• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

La antorcha olímpica recorre Buenos Aires bajo estrictas medidas de seguridad

13:30 | No se han registrado incidentes tras el paso de la llama olímpica. Participa la ex tenista Gabriela Sabatini, medallista de plata en Seúl 1988

Buenos Aires (DPA).- El relevo de la antorcha olímpica por las calles de Buenos Aires comenzó esta tarde sin incidentes, en el marco de un estricto operativo de seguridad en la única ciudad hispanoparlante de los 137.000 kilómetros que recorrerá la llama antes de llegar a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

El velerista y medallista olímpico Carlos Espínola recibió a las 14:37 horas (12:37 hora del Perú) la antorcha de manos del jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, e inició el trayecto de poco más de 13 kilómetros a través de la capital argentina.

Tras la posta con varios atletas, ex deportistas y periodistas deportivos, la antorcha olímpica llegó a las aguas del Río de la Plata, donde fue trasladada en diversos botes a remo de ocho con timonel por los remeros María Julia Garisoain, Santiago Fernández y Serena Amato, representante del yachting, a través de los diques del barrio porteño de Puerto Madero.

Cerca de 80 relevistas portarán la llama olímpica hasta que la ex tenista Gabriela Sabatini, ganadora de la medalla de plata en Seúl 1988, culmine el relevo porteño en el Club Hípico Argentino.

El camino de la antorcha comenzó tras un acto en la Costanera Sur, a orillas del Río de la Plata, en el que el bailarín clásico Iñaqui Urlezaga interpretó tangos del célebre autor Astor Piazzolla, el primer relevista del trayecto del fuego olímpico por Buenos Aires.

En un principio se había pensado en que el ex astro del fútbol Diego Armando Maradona fuera el primero en portar la antorcha olímpica, pero sus compromisos en México le impidieron estar en la capital argentina.

Es la primera vez que la llama olímpica llega a Buenos Aires, por lo que las autoridades locales dispusieron un amplio dispositivo de seguridad, con 1.200 policías, 1.500 efectivos de la Prefectura Naval y 3.000 colaboradores, como medida de seguridad advertidos por los incidentes y las protestas ocurridas en las escalas previas en Londres, París y San Francisco.

La ciudad se vistió de los colores olímpicos para vivir el paso de la antorcha como una fiesta. La numerosa comunidad china que reside en Argentina salió a las calles para festejar el paso de la antorcha, mientras que algunos grupos disidentes organizaron protestas por la violación de los derechos humanos por parte del gobierno chino, entre ellos Free Tibet y el Relevo de la Antorcha de los Derechos Humanos, aunque sin que se registraran incidentes hasta el momento.

Los activistas aseguraron que las manifestaciones serían "pacíficas". "Las olimpíadas son un momento de hermandad y convivencia. Esperamos que la fiesta que está por comenzar vaya en esa misma dirección. Esperamos estar a la altura de las expectativas", declaró el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, afirmó en un mensaje leído en el acto que este será "el viaje de la armonía".

"En el día de hoy estamos todos viviendo un momento único y excepcional, la antorcha olímpica está aquí, por primera vez, en la ciudad de Buenos Aires. Cada vez que la antorcha olímpica llega a una ciudad es siempre un momento simbólico y mágico para su gente. Nos inspira para ser ciudadanos del mundo apoyando los valores olímpicos de excelencia, respeto y amistad. El relevo de la antorcha olímpica 2008 refleja esos valores", aseguró Rogge en su mensaje leído por la vicepresidenta del Comité Olímpico Argentino, Alicia Morea.

La antorcha, destacó el presidente del COI, lleva "amistad y respeto", un "mensaje de paz manteniendo la tradición de la tregua olímpica griega". Morea, en tanto, dio la bienvenida formal a la llama olímpica, que lleva "un mensaje de paz y unión de los pueblos".

El fuego olímpico arribó el jueves a Buenos Aires, en la aeronave de Air China que traslada la antorcha por todo el mundo, proveniente de San Francisco. Después de haber pasado la noche en un lugar secreto, se realizó el relevo en la capital argentina, para después continuar su gira mundial en Dar Es Salaam, en Tanzania. La antorcha recorrerá 21 ciudades del mundo y más de cien en China hasta llegar a Beijing.


  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com