• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google

Federer arrolló a Nadal y se medirá a Ferrer en la final de Masters de Shangái

8:26 |El suizo disputará su quinta final en este torneo, mientras que el español luchará el título por primera vez

Shangái (DPA).- El suizo Roger Federer jugará mañana la final del Masters de tenis de Shangái contra el español David Ferrer, después de arrollar hoy en menos de una hora por 6-4 y 6-1 al también español Rafael Nadal.

El número uno del mundo disputará su quinta final consecutiva en el Masters, mientras que Ferrer, que pasó por encima al estadounidense Andy Roddick por 6-1 y 6-3, luchará por el título en su primera participación en el torneo de maestros.

Los choques de hoy parecieron un mero trámite para los dos finalistas, que fueron muy superiores a sus rivales. Ferrer mostró como el jugador más en forma del torneo, con cuatro victorias en cuatro partidos, pero Federer ha crecido a lo largo de la semana.

Después de perder el primer duelo en su grupo ante el chileno Fernando González, el número uno del mundo ha recuperado partido a partido el juego dominante que lo mantiene como indiscutible rey del tenis mundial desde hace tres años.

El suizo apenas gastó energía hoy ante el que es su gran rival de los últimos años. El clásico en el que se ha convertido el enfrentamiento entre el uno y el dos del mundo apenas se pareció hoy a su versión habitual, en la que los dos jugadores deben dar lo mejor de sí mismos para superar al rival.

Nadal aguantó el primer set. Después, fue una sombra de sí mismo. Desde el 5-4, Federer ganó siete juegos seguidos para ponerse 5-0 en la segunda manga. El español evitó el 0, pero eso fue todo. No pudo impedir que su gran rival recortara la ventaja que Nadal tiene en el récord de enfrentamientos personales y la dejara en 8-6.

Después de sus victorias en 2003, 2004 y 2006, el suizo tendrá mañana la oportunidad de volver a zanjar la temporada, en la que ganó tres torneos del Grand Slam -Abierto de Australia, Wimbledon y US Open- con el título en el Masters.

La situación es nueva para el iluminado Ferrer, que cerrará con su mayor éxito deportivo la mejor temporada de su carrera, en la que alcanzó su mejor ranking (actualmente sexto), llegó a las semifinales del US Open y ganó los títulos de Auckland, Bastad y Tokio.

El partido ante Roddick fue una nueva exhibición del excelente momento de forma por el que atraviesa el español. El marcador de Ferrer empezó a sumar juegos a la misma velocidad a la que se movían sus piernas, que le permitían llegar a todos los cañonazos del "bombardero" estadounidense.

Roddick se puso 1-0, pero luego vio cómo tenía que ceder siete juegos seguidos ante el aluvión de "winners" y pasantes del español, que sólo ha perdido un set en todo el torneo.

"Sabía que había que aguantar sus embestidas desde el principio", explicó Ferrer, cuyas devoluciones hicieron parecer sencillo contrarrestar el servicio del norteamericano, famoso por su potencia en el saque. "Gracias a Dios me está saliendo todo increíble".

Las cosas se igualaron algo más en el segundo set, en el que Roddick tuvo sus oportunidades con 2-2 en el marcador. Sin embargo, Ferrer atraviesa un momento mágico y superó los instantes comprometidos con maestría.

Con 4-2 a su favor, el español levantó tres bolas de break que podrían haber devuelto a su rival al partido y en el último juego, se rehizo tras cometer una doble falta en su primera pelota de partido.

"Eso pasa cuando te cagas", bromeó Ferrer, de 25 años, tras el encuentro. "Estaba nervioso y de ahí vino la precipitación de la doble falta".

Dos puntos después, sin embargo, el número seis del mundo estaba tumbado en el suelo, con los brazos en alto y ya clasificado para la final del Masters. Su rival será el número uno del mundo, al que no ha ganado nunca en las siete veces en las que se enfrentaron.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google