Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

DECLARACIONES. María Romanova

Rusia mejora su imagen

LA GRAN DUQUESA CONSIDERA QUE LA REHABILITACIÓN DE LA FAMILIA IMPERIAL COMO VÍCTIMA DEL TERROR POLÍTICO BOLCHEVIQUE ES UNA VICTORIA PARA SUS DESCENDIENTES Y PARA EL PUEBLO RUSO

MOSCÚ [EFE]. La jefa de la Casa Imperial rusa, la gran duquesa María Romanova, aseguró ayer que la rehabilitación del último zar, Nicolás II, y su familia ayudará a mejorar la imagen de Rusia en el mundo. "La decisión de rehabilitar al zar demuestra que Rusia es un país moderno, un Estado de derecho. Es muy importante para la imagen de Rusia en el mundo", señaló María Romanova, nacida en Madrid en 1953 y residente desde entonces en España.

La gran duquesa considera que la rehabilitación de la familia imperial como víctima del terror político bolchevique es una victoria para sus descendientes, pero también para el pueblo ruso. "La opinión pública siempre nos apoyó. Era muy importante que Nicolás II no fuera considerado un sinvergüenza para poder llevar el apellido Romanov con orgullo", señaló. María Romanova, cuya petición de rehabilitar al zar había chocado hasta ayer con la negativa de la justicia rusa, considera que la decisión ha sido política, lo que demuestra que el actual Gobierno Ruso es responsable. "El Gobierno Ruso ha sido capaz de recibir una herencia histórica, no siempre fácil, y de actuar con valentía", dijo. Al respecto, la aristócrata alabó al presidente Dimitri Medvedev y al primer ministro Vladimir Putin, a los que describió como "hombres modernos". "Rusia se encamina a una nueva era. Es un país que quiere ser democrático, con sus propias leyes. Aunque es un país muy grande, por lo que todo es más complicado", comentó.

En cuanto a la posibilidad de que la decisión de la justicia rusa allane el camino para el regreso de la Casa Imperial a Rusia, María Romanova aseguró que el Gobierno y los descendientes del zar deben suscribir antes una serie de acuerdos. "Antes de regresar debemos saber qué estatus vamos a tener. No se trata de tener un papel político. Nunca he pensado en crear un partido monárquico. Ya llegará el día en que el Gobierno nos pida que volvamos a la patria", señaló. La gran duquesa aseguró que, al igual que Miguel de Rumanía encabezó la delegación de su país para negociar el ingreso en la Unión Europea, la aristocracia rusa podría formar parte de alguna misión diplomática. "Sería bueno para Rusia. Nuestros contactos podrían ayudar. En ningún caso intervendríamos en la toma de decisiones políticas. Se trata de dar a conocer la voz del pueblo, siempre por el bien de Rusia", dijo.

En lo referente a los restos del zar, su esposa y sus cinco hijos, hallados en un bosque cerca de la ciudad de Yekaterimburgo, la gran duquesa mantiene sus dudas sobre su autenticidad, al igual que la Iglesia Ortodoxa de Rusia. "No se puede imponer nada al pueblo ruso. Hay que crear una comisión de expertos que disipe la más mínima duda. No puedo ir contra la Iglesia, que es la institución que más respeto", señaló.

La jefa de la Casa Imperial rusa denunció la manipulación de los huesos y el hecho de que los restos del zarevich Alexei y la gran princesa María se hallaran en agosto del 2007, poco antes del aniversario 90 del asesinato. "Son casualidades muy sospechosas. Nosotros no participamos en shows. Por esa razón no acudí al entierro en 1998", cuando en Rusia se dio sepultura a los restos atribuidos a Nicolás II.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook