• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

El papa Benedicto XVI pide por la paz en el Tíbet e Iraq en su mensaje de Pascua

8:42 | En una jornada en la que los cristianos conmemoran la resurrección de Jesús, el pontífice celebró la misa de Semana Santa ante miles de personas en la Plaza de San Pedro

Ciudad del Vaticano (Reuters).- El papa Benedicto XVI pidió el domingo en su mensaje de Pascua el fin de la injusticia, el odio y la violencia en todo el mundo, citando expresamente los casos del Tíbet, Darfur e Iraq.

El viento y la lluvia que han afectado a buena parte de Europa no dejaron libre a Roma, y el Papa alemán, ataviado de blanco y oro, dio la Misa ante una multitud cubierta bajo los paraguas. Benedicto XVI estuvo cobijado bajo un toldo, pero cardenales, diplomáticos y monaguillos se empaparon.

En su mensaje Urbi et Orbi (a la ciudad y al mundo), una vez finalizada la liturgia, el Papa condenó las numerosas heridas que continúan desfigurando a la humanidad en nuestros días.

"Estos son los azotes de la humanidad, abiertos y supurantes en cada rincón del planeta, aunque a menudo se ignoran y a veces se ocultan deliberadamente; heridas que torturan las almas y cuerpos de innumerables hermanos y hermanas nuestros", dijo.

Apeló por un "compromiso activo con la justicia (..) en áreas ensangrentadas por el conflicto y en todo lugar en el que la dignidad humana continúa despreciada y pisoteada", antes de desear al mundo una feliz Pascua en 63 idiomas.

"¡Se espera que sean precisamente estos lugares donde se incrementen los gestos de moderación y perdón!", dijo, mencionando específicamente a Darfur, Somalía, Oriente Medio, Iraq, el Líbano y Tíbet.

Se trató de un segundo llamado en menos de una semana a favor de la calma en la región himalaya del Tíbet. En ambas ocasiones no se refirió a China, con la que el Vaticano mantiene relaciones tensas.

En una iniciativa inesperada, el Papa bautizó el sábado por la noche, durante la Vigilia Pascual, al converso musulmán Magdi Alam, de 55 años, un destacado periodista y encarnizado crítico del extremismo islámico. La conversión de Alam, nacido en Egipto, se mantuvo en secreto hasta apenas una hora antes de la ceremonia, cuando el Vaticano emitió un comunicado. Alam, defensor de Israel, se encuentra bajo protección policial tras haber recibido amenazas.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com