Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

PUNTO DE VISTA

Tierra de tuertos

Por Rolando Arellano C. Dr. en Márketing

¿Quién dice que la crisis económica mundial no nos tocará, cuando ya en realidad estamos sintiendo fuertemente su efecto? ¿En qué país viven esas personas que dicen que no la han sentido? Por cierto, no en el Perú, donde todos nosotros, incluido usted estimado lector, desde hace algunas semanas convivimos con una de las primeras grandes consecuencias de este problema mundial. ¿Cuál es esta? Piénselo bien y se dará cuenta. Piénselo bien, de nuevo, antes de seguir leyendo, porque le tocó de manera notable hace poco.

El primer (y hasta hoy único) gran impacto de la crisis internacional que hemos tenido directamente los peruanos es, amigo lector, la baja del precio de la gasolina. En efecto, si fuera cierto lo que dicen --o insinúan-- los medios sobre cientos de despidos y cierres de empresas por la crisis financiera, la probabilidad de que usted o alguno de sus conocidos haya sido tocado directamente, es mínima. Pero con seguridad usted sonrió la última vez que llenó el tanque de su auto y pagó 12 soles en lugar de 16 por un galón de gasolina, o vio sonreír al chofer de la combi, que ya no lo amenaza con subir el precio del pasaje. Y junto con la gasolina, también usted, como la mayoría de peruanos, ha sentido la disminución del precio de muchos alimentos (aunque no tanto como quisiéramos) y de muy diversos productos. Consecuencias directas de la crisis financiera.

Sabiendo que tenemos que ser precavidos con los aspectos negativos que puede acarrear la crisis mundial --menos exportaciones o mayor precio del dinero, entre otros-- no debemos olvidar analizar también las oportunidades que nos trae. Por ejemplo, si los norteamericanos querrán exportar más, ya que su mercado interno está en receso, ¿no será el momento de hacer que el Perú les sirva de base para sus negocios en Sudamérica, sobre todo si ya firmamos un TLC con ellos? ¿No es evidente que si alguien quiere invertir hoy en la región, procurará hacerlo en el país que presente menos problemas? Y si los precios de los productos bajaron por la menor demanda y menores fletes internacionales ¿no deberíamos aprovechar para comprar baratas esas máquinas que tanto necesitábamos y que eran inalcanzables? Quizá grandes oportunidades que no estamos viendo.

Todos aceptamos el refrán que dice que en tierra de ciegos el tuerto es rey. Pero a pesar de que el Perú será, según todos los expertos internacionales, el país que mejor resistirá la crisis en América Latina, nos comportamos como un ciego más. Ya es tiempo entonces de que comencemos a aprovechar las tremendas opciones de crecimiento que nos aporta esa diferencia. No tomemos la crisis mundial a la ligera, viendo solamente su lado malo, sino que pensemos también en sus efectos positivos para nosotros (¿había pensado en la baja de la gasolina?). Es mejor tener dos ojos, pero a veces ser tuerto es una gran ventaja.

* CENTRUM CATÓLICA. ARELLANO MÁRKETING, INVESTIGACIÓN Y CONSULTORÍA.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook