Miércoles, 14 de febrero de 2007
Más de un siglo después sigue haciendo historia


El historiador Marco Iván Cabrera afirma haber encontrado en Cuba un cuadro del artista peruano Luis Montero. La obra, nunca antes vista en nuestro país, pertenece a la etapa en que el pintor finalizó su formación artística



Por Alberto Revoredo

Hace 156 años este Diario daba cuenta de un notable artista, Luis Montero (Piura 1826-1869). La nota, el primer artículo que se hacía sobre este pintor republicano, hablaba sobre una de sus primeras obras, "La Venus dormida", el primer desnudo de América.

Más de un siglo después, Montero vuelve a hacer noticia con "La limeña de la hamaca", una obra extraviada en el tiempo que acaba de ser encontrada en Cuba, según afirma el historiador Marco Iván Cabrera.

En aquel entonces, 1851, Montero regresaba de Florencia auspiciado por el gobierno de Ramón Castilla. De esa época, en la que era un pintor aprendiz, hallamos obras como "El mendigo y su hijo", que se encuentra en la pinacoteca del Banco Central de Reserva, "La degollación de los inocentes", colección del Banco de Crédito, y "Perú libre", hallada en el Congreso de la República.

Becado en una segunda oportunidad, esta vez por el gobierno de Rufino Echenique, Montero realiza un segundo viaje a Florencia. De ese período, como señala Cabrera, no conservamos ni una sola imagen en nuestro país. El hallazgo de esta obra es invaluable por eso, porque las imágenes son lo más importante para la historia del arte y porque es en esta época en que Montero cierra su formación como artista.

En una biografía de 1867, hecha por Vicente Quesada en Argentina, Montero habla sobre "La limeña en la hamaca". Un cuadro nunca antes visto en el Perú y que resulta importantísimo porque, según dictó Montero a Quesada en esa biografía, él hizo el segundo viaje a Florencia debido a que le faltaba adiestrarse en composición, color y dibujo. Esos son los tres aspectos que hay que buscar en este cuadro.

Cuando el artista sale de Florencia, no regresa a Lima directamente, sino que se va a Cuba. En La Habana, según las investigaciones hechas por Cabrera, "La limeña de la hamaca" fue vendido al conde de Fernandina. Es allí donde empezaría a buscar.

EL HALLAZGO
Desde el año 2004, este historiador realiza una investigación a la que ha llamado "Academicismo y retrato en la obra de Luis Montero". "Cuando hablamos de Montero, inmediatamente lo relacionamos con 'Los funerales de Atahualpa'. Es tanta la importancia de esa obra que ha opacado inclusive la propia vida del artista", dice Cabrera.

"Resulta increíble que siendo Montero pionero de la pintura histórica en América exista muy poca investigación sobre su obra, y esa es una deuda con la historia", agrega.

Cabrera dice que en el Registro de Patrimonio Mueble del INC figuran nueve obras fichadas de Montero y que el Museo de Arte de Lima tiene entre cuatro y cinco de sus trabajos. Él afirma que existen por lo menos setenta obras documentales de Montero, de las cuales está empezando a hacer el seguimiento para conocer dónde están. "Sabiendo qué obras hizo y a quiénes se hizo se puede empezar a hacer una búsqueda dirigida, como esta que hicimos en Cuba", señala.

En el 2005 la especialista Olga Núñez hizo una exposición en La Habana titulada "El arte y el tabaco", en la que mostraba la evolución del tabaco y su relación con el arte. Presentó tres cuadros, porque la exposición era de marquesinas. Uno de ellos era de Montero y estaba allí porque la mujer que aparece en la imagen tiene un cigarro en la mano. El cuadro es conocido en Cuba con el nombre de "La Perricholi", debido tal vez a su simbología, pero se trata en realidad de "La limeña de la hamaca".

"Averigüé este dato por Internet y me puse en contacto con Olga. Yo ya había visto la imagen en un díptico sobre una anterior exposición de pintores extranjeros en La Habana. Ya sabíamos que estaba en Cuba según los datos, pero aquella imagen estaba en sepia, no a colores, por lo que no estábamos seguros. Recién hace algunos días me enviaron la fotografía y confirmamos que se trataba del original", dice el emocionado historiador.

Hay evidencias de la existencia de más cuadros en ese país. Entre otros, un "Purísima", que fue vendido a otro conde y uno hecho para el colegio Sagrado Corazón de Cuba, todos de 1865.

"Se está terminando la restauración de 'Los funerales de Atahualpa' y sabemos que el Congreso de la República piensa hacer un gran homenaje que realce la figura y la obra de Luis Montero, que no ha sido reconocido en más de 100 años. Esperemos que se puedan hacer las gestiones con el Gobierno Cubano para hacer una exposición internacional", finalizó.





¿Cree usted que existe un pacto secreto entre el gobierno y el fujimorismo?
4 Deje su mensaje


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa