• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Donny Neyra, dueño de la pelota y cerebro de Universitario

18:15 | Alguien se atrevió a llamarlo el 'Riquelme peruano'. El volante crema hace que no se extrañe a Candelo

Por David Hidalgo Jiménez

Hace un año, de lo único que se hablaba de Donny Neyra era de su exceso de peso, que no le gustaba entrenar, y que tenía un enfrentamiento enconado con Jorge Amado Nunes, su ex entrenador en Universitario.

Desde que llegó Ricardo Gareca, alguien debió haber conversado con el chico que se formó en el Cantolao del Callao para que se decida a cambiar, y en buena hora. A finales del 2007, Donny comenzó a formar una sociedad con la figura crema de ese momento, Mayer Candelo, y quizá no fue una equivocación que haya visto en el colombiano un espejo del buen futbolista que llevaba oculto.

"Nos quedan doce finales y tenemos que ir paso a paso. Somos una familia, así que nadie va a venir a dañarnos", declaró el volante a elcomercio.com.pe.

Ahora debe disfrutar el momento, apreciar lo que vale el sacrificio en esta carrera, y entender que las duras críticas del ayer sirvieron para ser el de hoy. Razón tenía Nunes cuando decía: "Si Donny baja de peso y se decide a entrenar con seriedad, va a ser un gran jugador", y más lo decía por ídolo que por 'viejo'.

Si me dan a elegir entre el Neyra del 2006-2007, y el recargado del 2008, me quedo con el que metió el golazo de anoche a Alianza Lima, el Donny Neyra que pinta de cuerpo entero al jugador que es, que fue, y que no se sabe por qué lo tenía escondido. "A mí no me interesa lo que griten. Gol es gol, y no importa si fue bonito o feo", agregó, sin entender aún por qué la 'Trinchera' no lo quiere.

Su buen rendimiento lo vio premiado con un llamado de Chemo para conducir a la selección peruana en el partido donde se le ganó 3-1 a Costa Rica en Iquitos. Estuvimos ahí, él llegaba escondiendo una pequeña lesión en el muslo, y vamos a pecar de infidentes si decimos que antes de entrar a la cancha nos dijo que no estaba del todo recuperado. Y esa noche jugó como lo viene haciendo, trotando la cancha con sabiduría de experimentado, a sus 24 años. Pegándole al balón con la sutileza de Candelo, sorprendiendo con pases a lo Riquelme, y metiendo fierrazos a lo Neyra.

"Hemos hecho un grupo muy lindo, que se quiere mucho, y ojalá que al final del campeonato se den los frutos", señaló en CMD. "Estoy tranquilo, no me voy a crecer, tengo los pies sobre la tierra porque todavía no hemos ganado nada, eso nos dice el profe, y lo más importante es mantener la unidad del grupo", concluyó.

Solo él sabe hasta donde quiere llegar. Y si en un momento se vio en un espejo como Mayer Candelo, quien le quita la ilusión de que se pueda ver en otro como Juan Román Riquelme.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com