Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
HORA DE EVALUAR DICHO PROGRAMA

El plan Tolerancia Cero no ha servido para reducir accidentes

Según informe de la defensoría, faltan inspectores y participación regional. MTC señala que estudia con la policía la manera de controlar la velocidad

Por Iván Herrera Orsi

Señores pasajeros, por varios desperfectos, el plan Tolerancia Cero no ha logrado llegar a su destino. En noviembre del 2006 se puso en marcha con mucho ruido, pero la meta --la seguridad en carreteras-- aún sigue lejos. Esta vez, la Defensoría del Pueblo sugiere llevarlo al taller. Basada en estadísticas policiales, esa entidad informó que entre el 2005 y el 2007 el número de accidentes en las carreteras aumentó en 67%, el de muertos en 15% y el de heridos en 36%.

"Esta nefasta estadística es inaceptable y debe ser revertida de inmediato". Lo afirmó ayer de manera categórica la defensora del Pueblo, Beatriz Merino, al presentar los resultados de la supervisión al plan Tolerancia Cero que su organismo realizó el 22 y 23 de febrero.

Funcionarios de la defensoría visitaron las garitas o puntos de control que el Ministerio de Transportes y los gobiernos regionales tienen a su cargo en Lima, Arequipa, Lambayeque, Tacna y Puno. Comprobó que el número de inspectores es insuficiente.

Por ejemplo, en Ancón solo hubo tres inspectores un día y cinco al día siguiente. En Corcona, al este de Lima, se encontraron seis. Esto traía como consecuencia largas colas de vehículos y una presión psicológica para los inspectores que podía afectar la rigurosidad del examen, dijo Vito Verna, adjunto de la Defensoría del Pueblo para los Servicios Públicos y el Medio Ambiente.

La situación es más grave al interior del país. De todos los puntos de control que supuestamente eran cubiertos por los gobiernos regionales, solo en uno, ubicado en Arequipa, había inspectores. Este representaba el 8% de las garitas visitadas.

Para la defensora del Pueblo, Tolerancia Cero es un primer esfuerzo que debería ser fortalecido con una participación más activa de los gobiernos regionales, pero además con la incorporación del Ministerio de Trabajo. Durante la supervisión, el 39% de los choferes dijo no tener seguro médico y varios admitieron, además, trabajar sin contrato. Estas condiciones afectan la seguridad en el servicio, ya que propician, por ejemplo, que se llene los buses por encima de su capacidad, explicó Verna.

El informe advierte además que el plan Tolerancia Cero deja fuera el control de la velocidad, una de las principales causas de los accidentes en las carreteras.

EL MTC RESPONDE
Por su parte, el director de Transporte Terrestre del MTC, Lino de la Barrera, dijo que las estadísticas de accidentes presentadas por la defensoría no reflejan los logros de Tolerancia Cero, porque abarcan toda clase de vehículos y no solo los buses y camiones controlados por el MTC. Sin embargo, reconoció que se requieren más inspectores. De hecho, agregó que se está realizando un concurso para contratar a 65 nuevos inspectores para Lima (a la fecha suman 130).

De la Barrera sostuvo que se prepara un convenio con el Ministerio de Trabajo para compartir información sobre las condiciones laborales de los choferes. Agregó que se analiza con la policía la manera de controlar la velocidad en las carreteras.

Falta mayor apoyo de la Policía Nacional
El informe de la Defensoría del Pueblo también critica la insuficiente colaboración de la Policía Nacional con los inspectores del plan Tolerancia Cero. En primer lugar, faltaban efectivos. No se encontró ningún agente policial en el 20% de las garitas en las que sí se examinaba los vehículos.

Por otro lado, los policías no acompañaban a los inspectores durante su labor. Estos últimos se veían obligados a aguantar las faltas de respeto de los pasajeros y de los choferes, quienes llegan al extremo de negarse a mostrar sus documentos, como se observó en Pucusana (Lima) y en Reque (Lambayeque). Los policías no intervenían.

"No sé a qué le llama desidia la defensora del Pueblo. ¿Qué quiere? ¿Qué le peguemos a los pasajeros?", preguntó, exaltado, el jefe de la Policía de Carreteras, coronel Eduardo Arteta. El oficial cree que es comprensible la impaciencia de los viajeros ante las demoras que supone el control de Tolerancia Cero.

Tras destacar el esfuerzo de la policía --una "institución que trabaja las 24 horas"--, señaló que sus hombres no pueden descuidar el patrullaje de la red vial por apoyar el plan Tolerancia Cero. En cuanto al control de velocidad, insistió en que, para poder asumir esa tarea, necesitarían equipos electrónicos adecuados, cada uno de los cuales puede costar 40 mil soles.

SEPA MÁS
4La Defensoría del Pueblo advierte que una práctica común es que los niños viajen en las faldas de sus madres. Por el peligro que supone, sugiere que sea considerada una infracción.
4Los inspectores de Tolerancia Cero no tienen conos de seguridad ni alcoholímetros (solo se encontró uno, en Pucusana; era descartable).
4Para la defensoría, crear grandes terminales terrestres facilitaría la fiscalización.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook