Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

ROCK PERUANO. Retorna un grande

Pax: más duros que el tiempo

EL LEGENDARIO GRUPO DE FINALES DE LOS 60 ES UNO DE LOS FUNDADORES DEL ROCK PESADO EN EL PERÚ SERÁ TELONERO DE DEEP PURPLE EN SU PRÓXIMO CONCIERTO EN EL ESTADIO NACIONAL

Por Alberto Pacheco

Es plena noche y entramos a la sala de ensayo. Mientras Jorge Mora (voz y bajo), antes conocido como Coco Silva, entra con una cerveza en mano, y Lynn Stricklin (teclado de apoyo) conversa sobre algunos equipos para la presentación, la habitación parece cargarse del espíritu del grupo.

"Nosotros en vivo damos toda la energía real que tenemos", afirma sin equivocarse 'Pico' Ego Aguirre, líder de la banda y único miembro de la formación original.

Lo cierto es que aquellos hombres, calmados hace un momento, parecen llenarse con la emoción de quien ama lo que hace y lo hace bien. Cuando el baterista Nico Mantani y el tecladista Leonardo Velazco terminan de probar sus instrumentos, Pax empieza a tocar y liberar el poder del verdadero rock duro.

INICIOS DE UN GIGANTE
Nacido a finales de los 60, Pax fue un proyecto de 'Pico', quien cuando aún tocaba en Los Shain's decidió inclinarse por un sonido más fuerte. Con la influencia de las bandas que surgían en Europa y en Estados Unidos, 'Pico', Miguel Flores en la batería, Mark Aguilar en el bajo y piano y Jaime Orué como voz principal crean la primera versión de Pax, cuya música se hacía totalmente en inglés.

"Firefly", de 1969, sería el primer éxito del grupo: una brillante canción con "algo que hacía recordar a la gente totalmente a Black Sabbath y a Led Zeppelin", cuenta 'Pico'. El tema formó parte de un LP básico del grupo, que incluyó también "Storyless Junkie", otro éxito de aquellos días, que ahora hace vibrar las paredes de la sala de ensayo cuando tocan su versión en español: "Junkie sin pasado". El sonido de la canción no es el mismo que el de los años 70, pero el 'feeling' se mantiene intacto.

Pesada como un tractor, la música de Pax, que en algún momento también contó con la voz de Gerardo Manuel, tiene un sonido que recuerda sin esfuerzo a Deep Purple, a Jimi Hendrix y a Led Zeppelin. Además, las letras en nuestro idioma --a cargo de Jorge Mora-- enriquecen los temas, cuyo cambio de lengua no fue una decisión inicial del grupo.

A fines de los años 60, la entrada del gobierno militar de Juan Velasco Alvarado puso fin a lo que 'Pico' considera la época de oro del rock en el Perú.

Vistos como alienantes, el rock y el idioma inglés fueron desterrados. La música fue vetada y los conciertos de rock no se autorizaban.

Un duro golpe a la música, que afectó la movida de rock hasta inicios de los años 80. "El empuje del gobierno no nos dejaba hacer nada. Ya no había locales y se prohibieron las grabaciones", apunta 'Pico'.

LA SEGUNDA ETAPA
En la sala de ensayo termina "Junkie sin pasado" y, a la señal de 'Pico', empieza el rugido de "Exterminio", una canción característica de la segunda etapa de Pax.

"Todo cambió con Morales Bermúdez y con Belaunde. Las nuevas generaciones creen que el rock en el Perú nace en los 80, porque todo lo que se había hecho en los 70 se perdió", comenta el líder de Pax, quien asegura que en esa década se tuvo que empezar desde cero.

Si bien el grupo no se disolvió, suspendió sus actividades hasta su retorno en 1984. Con una nueva formación, que ya incluía a Nico Mantani en la batería, Tito Vinatea (voz) y Juan Carlos y Mark Caipo, en teclados y bajo, la banda retorna luego de diez años con un sonido muy fuerte.

Posteriormente, Vinatea y Mark Caipo salen del grupo y entra Jorge Mora como bajista y vocalista. Con esta formación se realizaron los sobresalientes singles "Exterminio" y "Radar de amor", con buena respuesta del público.

Aunque intentaron grabar un álbum, problemas con la disquera lo impidieron y, hacia 1987, el grupo se suspendió nuevamente.

POR LA PUERTA GRANDE
La energía que libera Pax en vivo, durante el ensayo, es impresionante. Ya tocaron una versión memorable de "El boogie del chiquero" y una adaptación de un clásico de Jimi Hendrix.

Han pasado 20 años y es indudable que Pax está en su mejor momento. El grupo volverá sobre un gran escenario y abrirá el show de los legendarios Deep Purple. Con 'Pico' a la cabeza, la actual formación cuenta con la batería de Nico Mantani y la voz de Jorge Mora, a quienes se suma Leonardo Velazco en el teclado, quien agrega: "Con la base que me ha dado Pax, espero aportar lo que ha influenciado a mi generación". El 'Dr. Rock' Lynn Stricklin también los acompaña en los teclados.

Ahora tocan "Radar de amor" y sin reparos se puede decir que su música es de todos los tiempos. "Con la nueva tecnología, el rock clásico tiene nuevos colores y otros sonidos", afirma Stricklin, quien asegura que "de acá para adelante no nos para nadie. La oportunidad de tocar en un concierto así es memorable".

La música sigue, con la sólida base de Mantani, al tiempo que los sonidos de Stricklin y Velazco dan pinceladas precisas a la voz de Mora. En definitiva se trata de una obra compacta, armónica y de las más poderosas que se han hecho por estos lares.

Para Nico Mantani, Pax en vivo significa libertad, mientras que la presentación en el Estadio Nacional es "una responsabilidad de demostrar al público que las bandas nacionales pueden escucharse a este gran nivel masivo".

En tanto, Jorge Mora señala: "Tocar así me lleva a pensar qué tatuaje me voy a hacer, porque esto merece un tatuaje. Mi gran expectativa es seguir tocando así hasta el último día de mi vida".

Termina "Radar de amor", se ajustan algunos acordes y empieza la clásica "Firefly". El sonido es rotundo, con las cuerdas en su máxima expresión.

Leonardo Velazco, quien escucha sentado tras las teclas, también parece sentir el ímpetu de una canción que es todo un clásico. "Para mí es un doble honor. Ser parte de Pax y tocar al lado de otra leyenda", señala.

La primera ronda del ensayo termina con el impactante final de "Firefly". Con su excelente capacidad musical y su potencia, Pax demuestra que para la buena música el tiempo no suma años, sino fuerza y talento.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook