• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

En dos o tres años las ciudades afectadas tendrán servicios diferentes

14:14 | El director ejecutivo del Forsur, Julio Favre, hizo un balance de las labores de reconstrucción en el sur del país

Por: César Torres Aguirre

Diez días después del terremoto que destruyó las ciudades de Pisco, Ica y Chincha, así como algunas zonas de Huancavelica y Lima, el empresario Julio Favre aceptó el encargo presidencial de hacerse cargo de las obras de reparación. En los cinco meses y medio que lleva al mando del Fondo de Reconstrucción del Sur (Forsur), ha recibido algunas críticas por la lentitud con que avanzan los trabajos. Para él, es entendible la ansiedad de los pobladores, pero en esta entrevista con elcomercio.com.pe aclara que se ha avanzado mucho. "Cualquier desastre de esta magnitud en cualquier lugar del mundo, demora un buen tiempo para comenzar la reconstrucción", afirma.

El presidente regional de Ica, Romulo Triveño, aceptó que se había avanzado muy poco en la reconstrucción de las zonas devastadas, y acusó directamente a Forsur por los retrasos. ¿Cuál es el balance a casi seis meses del terremoto?
-Hemos avanzado muchísimo en cinco meses. Estamos revisando el plan maestro, que va a servir no solamente para reconstruir las ciudades, sino para que sean mejores. También va a servir para que cuando ocurra un desastre en cualquier parte del territorio, se cree un organismo parecido para reaccionar rápidamente y no pasar por todas las peripecias. Hemos hecho lo que nos ha encargado el Congreso: la recopilación de data, las coordinaciones con los sectores, con las autoridades, la priorización y la identificación de proyectos. Si hubiéramos tenido un poco de colaboración de parte de las autoridades, como el presidente regional de Ica, no hubiéramos tenido tantos obstáculos.

¿Cuáles son los lineamientos de este plan maestro que están preparando?
-Para comenzar, la reconstrucción de las ciudades no debe ser física, sino también se debe mejorar la institucionalidad. Estamos reforzando los gobiernos municipales, tanto provinciales como distritales, mandando equipos coordinadores que están en estas oficinas de Forsur descentralizadas. El plan contempla la evaluación de la problemática en general y priorizar los proyectos más importantes, más urgentes y apoyar en la financiación, cuando sea necesario, o apoyar en el diseño, en el caso del urbanismo de Pisco y Chincha. Ojalá que pudiéramos convertir a Ica en la ciudad de la educación. Tenemos un proyecto interesante con el Instituto Peruano del Deporte (IPD) para hacer un complejo deportivo, cultural y educativo, del cual forma parte importante lo que le llamamos los centros de recursos básicos educativos, que van a permitir que los colegios pobres puedan recibir estas herramientas que no tenían: computadoras, coliseo, laboratorios de física y química, bibliotecas.

boomp3.com

¿Aún considera que no es necesario que la oficina central de Forsur esté en Ica?
-No somos los constructores, sino coordinamos. ¿Dónde se hacen las coordinaciones? En Lima. Los ministros, las universidades, los consultores, los ingenieros y los arquitectos están en Lima. Nosotros vamos frecuentemente a la zona. Es más, he tenido mi vivienda en Pisco durante cuatro meses, porque es necesario ir a identificar los proyectos, a conversar con la gente, con las autoridades, a enriquecer el plan, pero la coordinación se hace desde acá.

¿Cuánto ayudó que Hernán Garrido Lecca, en esa época ministro de Vivienda, estuviera un mes y medio en la zona del desastre a fines del año pasado?
-Ayudó políticamente. No es que él haya comenzado la reconstrucción, sino que su presencia y su dinamismo de estar yendo, como buen político, con todo un aparato mediático detrás de él, permitió que la gente se sienta mejor atendida, entre comillas, porque basta que un político vaya a un pueblo y se sienten atendidos, a pesar de que todavía no les han dado nada. En todo caso, ayudó a distender la ansiedad que había, así que fue una buena idea de Garrido Lecca de irse para allá.

Una de sus quejas recurrentes es la falta de presupuesto. ¿Se ha solucionado este tema?
-Acá hay dos tipos de presupuesto. El operativo, que es para pagar a los empleados y los viajes, el cual no tuvimos en setiembre, octubre y enero, que recién se ha solucionado el día 29 (de enero). Nuestro presupuesto del 2008 no lo aprobó el Congreso por alguna razón. El otro es el de inversión, que lo tiene el ministerio de Economía y Finanzas (MEF), que es un fondo fiduciario donde van inclusive las donaciones internacionales y que son para diferentes programas cuando los sectores no tienen presupuesto. Ya hemos asignado cerca de 60 millones de soles, básicamente para vivienda provisional, calaminas y todo lo que es agua y desagüe, que es básico para reconstruir las ciudades. Es cierto que para poder gastar el dinero en una obra se dan demasiados pasos. Esa es la parte de la burocracia. El directorio tiene que aprobarlo, de ahí pasa a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) y pasa de acá para allá. Eso demora un mes, dos meses. El apremio y la ansiedad de los que están pidiendo hace parecer como que Forsur no tiene la agilidad necesaria, y la verdad de las cosas es que no depende mucho del músculo de Forsur, sino de otros nervios del MEF o la PCM.

Hablemos de ese primer paso burocrático. Hace algunas semanas se frustró la aprobación de 53 proyectos por la inasistencia al directorio de tres ministros: Economía, Salud y Educación. ¿Cuánto afectan estas inasistencias?
-Si el directorio se reúne dos veces al mes, creo que los directores deberían acudir todos y ya van dos ocasiones que no tenemos quórum. Son quince días que pierdes. Tampoco le puedo echar la culpa de esto a la demora básica de Forsur. En términos generales, ya deben haber recibido el aviso porque ha salido en los periódicos que a veces por inasistencias se frustran proyectos.

El primer directorio de Forsur tuvo 19 miembros y usted criticó esta cantidad porque era difícil reunir a todos...
-No era por la cantidad, sino por la actitud. Venían y consideraban que Forsur era una mesa de dinero donde cada uno venía a sacar una parte y había muchas discrepancias entre presidentes regionales y alcaldes. Los primeros directorios eran un saco de gatos: todos venían a pelearse y no avanzábamos. Hoy día tenemos una agenda muy ordenada cuando podemos lograr el directorio y en las últimas reuniones se ha avanzado mucho.

boomp3.com

Al principio de la entrevista, hablábamos de cuánto se ha avanzado. ¿A casi seis meses del terremoto, en cuánto tiempo cree que las ciudades estarán reconstruidas?
-Si se hubiera agilizado un poco más el reparto de los bonos de la reconstrucción y hubiera habido una mayor formalidad de las propiedades en la zona del terremoto, hubiera sido más fácil el calificar a los damnificados y poderles entregar el bono de la reconstrucción y el techo propio. En el 2008, para comenzar, se van a hacer 18 colegios de los más importantes y emblemáticos, que es un compromiso del ministro de Educación con el país. Todo lo que son postas médicas, centros de salud y los hospitales más importantes van a ser reconstruidos este año, entre ellos, el hospital San Juan de Pisco. Ya han comenzado algunas organizaciones a trabajar y espero que durante este año se hagan y se construyan entre siete y diez mil casas en las zonas afectadas.
Creo que cuando pasen dos o tres años y ustedes vayan a las zonas afectadas, estoy seguro de que van a encontrar una ciudad moderna, con un urbanismo diferente, con servicios diferentes, además turísticamente mejor adaptada. Eso va a depender mucho, que conste, de los actores de la reconstrucción. Nosotros somos los arquitectos, pero los que construyen son los sectores, los ingenieros.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas