Lunes, 26 de marzo de 2007
Sofía camina hacia su luz


VIDA Y MILAGROS. Cuando era chica se dormía en el sofá de su abuela y soñaba con ser actriz. Hoy Sofía Rocha Ascurra tiene 39 años y los directores de teatro la persiguen para contratarla. En "Antígona" se convierte en Ismene, la hermana arrepentida. Su fuerza es su sello personal

Por Milagros Leiva Gálvez

Si no fuera actriz, esta mujer sería cantante o corredora de autos. Si no fuera actriz, nos perderíamos una talentosa que alguna vez vendió dulces para pagarse sus talleres de actuación. Se llama Sofía Rocha y dice que lo único que ha hecho es seguir su voz interior. Que de eso trata la vida, de escucharse y de pelear por lo que se quiere. Nada más.

Has escrito en tu historia profesional que en el sofá de tu abuela soñabas con ser actriz.
Es verdad y lo hacía en silencio, solamente podía soñar porque en mi casa esto de hacer teatro era una cosa rara, insólita. Además había muchos problemas económicos y pensar en estudiar teatro estaba fuera de cuestión. Mis deseos los guardé siempre y no los comentaba con nadie salvo que tuviera que sacarme algo de encima.

¿Cómo así?
Me mandaban a entrevistas de trabajo y ni bien hablaba con el jefe le decía que en realidad lo que me interesaba era el teatro y obviamente no me contrataban. Cuando comencé a trabajar como secretaria era tan infeliz que comencé a buscar dónde estudiar teatro. Entonces tenía 19 años, renuncié y me puse a vender a dulces para pagar el taller. Así se enteró mi familia.

¿Y qué te dijeron?
Mi abuela dijo que el teatro nunca me daría nada, pero no me importaba porque solo quería hacerle caso a mi voz interior. Mi familia se preocupaba por mi futuro.

¿Y a ti no te preocupaba?
No, siempre he vivido el día a día, el taz con taz. El día se presenta y lo vivo tal cual, no tengo tarjeta de crédito, por ejemplo. Si no tengo dinero, no me compro nada.

¿Y de dónde sacas la fuerza que tienes en el escenario? Nadie permanece indiferente ante tu dolor frente a la muerte de Antígona.
La fuerza viene de mi familia, mi padre tiene una energía muy fuerte. Si él frunce el ceño, toda la casa se llena de esa energía; y si está contento, todo se llena de felicidad. En la última escena saco mucho dolor porque mi madre falleció el año pasado y eso fue un golpe terrible. Su familia es muy longeva, su madre, sus hermanas están vivas y ella murió cuando apenas tenía 57 años. Yo pensé que ella viviría un montón y fue una sorpresa porque hubo varios momentos de mi vida en que no le presté mucha atención. Pensé que viviría hasta los 85 mil años. Fue un golpe.

Un sacudón.
Un terremoto que dio vuelta a mi vida. Desde el año pasado en que ella falleció hice obras en las que hacía reír, recién ahora tengo la oportunidad para sacar este dolor. Y claro, en la ficción es mi hermana que ya no está, pero en mi vida es mi madre.

¿Cuánta falta hace la madre, no?
Muchísima, uno no sabe cuánto hasta que pasa. Sí, te digo una cosa: no extraño lo que tuve con ella sino lo que pude haber tenido y no hice. Uno no llora por los momentos vividos ni por la persona, sino por aquello que no hizo. Cariño le di, un montón; pero me faltó más atención. Hay hijas que llaman a sus madres para almorzar y yo no pero, bueno, tenía mi manera de querer Son esas pequeñas cosas las que te matan, ¿no?

¿Por qué dices que tu vida ha dado un giro total?
Hoy quiero formar algo más fuerte y estable en mis afectos. A veces uno cree que lo tiene todo al alcance, sobre todo en el amor, y entonces terminas y vuelves a empezar. Estoy tratando de que mis amores sean más fuertes y para siempre.

Tu personaje quiere hacer cosas, atreverse, pero no lo hace por comodidad o simple egoísmo. ¿En tu vida, qué has dejado de hacer?
Ismene, mi personaje hay que tomar en cuenta que es una princesa y lo que su hermana Antígona pretende hacer (enterrar a su hermano) la sacaría de esa posición; es un temor muy grande y por eso retrocede, pero cuando Antígona lo hace se da cuenta de que está sola y reacciona más por egoísmo que por convicción. Su temor a la soledad puede más.

Pero hay arrepentimiento.
Claro que sí, ver a su hermana muerta le trae todo: la tragedia de su padre Edipo, de sus hermanos, su madre Yocasta que se mata. Ella está cargada y al final no solo llora la muerte de su hermana sino todo el karma de su familia. En mi caso trato de no dejar de hacer las cosas y hago lo que necesito y quiero. Jamás me quedo en un lugar por comodidad, pero, claro, de joven sí lo hice.

¿Tu voz también es herencia?
Sí, toda mi familia tiene voz grave, voz de mando, dicen. Cuando era chica, yo la adelgazaba un poco para no pasar como extraña. Ahora todavía cuando llamo por teléfono me contestan: sí, señor. No pasa desapercibida y la uso mucho cuando tengo que reclamar o para ser tajante. En el colegio, en cambio, trataba de que no se dieran cuenta. Imagina, estudiaba en colegio mixto y los chicos son terribles; igual agradezco porque las desilusiones amorosas empiezan muy pronto.

¿Tuviste muchas desilusiones?
Hay dos tipos de mujeres: aquellas que tuvieron su máximo atractivo en el colegio y fueron populares o las que comienzan a serlo en una edad madura. En el colegio yo era el patito feo, definitivamente. Después cambió la cosa. Además era muy alta, a los 13 años ya medía un metro setenta y cuatro y calzaba 39. Como los chicos eran de talla mediana, 'planchaba' en las fiestas. Ahora mi tamaño es una ventaja.

¿Y es verdad que siempre fuiste contestataria?
Sí, antes no lo revelaba mucho, pero tenía problemas en casa por decir mi punto de vista. No soy peleona, pero digo lo que tengo que decir o a veces no digo nada. Con el silencio puedes decir más cosas que si explotas. Si dices cosas demasiado hirientes no solucionas nada y yo prefiero ser prudente.

¿Ser tan reservada te ha traído problemas de relación?
Sí, porque no tiendo a demostrar mucho y reservo todo para el teatro. En escena uno hace lo que quiere hacer y no se atreve. También he tenido problemas con mis parejas porque no sé decir las cosas y pretendo que adivinen. Con mi familia he cometido errores. Por ser tan reservada he dejado cariños de lado y a veces es como muy tarde. Hay un momento para hacer ciertas cosas y si no se da, después es más difícil.

¿Pero si te esfuerzas?
Esa es la vaina, hacer acopio de esfuerzos para hacer lo que no me atreví en su momento.

¿La relación con tu padre es buena?
Ay, no te puedo decir eso, porque no mucho, mi camino va un poco por allí. No tengo una buena relación. Él no me ha dado el camino para tenerla y la verdad es que quisiera ese camino a la luz, al entendimiento, pero creo que es tarde, ya.

Quizá cuando lea esta entrevista sepa que quieres entenderlo y que quieres que te entienda.
En ese no meternos el uno con el otro se originó el hueco, el vacío y como que es más cómodo para ambos dejarlo allí, ¿no?

Lo que me queda claro después de entrevistar a tanta gente, es esta energía que dan los padres.
No se puede entender a una persona sin conocer la relación que ha tenido con sus padres. Eso marca, es definitivo. Después de la muerte de mi madre surge esta idea de acercarme a mi papá porque además yo vivo con él. Es pintor, se encierra en su mundo y como yo también estoy en mis cosas a veces nos hemos ido alejando, ¿no? Es difícil y me gustaría que no me costara tanto

¿Ya vino a verte en "Antígona"?
No, a mi padre no le gusta el teatro, me lo dijo una vez y desde entonces no he vuelto a invitarlo. No le gusta, pero cuando está con los amigos recomienda que vayan a verme.

Apuesto que sí te ha visto y no te ha dicho nada.
Quizá, ¿no? Puede ser. Estoy pensando invitarlo, se lo voy a decir, así nos acercamos.

Te sientes feliz en escena, ¿no?
Vivo feliz, lo que pasa arriba es casi mágico y me encanta. Esa magia es la que me dice que vale la pena seguir.

TRAYECTORIA
TEATRO:
En los últimos años:
2003: "Chaika" de Chejov. Dirigida por Slava Stepnov .
" El jardín de los cerezos", dirigida por Óscar Carrillo.
2004 : "El dolor por tu ausencia", escrita y dirigida por Jaime Nieto.
"Ña Catita", dirigida por Alberto Isola
2005: "Azul resplandor" dirigida por Carlos Tolentino.
"La casa de Bernarda Alba".
2006 : "El Círculo de arena", escrita, dirigida por Els Vandell.
"Ruido", escrita y dirigida por Mariana de Althaus.
"Antígona", dirigida por Roberto Ángeles.

TELENOVELAS:
"Los de arriba y los de abajo".
" Los unos y los otros"
" Todo se vende todo se compra".
" Escándalo".
" Isabela mujer enamorada".
"Demasiada belleza".

CINE:
"El acuarelista" de Daniel Rodríguez (todavía no se estrena).





¿Cree que la situación de nuestro fútbol mejorará si Manuel Burga y su directiva salen de la FPF?
4 Deje su mensaje


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa