cada deuda y procurar que la entidad bancaria corrija uno o dos niveles de riesgo, a medida que en cada trimestre vea un cumplimiento.

Para ello, existen opciones como las de pasar de un "crédito castigado" a "crédito castigado que está siendo amortizado", con lo cual los banqueros pueden premiar el esfuerzo.

La segunda opción implica renegociar de manera extrajudicial con la entidad bancaria o la empresa de cobranza para lograr una condonación de la deuda, es decir, un pago del adeudo principal y una rebaja sustancial de los intereses. En ambos casos conviene asesorarse bien y ello lo puede hacer gratuitamente en el Indecopi o en la Defensoría del Cliente Financiero.

En base a algunas experiencias detectadas, es conveniente que todo usuario del sistema bancario tenga por costumbre solicitar tanto a la Central de Riesgos de la SBS como a la central privada un reporte de conducta crediticia. Este es otorgado de manera gratuita una vez al año.

Igualmente, deberá siempre exigir que se le presente un estado de cuenta claro en el que figure tanto el capital de la deuda original como los intereses y demás conceptos cobrados. No se olvide de guardar de manera ordenada los papeles de los acuerdos y, cuando cancele la deuda, deje constancia escrita del hecho a fin de que no le tome por sorpresa enterarse de algunos saldos menores por pagar.

EL DATO
Vea su historial crediticio en la plataforma de atención al usuario de la SBS, ubicada en Jr. Junín 270, Cercado de Lima, o en Equifax, ubicado en Jr. Las Begonias 461, San Isidro.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook