• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google

El presidente colombiano acusó a grupos opositores de tener nexos con la guerrilla

20:15 |Álvaro Uribe señaló que el partido de izquierda Polo Democrático Alternativo mantiene una relación clandestina

Bogotá (Reuters) - El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, acusó el sábado al principal partido de oposición de tener relaciones clandestinas con la guerrilla izquierdista, después de ser imputado nuevamente por sus supuestos vínculos con grupos paramilitares de ultraderecha.


Se trata de la última disputa entre el mandatario y el izquierdista Polo Democrático Alternativo, en medio de la crisis política que sacude al país por los supuestos nexos de congresistas con paramilitares, acusados de masacrar a miles de civiles durante su guerra sucia contra la guerrilla.


"Las relaciones mías con los políticos siempre han sido públicas, las ha conocido la opinión, a diferencia de relaciones de algunos integrantes del Polo con la guerrilla que son clandestinas", dijo Uribe en un comunicado de prensa.


El presidente reaccionó ante la publicación en la página de internet del Polo Democrático Alternativo, de un video grabado en el 2001, en el que aparece con los políticos Carlos Clavijo y Rocio Arias, elegidos congresistas en el 2002.


Clavijo es uno de los políticos acusados de tener nexos con los paramilitares, mientras que Arias reconoció esta semana que recibió apoyo de esos escuadrones para ser elegida congresista.


A finales del 2006 se inició un escándalo y una crisis política por los supuestos nexos de congresistas con los paramilitares, un proceso que mantiene actualmente en la cárcel a más de 15 legisladores, dos gobernadores, varios alcaldes y diputados regionales, mientras que unos 30 congresistas son investigados.


La crisis provocó a comienzos de este año la renuncia de la entonces canciller María Consuelo Araújo, luego que su hermano el senador Álvaro Araújo fue encarcelado por acusaciones de tener vínculos con aquellos escuadrones.


Los grupos paramilitares de ultraderecha surgieron en la década de 1980 financiados por ganaderos, terratenientes y narcotraficantes, con el objetivo de defenderse de los ataques de la guerrilla.

Oposición dice que son calumnias
Uribe, quien asumió la presidencia en el 2002, inició un año después una cuestionada negociación de paz con los paramilitares que permitió que más de 31.000 combatientes depusieran las armas.


El proceso de paz también mantiene en la cárcel a los antiguos comandantes de esos escuadrones acusados de narcotráfico, asesinatos, masacres y secuestros, quienes están a la espera de una sentencia máxima de ocho años de prisión.


El mandatario reiteró que pese a las acusaciones de la oposición su Gobierno logró desarticular los escuadrones de ultraderecha, aunque grupos de derechos humanos denuncian la aparición de nuevas organizaciones de paramilitares.


"El paramilitarismo está desmantelado gracias a este Gobierno", aseguró el mandatario quien impulsa una estrategia de seguridad que permitió reducir los asesinatos, las masacres, los secuestros, los ataques y obligó a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a un repliegue estratégico.


Pero el senador del Polo Democrático, Gustavo Petro, uno de los más fuertes críticos del Gobierno, dijo que Uribe quiere ocultar evidencias con calumnias.


Petro aseguró que la tercera parte de la bancada que apoya el Gobierno en el Congreso está acusada de tener lazos con los paramilitares y que las evidencias demuestran que el presidente pidió a los colombianos que votaran por personas relacionadas con el paramilitarismo.


El legislador sostuvo que en lugar de calumniar Uribe debería pedir perdón a los colombianos "por haber llevado al Congreso de la República a hacer leyes a voceros del paramilitarismo".

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google