Martes, 20 de junio de 2006
Cancillería busca justificardecisiones de última hora

Voceros apristas insisten en que "hay una pachanga" y ninguna austeridad. En ministerio dicen que los gastos portransmisión de mando serán de dos millones



En los últimos días la Cancillería de la República ha emitido tres comunicados rectificando las declaraciones que ofreciera el presidente electo Alan García Pérez, en las cuales cuestionaba diversas decisiones tomadas en este sector.

Pero el enfrentamiento entre los voceros apristas y Torre Tagle continuó ayer. El congresista Mauricio Mulder señaló, por ejemplo, que en el Ministerio de Relaciones Exteriores "hay una pachanga completa", criticando la decisión de abrir dos nuevas embajadas en Turquía (a la que ha sido asignado el hermano del contralor, Daúl Matute) y Vietnam, y el desembolso de varios miles de dólares por el alquiler de una casa en Ginebra (Suiza) en la que se aloja el ex canciller Manuel Rodríguez Cuadros, actual representante permanente del Perú ante la ONU.

La cancillería se ha empeñado en aclarar, por escrito, estos tres aspectos. En el caso de las embajadas ha argumentado que son decisiones que se habían tomado hace tiempo y que se solicitó el presupuesto respectivo. Sobre el pago de la casa en Ginebra, precisa que no son 35 mil dólares sino solo 21 mil y que incluso hay un ahorro. Y sobre la intención de nombrar al ministro Alfredo Chuquihuara, actual jefe del gabinete del ministro Óscar Maúrtua, como embajador del Perú en Panamá, ha destacado su trayectoria profesional, aunque aseguran que todavía no hay una decisión tomada.

Al consultarle al congresista Jorge del Castillo sobre los tres comunicados difundidos por Cancillería, lamentó que haya en ese ministerio un "espíritu de cuerpo" que no se condice con lo que quiere el pueblo peruano, según él.

"Ellos van a representar al Perú y tienen que estar a la altura de lo que el pueblo peruano espera de estas personas. A nosotros se nos dio la información de que eran 27 mil dólares, más 10 mil de 'utilities' (el alquiler de la casa en Ginebra). Ellos están rectificando. No sé qué bases tendrán para decir ahora que solamente son 21 mil dólares. Eso es un crimen con el pueblo peruano. ¿Cómo se puede pagar 21 mil dólares para que viva el embajador con su esposa? ¿Qué razón puede haber para justificar eso cuando falta un mes para cambiar de gobierno?", se preguntó Del Castillo.

LOS COSTOS DEL CAMBIO
Por otro lado, El Comercio consultó ayer con el embajador Vicente Azula, quien coordina --junto con otros tres diplomáticos-- los preparativos logísticos de la transmisión de mando.

Al inquirírsele sobre los supuestos costos exorbitantes que tendrían las ceremonia previstas, Azula señaló que lo presupuestado asciende aproximadamente a dos millones de soles, pero que se vienen reajustando los costos.

Pidió tener en cuenta que se espera la llegada de por lo menos medio centenar de delegaciones extranjeras, representantes de igual número de países con los que el Perú mantiene relaciones diplomáticas. Añadió también que es probable que asistan a estos actos por lo menos diez presidentes, que junto con las delegaciones de los otros países acompañarán al mandatario saliente Alejandro Toledo y a su sucesor Alan García tanto en el Congreso como en Palacio de Gobierno durante los días de la transmisión del mando. Dentro de las ceremonias se incluye un agasajo de despedida a las delegaciones extranjeras invitadas, que se realizaría el jueves 27 de julio.

Maúrtua usó el sótano para no declarar
El canciller Óscar Maúrtua prácticamente huyó ayer de la prensa que lo esperaba en el Congreso para hacerle diversas preguntas sobre las acusaciones del Apra, en el sentido de que se están alejando de las normas de austeridad que pretenden instaurar.

El ministro acudió a la Comisión de Relaciones Exteriores a emitir su opinión favorable sobre la aprobación del tratado de libre comercio. Al término del encuentro, se esperaba, como es usual, declaraciones a la prensa pero aduciendo que en Palacio de Gobierno lo esperaba el presidente Alejandro Toledo, hizo que su seguridad -en coordinación con la del Congreso- evitaran el paso de la prensa para escurrirse por un estrecho pasadizo del sótano que da a una puerta lateral del Palacio Legislativo.

Hoy Maúrtua no podrá evitar explicar lo que está sucediendo en cancillería, pues ha sido citado a la Comisión de Fiscalización, que preside Javier Velásquez (Apra), para explicar las razones técnicas que han llevado a su sector a abrir dos nuevas embajadas en el extranjero, así como el pago de un elevado alquiler por una residencia en Ginebra (Suiza).



Cecilia Rosales Ferreyros



Alan García en contra de que partidos que pasaron valla electoral reciban del Estado el 0,1% de la UIT

4

Envíe su opinión



Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa